Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 3 2005 Nacional 17 Un cementerio de carros de combate de los talibanes es lo más atractivo que puede verse en Herat, la ciudad donde el contingente español en Afganistán liderará la base militar más importante del oeste del país: la del aeropuerto El nuevo hogar de España en el oeste afgano TEXTO: LAURA L. CARO, ENVIADA ESPECIAL HERAT. Herat es una ciudad polvorienta y de una luz cegadora, donde el calor se adivina insufrible, los riesgos no van más allá del pillaje de poca monta y la amenaza terrorista- -dicen- -es mínima, o ninguna Allí, no muy lejos de la frontera con Irán, estará destacada antes de que llegue el verano la mayor parte del contingente español desplegado en Afganistán. Será la nueva misión en el oeste, el nuevo cometido que las tropas asumirán después de tres años en Kabul, donde llegaron en febrero de 2002 para contribuir a la estabilización de un país azotado por la ira de los talibanes, que hoy, tras el éxito de las elecciones y un gobierno elegido democráticamente, se dispone a extender la paz de la capital al resto de su geografía. En Herat, la gran capital del oeste afgano, una compañía reducida de soldados italianos se ocupa estos días de preparar el campamento en el que a partir del 1 de mayo empezarán a llegar los españoles. Ha sido motivo de discusión confiesa a regañadientes uno de los uniformados del Comandante del Reparto Mobile Villafranca di Verona, en cuyas filas no ha sentado del todo bien que el aeropuerto- -donde se ubicará la base avanzada de apoyo (FSB) que proporcionará aprovisionamiento logístico a todos los equipos de reconstrucción provincial (PRTs) de su área de responsabilidad- -se les haya escapado de las manos, y vaya a estar bajo mando español. información necesaria para planear el despliegue, que dependerá del Estado Mayor Conjunto. A falta de ello, existe sobre el papel un diseño de tiempos, un calendario todavía provisional que apunta a que a partir del primero de mayo empezarán a llegar a Herat los primeros efectivos, y el día 15 se producirá la Transferencia de Autoridad (TOA) El momento a partir del cual el contingente español, bajo el mando de un coronel del Ejército del Aire cuyo Una panorámica de Herat, donde se desplegará el contingente español EPA nombre no ha trascendido aún, se hará cargo de la instalación, que entrará en su fase de operatividad inicial el 10 de junio. Con tiempo por delante para ser plenamente eficaces cuando, el 18 de septiembre, llegue la hora de las elecciones parlamentarias regionales y locales, la próxima gran cita de Afganistán con las urnas. Para entonces, para el mes de junio, se habrán desplazado desde Kabul los tres helicópteros Cougar del Ejército de Tierra que servirán de apoyo a la Fuerza de Reacción Rápida, que estará integrada por una compañía de Cazadores de Montaña. Junto a ellos, el Ejército del Aire instalará un hospital Role 2 distinto al que hoy opera en la capital afgana, que contará con dos helicópteros Superpuma para evacuación sanitaria, y se aposentará un grupo del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo. En total, alrededor de 400 hombres y mujeres, en principio 220 de Tierra y 180 del Aire. Pequeño consuelo No porque el entorno sea envidiable, que sólo hay llanura desoladora y montañas hasta donde alcanza la vista. Ni porque haya esperanza de una calma perpetua, que en septiembre pasado padecieron una violenta revuelta de la mano del señor de la guerra Ismail Khan, hoy hábilmente integrado en el Ejecutivo por el presidente Karzai. Ni porque sea un lugar distraído: la única atracción es un cementerio cercano de carros de combate aprehendidos a los talibanes, que bien valdria de museo. Es porque se tratará, sin lugar a dudas, del gran punto neurálgico del oeste afgano, un puesto apetecido al que los italianos han tenido que renunciar, con el consuelo a cambio de ocupar el segundo puesto de mando y la coordinación militar regional. En el aeropuerto ondea, -es un decir porque a mediodía de ayer no había un mal soplo de viento- la bandera italiana. Pero por poco tiempo. Ayer mismo llegaban a España procedente de estas tierras los miembros de la Comisión de Reconocimiento con la Viaje tortuoso En la calle, en plena ciudad, que se extiende a lo largo de kilómetros cuadrados a media hora de viaje tortuoso desde el aeropuerto, la población es más bien ajena al movimiento que se avecina. Y al que hubo ayer mismo, cuando el jefe supremo del Mando Aliado de la OTAN en Europa, James L. Jones, se desplazó a Herat para conocer de primera mano el terreno donde está a punto de extenderse la fuerza multinacional de la Alianza Atlántica: Herat, y las tres provincias que la rodean, Farah, Ghor y Badghis, en cuya capital, Qal- i- Naw, España liderará un Equipo de Reconstrucción Provincial. Una ciudad tranquila, de atmósfera asfixiante, con poco tráfico fuera de los coches de caballos cansinos que recorren las calles como si no tuvieran ningún destino fijo. Pocos burkas también, y pocas multitudes arremolinadas en las plazas. Nada que ver con Kabul, a hora y media de viaje en avion, de donde las tropas espanolas empiezan a despedirse.