Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY El objetivo primero del Gobierno Zapatero, desde su conversión imprevista en presidente ferroviario es el de aislar al PP, dejarle solo MÍSTER NIET A EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Ya están aquí los vencejos. Han venido y todos saben cómo ha sido. Heraldos de estas tardes en que creemos que existe la ciudad soñada. Diferenciarlos de las golondrinas es tan fácil como distinguir el Rute del Cazalla: cuestión de paladar EL VENCEJITO MADRUGADOR C UANDO esta luz empezaba a ir a cuerpo, entonándose para darnos el cante de la primavera, dije: Vencejos del atardecer: sabed que hay una ciudad que os espera para tener la certeza de que es ella misma. Ya están aquí los vencejos. Han venido y todos saben cómo ha sido. Heraldos de estas tardes en que creemos que existe la ciudad soñada. Diferenciarlos de las golondrinas es tan fácil como distinguir el Rute del Cazalla o el hojiblanca del picual: cuestión de paladar. De saber verlos llegar. Hay por mi tierra torres miradores para ver los barcos venir y azoteas para ver los vencejos llegar. Volver. En la plaza de México, a los toreros que se retiran les tocan La Golondrina En nuestra tierra, los vencejos le tocan la música de su zigzagueante vuelo a la primavera que debuta en el ruedo de la luz de un gozo. ¡Música, maestro, música del cielo, maestros vencejos! Los amantes de la belleza saben cómo llega la primavera: en las alas de un vencejo. Desde Ronda, Juan Luis Muñoz Roldán nos da el parte de la victoria: Hoy ha llegado el primer vencejo a Ronda. Lo he visto poco después de amanecer sobre la ciudad. Por la tarde he visto el primer bando sobrevolando la Hoya del Tajo. Era un pequeño bando silencioso que empezaba a ocupar su espacio aéreo y sus lugares de cría en el Tajo. En Zaragoza, la pintora Cristina Remacha también ve llegar a los vencejos que en su vuelo continuo derrotan con un quiebro a los fríos del Moncayo. El año pasado se encontró una mañana en la calle un polluelo de vencejo que no podía alzar el vuelo. Milagrosamente no lo había pillado ningún coche. Creyó al principio que era una golondrina caída de su nido de barro y alero. Los pintores tienen paladar cromático, y su color le dijo al punto que vencejo era. Un vencejito chico, abandonado, enfermo. Un mínimo temor de muerte en el envolvente esplendor de vida de la primavera. Cris- tina sabía que los vencejos son incapaces de remontar el vuelo desde el suelo. Los que símbolo del cielo son, en el suelo se mueren de tristeza. Se llevó el vencejito a su estudio. Lo cuidó y alimentó entre lienzos y tubos de pintura. Hasta que vio que iba sabiendo trepar, que había conseguido alejar la pequeña muerte de aquel trozo de vida en blanco y negro: se había ganado, con su vida, la libertad que todos los vencejos y algunos hombres sostenemos que son una y la misma cosa. Y Cristina cogió al vencejito entre sus manos para hacerlo liberto. Se lo llevó a un parque. Lo lanzó al cielo con toda la fuerza y todo el dolor de un adiós. El vencejito revoloteó tras una duda. Se perdió decidido en la cercana lejanía de la libertad. Mientras, Cristina pensó: -Te pintaré... Lo pintó. Ahora he visto su cuadro. Una mujer de blanco, vestida de cielo, sobre un fondo de la color de la tierra, extiende su mano y desde ella alza el vuelo de la libertad la geometría de sueños del vencejo. Ayer reconocí a tu vencejo, oh Cristina que lo salvaste. Seguramente tu vencejo liberto, en vuestra tierra, oyó hablar de la mía a un aragonés con sensibilidad y paladar: a Manuel Cisneros, que fue más quijote que escudero de un faraón. Tanto le contaría sobre su querida y lejana Sevilla, que tu pintado vencejo, Cristina, se dijo que de este año no pasaba de venir a conocerla, tras el largo viaje del invierno, en su vuelo de la libertad. Así ha sido. Lo vi por donde Bécquer y Montesinos: quiero decir, por San Lorenzo. El vencejo libre estaba cerca de las atadas manos de Quien todo lo puede. Me dijo que se había venido con tiempo, para coger sitio. Tu pintado vencejo liberto, Cristina, proclamación de la vida y de la libertad, besaba con su sonido esas atadas manos. Se ha venido tan pronto porque quiere ser el primero que le quite las espinas al Señor cuando el Viernes Santo quiebre albores. L soviético Andrei Gromiko le apodaron Míster Niet porque en los debates del Consejo de Seguridad de la ONU decía a todo que no: Niet Y se quedó con el Míster Niet el Señor No Zapatero lleva camino de convertirse en un mono de imitación de Gromiko, pero sólo en una determinada circunstancia, es decir, a tiempo parcial. Es chusco. Ante casi todas las afirmaciones y ante un gran número de solicitudes de cualquier interlocutor, Zapatero dice abiertamente que sí, o musita un sí con la boca pequeña o en último caso asiente con un cabezazo, que cualquier día se hará daño en el esternón. Al tiempo. Le da la razón a todo el mundo, menos al PP. El objetivo primero del Gobierno Zapatero desde su conversión en presidente ferroviario es el de aislar al PP, dejarle solo, mientras él se alía en la Cámara Alta, la Cámara Baja, la Comisión del 11- M, etcétera, etcétera, etcétera, con nacionalistas, republicanos, comunistas y verdes. Para que Zapatero y sus secuaces logren el objetivo de aislar al PP resulta necesario que excluyan todo acuerdo con él, que le nieguen el pan y la sal en todos los debates, que rechacen por principio cualquier iniciativa de los populares y que transmitan así a la ciudadanía (ahora se dice mucho eso de la ciudadanía quizá por no decir los españoles que es expresión excluyente y separadora) la idea de que el PP se encuentra solo y mondo en el arco político y que nadie se acerca a ese partido por culpa de su intransigenciay su intolerancia. Es el castigo que merece el PP por su falta de talante ¿Que elPP propone una serie de comparecencias necesarias o convenientes en el Comisión parlamentaria del 11- M? Pues llega el socialista asturiano Álvaro Cuesta, vecino cercano de la trama asturiana de los explosivos, portavoz del PSOE en la Comisión y, siguiendo las consignas de Zapatero, dice que niet ¿Para qué hace falta saber quiénes estaban en ese ajo donde saltan nombres de terroristas islámicos, fanáticos marroquíes, presos etarras, proveedores de la banda y hasta afiliados socialistas, amigos del partido y espías del CNI? Lo dicho: Niet ¿Que Rajoy pide ingenuamente una reunión delPacto Antiterrorista envista de la conversación de la batasuna Zubiaga con el etarra encarcelado García Sertucha? Pues Zapatero responde que no hay motivo alguno para celebrar una reunión de los firmantes del Pacto. ¿A quién le puede interesar aclarar la entrada del Sirio en el Partido Socialista? Ya está expulsado y no se hable más de este enojoso contratiempo. O sea, que niet ¿Que los del PP ofrecen y solicitan celebrar unas conversaciones que faciliten el acuerdo o el Pacto de Estado de los dos grandes partidos respecto de la política territorial? Pues Zapatero se niega en redondo. La política territorial la dicta él sin ayuda ni colaboración del PP. ¿No comprenden ustedes que en ese delicado asunto el Zapaterito tiene que llevar un ten con ten entre lo que subleva a Ibarra, Paco Vázquez, Bono e cosí vía y los nacionalistas rabiosos, Carod, Ibarreche y toda la tropa separatista? Pues si no lo comprenden vayan comprendiéndolo. De nuevo Míster Niet se ve obligado a decir niet