Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 23 3 2005 ABC Internacional El padre y la hermana de Terri, en el centro, acompañados de dos franciscanos, a su llegada al tribunal de Tampa, en Florida REUTERS El juez de Florida rechaza que Schiavo vuelva a recibir alimentos y acelera el desenlace La familia de la mujer en coma recurre a la desesperada a un tribunal de apelaciones de Atlanta de Whittemore, juez de la Corte Federal de Distrito con sede en Tampa, desató las iras de muchos de los congregados ante el hospicio donde agoniza Terri ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. De nada sirvió el zafarrancho del Congreso y el viaje del presidente George W. Bush a Washington, en medio de las vacaciones de Semana Santa, para aprobar una ley a favor de Terri Schiavo, la mujer que lleva quince años en coma. La ley permitió a los padres apelar a un juez federal la orden dictada el pasado viernes por un juez estatal de Florida de que se le retirara la sonda alimenticia que la mantiene con vida. Pero el magistrado federal que por sorteo le tocó a los padres de Terri Schiavo, James Whittemore, nombrado por el ex presidente Bill Clinton, consideró que el recurso carecía de posibilidades de salir adelante si volvía a los tribunales. Los padres reaccionaron con pesar a la falta de acción del juez Whittemore y recurrieron a una corte federal de apelación en Atlanta. En principio parece su penúltimo cartucho. Si el tribunal se desentiende, Bob y Mary Schindler, los padres de una mujer cuyo estado ha sido calificado de irreversible por los médicos, podrían acudir al Tribunal Supremo de Estados Unidos, que sin embargo la b La decisión Morir de sed y hambre De no volver a ser conectada a la sonda de alimentos, Terri Schiavo morirá de sed y de hambre. La paciente fue desenchufada el viernes de la semana pasada, y los expertos calculan que- -de mantenerse en las presentes circunstancias- -la muerte se producirá en el plazo de siete a diez días. Según algunos, Terri no tiene consciencia (pese a que su familia afirma estar convencida de que aún mantiene algún signo de ella) por lo que no afrontaría ninguna lucha dolorosa contra la muerte. Los pacientes en coma no sufren dolor; sólo reflejos, como el parpadeo cuando se les sopla en los ojos afirma el doctor Lohse, de la Clínica Universitaria de Hamburgo. En el caso de Terri Schiavo, la muerte se producirá principalmente por falta de líquido; en la gente sana, la falta de líquido hace que se pierda la consciencia y con ello el dolor, aunque tengan un sentimiento de sed afirma Lohse. que con tratamiento podría salir de un estado que se niegan a aceptar que sea de coma vegetativo. La decisión de Whittemore, juez de la Corte Federal de Distrito con sede en Tampa, Florida, desató las iras y recriminaciones de muchos de los que se han congregado desde el pasado viernes ante el hospicio donde agoniza Terri Schiavo. La ley de emergencia aprobada por tres senadores y más de 200 Un funcionario judicial de Atlanta anuncia que los Schiavo han apelado semana pasada declinó interesarse en un caso que de litigio familiar se ha convertido en una enconada batalla judicial y política, trufada de emociones y consideraciones morales. El custodio legal de la enferma es su marido, Terri Schiavo, quien lleva nueve años intentando que se la deje morir porque asegura que así se lo pidió ella en varias ocasiones cuando disfrutaba de todas sus facultades físicas y mentales: AP que no la mantuvieran con vida artificialmente si no podía valerse por sí misma. Terri Schiavo, de 41 años, sufrió un paro cardiaco que le dañó gravemente el cerebro. Aunque mantiene los ojos abiertos, varios equipos médicos han asegurado que su caso es irrecuperable. Contra esa opinión litigan sus padres, quienes están convencidos de que reacciona a los estímulos y creen