Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional INVESTIGACIÓN DE LA MASACRE LA CONEXIÓN CON EL SERVICIO DE INTELIGENCIA MIÉRCOLES 23 3 2005 ABC El PP intenta reabrir la comisión del 11- M con el socialista que colaboraba con el CNI Huarte hizo trabajos importantes para Aznar según fuentes gubernamentales b El militante del PSOE visitó tres Bensamail coincidió con Toro y Trashorras Abdelkrim Bensamail coincidió en 2002 con Antonio Toro y José Emilio Suárez Trashorras en la cárcel asturiana de Villabona. Sin embargo, al menos en principio sería prácticamente imposible que se hubieran producido contactos entre estos tres individuos, entre otras razones porque el primero se encontraba en un módulo de aislamiento por su condena por terrorismo y los otros estaban en un módulo de delincuentes comunes. Además, fuentes antiterroristas aseguraron a ABC que el nombre de Bensamail no ha salido ni una sola vez implicado en la investigación por la matanza del 11- M. veces a Abdelkrim Bensamail en la cárcel asturiana de Villabona entre los meses de octubre de 2002 y octubre de 2004 ABC MADRID. El caso Huarte ha abierto un nuevo foso en las relaciones entre el PSOE y el PP. Mientras que el primer partido de la oposición intenta utilizar las visitas que el militante socialista Fernando Huarte realizó en la cárcel al terrorista islámico Abdelkim Besamail para reabrir los trabajos de la comisión de investigación sobre el 11- M, el PSOE le acusa de irresponsabilidad e inscribe sus denuncias en el marco de la nueva estrategia de oposición dura anunciada por Mariano Rajoy. Aunque el Gobierno no ha querido confirmarlo ni desmentirlo, fuentes gubernamentales indicaron oficiosamente que Huarte era colaborador del Centro Nacional de Inteligencia y que realizó importantes trabajos para el Gobierno de José María Aznar por lo que endosan al Partido Popular la triple responsabilidad de revelar la identidad de un espía, de poner de nuevo en entredicho a los servicios de espionaje y de dar las explicaciones que piden to supone un cambio cualitativo de primera magnitud para la investigación. Los contactos entre Huarte y Bensamail en la cárcel de Villabona se limitan a tres. El primero se produjo el 9 de marzo de 2002 y hubo que esperar hasta el 14 de abril para un nuevo encuentro. El último se produjo el 9 de octubre de 2004. Los socialistas, mientras, señalan que si alguien podía disponer de información privilegiada era el PP, no sólo por que era de quien dependía el CNI, sino también porque el abogado de Bensamail es un militante del PP, Vi- cente Ibor, concejal de una localidad valenciana. El PSOE rechazó ayer que se produzcan estas comparecencias, cuya petición tachó de disparate en particular la del presunto terrorista al que visitaba Huarte. No vamos a consentir semejante disparate. No vamos a consentir que se siga confundiendo la función de un juez con la de una comisión de investigación. El Partido Popular mira a todas direcciones menos a quien gobernaba entonces y tenía el mando del aparato de seguridad, que es el propio PP dijo Diego López Garrido. ¿Informó Huarte al PSOE? La dirección del Partido Popular se puso ayer en contacto con Aznar, según informaron fuentes populares, aunque no quisieron aclarar los datos que proporcionó el ex presidente del Gobierno. El líder del partido, Mariano Rajoy, convocó además una reunión de urgencia con el secretario general, Ángel Acebes, el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, y Vicente Martínez Pujalte, miembro de la comisión del 11- M. Zaplana dirigió a continuación una serie de cuestiones al Gobierno sobre las actividades de Huarte. Entre otras cosas, el portavoz del PP preguntó si el dirigente socialista informaba al PSOE, al CNI o a los dos Zaplana anunció también que su grupo parlamentario pedirá que se reabra la comisión para que comparezcan el actual director del CNI, Alberto Saiz, y su antecesor, Jorge Dezcallar, así como el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, y el propio Bensamail. Además, insinuó que el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, debería solicitar su comparecencia de forma urgente. Según el portavoz parlamentario del PP, que Fernando Huarte sea un espía del CNI provoca un giro de 180 grados en la investigación de la matanza de Madrid y abona la teoría de que el PSOE disponía de información privilegiada. En la misma línea se pronunció Martínez Pujalte, quien dijo que ese da- El militante de la Agrupación Socialista de Gijón, Fernando Huarte, ante un retrato de Yaser Arafat EL COMERCIO Me están hundiendo. No tengo ninguna vinculación con el CNI. No he sido informador ni espía JOSÉ ÁNGEL GARCÍA GIJÓN. Me están hundiendo. No he sido ni colaborador, ni informador, ni espía Con estas palabras el militante de la Agrupación Socialista de Gijón Fernando Huarte salió al paso de las informaciones que le vinculan al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) En declaraciones a El Comercio Huarte rechazó de forma tajante estas acusaciones que, a su juicio, tienen una intención detrás. Niego rotundamente que yo sea un espía. No tengo ninguna vinculación ni con el CNI ni con otros países afirmó ayer el militante socialista, que atribuye todo a una persecución al PSOE A través de un comunicado, Huarte justificó el pasado lunes las visitas realizadas a Villabona para ver a Abdelkrim Bensamail- -condenado en 2001 por pertenencia al Grupo Islámico Armado (GIA) -que, según él explicó, tuvieron un carácter humanitario y se realizaron siempre a título personal Huarte siempre ha mantenido una estrecha relación con el mundo árabe y en la actualidad es el presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Palestino Al- Fatah. Reta a difundir las grabaciones ¿Cómo no voy a estar afectado? Llevo muchos años trabajando con sectores árabes y las informaciones no ha- cen otra cosa que perjudicarme afirma Huarte, que confía en demostrar su inocencia. Es más, el militante socialista gijonés desafía a las personas que han vertido las acusaciones sobre su persona a acceder a las cintas donde se grabaron las conversaciones con Benismail en la cárcel y dar a conocer los detalles de las mismas. A pesar de la tensión vivida en las últimas horas, Fernando Huarte ironizó acerca del contenido de las reuniones con el recluso árabe: Hablo español con claridad y creo que se me entiende todo lo que digo. No tengo problemas en que se revelen los encuentros que mantuve en Villabona y los motivos de los mismos Según su versión, sus conversaciones con Abdelkrim Bensamail se limitaron a cuestiones de índole personal, analizando las necesidades que tenía la cárcel así como la posibilidad de conseguirle una cita con el dentista al preso.