Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 3 2005 Sociedad 47 Ciencia Salud Trasplantes Veinticuatro mujeres comienzan un experimento tumbadas cabeza abajo Veinticuatro mujeres comenzaron el sábado en Toulouse un experimento de la Agencia Espacial Europea, que las mantendrá tumbadas cabeza abajo durante 60 días, con los pies seis grados más altos que el cráneo. A la prueba se presentaron 1.600 voluntarias. El objetivo de la investigación es simular los efectos biológicos que sufren los astronautas durante periodos prolongados sin gravedad. Inyectan a un infartado células madre purificadas de su médula ósea Médicos del Hospital de Bellvitge han inyectado células madre purificadas a un paciente que sufrió un infarto de miocardio con la finalidad de que regeneren las partes dañadas en el corazón. Las células fueron extraídas de la médula ósea, aunque antes de inyectarlas el paciente fue sometido a una intervención quirúrgica. Esta terapia forma parte de un ensayo clínico con varios hospitales españoles. Dos mil bomberos solicitan el carné de donante de órganos Dos mil bomberos de toda España han solicitado el carné de donantes de órganos tras el llamamiento que en este sentido realizó hace un mes la Plataforma Unitaria de Bomberos, que agrupa a cerca de 7.000. La Organización Nacional de Trasplantes recibió el pasado año un total de 8.150 solicitudes para recibir la tarjeta de donante, que pueden enviarse a través de www. msc. es o www. ont. es Un comité de sabios evalúa la praxis del jefe de urgencias del hospital de Leganés La Comunidad de Madrid analizó ayer el informe de sus seis inspectores b El Consejo Superior de Sanidad de la Comunidad de Madrid está formado por 14 personalidades del ámbito sanitario y tiene un carácter netamente consultivo ABC MADRID. El grupo de seis inspectores que durante la última semana ha investigado las sedaciones aplicadas en las urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés entregó ayer su informe al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela. El consejero optó ayer por volver a reunir a un órgano consultivo, el Consejo Superior de Sanidad, compuesto por quince destacados profesionales sanitarios con quienes ya estuvo debatiendo la cuestión el pasado viernes. La reunión se alargó durante toda la tarde y noche de ayer y fue en este foro donde se debatió el informe de los inspectores, del que no traslucieron datos, ni siquiera si se ha remitido ya a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El Consejo está presidido por el cirujano y premio Príncipe de Asturias, Enrique Moreno, e integra a científicos como Margarita Salas, médicos como Ignacio Villa, Hernán Cortes- Funes y Manuel Serrano, psiquiatras como Juan José López Ibor o al presidente de la enfermería española, Máximo González Jurado, entre otros. Portavoces del departamento informaron de que el Consejo había respaldado las actuaciones seguidas por la Consejería hasta el momento Asimismo, aseveraron que a partir de este momento todas las medidas que tome la Comunidad de Madrid en relación a la denuncia contra el coordinador del servicio de urgencias del Hospital de Leganés serán planteadas al Consejo. Fue a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el órgano al que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid remitió la denuncia que previamente le había llegado a través de una asociación de pacientes. A partir de ese momento, la Fiscalía optó por abrir diligencias, sin que esto presuponga acción judicial alguna. De carácter anónimo, la denuncia in- cluía datos clínicos de pacientes oncológicos terminales a los que supuestamente les habían sido aplicadas sedaciones excesivas que habían desencadenado su muerte. La misiva relacionaba la actividad del facultativo con la muerte de entre 17 y 43 pacientes, aunque llega a mencionar hasta 400. Desde la pasada semana se han sucedido los pronunciamientos de entidades como la Organización Médica Colegial y el Colegio Oficial de Médicos de Madrid, que han creído excesiva la medida cautelar impuesta por la Comunidad de Madrid al separar temporalmente de sus funciones al hasta entonces coordinador de urgencias. La plantilla del centro sanitarios ha respaldado al facultativo, hasta el punto de convocar concentraciones diarias, que culminarán en una huelga el 1 de abril si antes no se ha devuelto al facultativo a su puesto. El servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés ya ha sido investigado por la aplicación de sedaciones a enfermos oncológicos terminales. No en vano, el servicio dispone de una quincena de camas donde a falta de unidad de cuidados paliativos se atiende a este tipo de pacientes terminales. La investigación se cerró a finales de 2003 y estuvo dirigida por el Comité de Ética del Hospital de Getafe, uno de los más prestigiosos de España en estas cuestiones. En sus conclusiones, este comité ético valoró 40 casos de sedación a pacientes terminales y determinó que las actuaciones fueron correctas y deseables, no contraviniendo el sistema de referencia moral Además, los expertos de este órgano aseguraron que no se vulneró ningún principio, se respetaron los derechos del paciente y no existió mala praxis Manuel Lamela ERNESTO AGUDO Diputados británicos reclaman que los padres puedan elegir, por razones sociales el sexo de sus hijos EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Un grupo de diputados británicos de diferentes partidos ha propuesto un radical cambio en la legislación sobre reproducción humana, con un informe en el que reclaman libertad para modificar genéticamente el embrión con el fin de que los padres puedan elegir el sexo de sus hijos, así como la posibilidad de escoger embriones sanos para su implantación. Entre las propuestas, la que más controversia ha levantado es la que plantea permitir que embriones humanos se implanten en animales con fines experimentales, lo que podría llevar a la generación de criaturas híbridas. El informe ha sido elaborado en el seno de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes, cuyos miembros están profundamente divididos sobre su definitiva aprobación. En caso de que ésta se produzca, no se trata de ningún proceso legislativo y el Gobierno no tiene intención de proceder a cambios significativos en la ley a corto plazo. Para los impulsores de la iniciativa, los límites impuestos por la ley impiden que los padres puedan ejercer su pleno derecho a tomar las decisiones que afectan a su familia. En su opinión, deberían bastar simples razones sociales para permitir a las parejas en tratamiento de fertilización poder escoger el sexo del embrión implantado. Alegan que no existe ninguna evidencia de que eso pudiera acarrear un desequilibrio en la distribución de sexos entre la población británica. También reclama el informe, dirigido por el presidente de la comisión parlamentaria, el laborista Ian Gibson, antiguo decano de la Facultad de Biología de la Universidad de East Anglia, que los padres puedan determinar la implantación de un embrión libre de posibles enfermedades hereditarias. Esto, que ya está permitido en algunas circunstancias, debería poder ampliarse a todos los casos. Altamente ética Especial polémica ha revestido la inclusión en el texto de la apuesta por la que embriones humanos puedan ser implantados en animales, lo que es presentado como una investigación valiosa y altamente ética pues permitirá conocer cómo se desarrolla el embrión en un organismo vivo y al mismo tiempo liberará a muchos de ellos de acabar lanzados a la basura. El informe asegura que aunque este tipo de experimentaciones, que darán lugar a seres vivo híbridos, en parte humanos y en parte animales, están expresamente prohibidos por la actual Ley de Fertilización Humana y Embriología, la evolución de la práctica científica acabará convirtiendo esa disposición en papel mojado La propuesta más controvertida es la que plantea permitir que embriones humanos se implanten en animales con fines experimentales