Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 3 2005 Madrid 39 Treinta y dos mujeres, más otras diez de relevo, portarán este Viernes Santo la imagen de Nuestra Señora de los Dolores. Será la primera vez en la historia de la Semana Santa madrileña en la que un paso sea llevado exclusivamente por mujeres Las anderas de los Dolores TEXTO: JESÚS BASTANTE FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Viernes Santo. Siete de la tarde. Cristo acaba de inclinar la cabeza. La Muerte del Hijo de Dios se ha consumado. Su madre, en silencio, llora la pérdida de Jesús. Es la imagen viva del dolor. Viernes Santo. Treinta y dos mujeres- -más otras diez de relevo- al toque del capataz, alzarán ese dolor hacia el cielo madrileño. Por primera vez en la historia de la Semana Santa en la capital de España, un paso procesional será llevado íntegramente por mujeres. Se trata de la talla de Nuestra Señora de los Dolores, cuya imagen original data del siglo XVIII y se debe a la escuela castellana, que se conserva en la iglesia de El Salvador y San Nicolás. La imagen forma parte de la Procesión del Silencio, una de las más seguidas y veneradas de Madrid, que alcanza su punto culminante a su paso por la Puerta del Sol, al declinar el día en que Cristo es muerto en la cruz. La cuadrilla, que pertenece a la Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe y Hermandad de Cruzados de la Fe, saldrá a las siete de la tarde de este viernes de la iglesia del Santísimo Cristo de la Fe (Atocha, 87) Evolución con los tiempos Tratamos de hacer un acto público de manifestación de nuestra fe ha subrayado José Manuel Morena, capataz del paso. La Hermandad de Cruzados de la Fe, que en la actualidad cuenta con 352 miembros, renació tras la Guerra Civil, en 1940. En la actualidad, está en un momento de cambio radical, tanto de imagen como de contenido espiritual, porque estamos evolucionando con los tiempos y las mujeres han tomado un papel muy importante en ella explica. Durante casi un año, casi medio centenar de mujeres han pasado bajo el trono que portará la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, una vez por semana, hasta el último mes, en el que el ritmo de entrenamientos se multiplicó. Hace dos domingos, la nueva imagen de la Virgen- -obra del escultor Antonio José Martínez Rodríguez- -fue bendecida por el obispo auxiliar, Eugenio Romero Pose, en la parroquia de El Salvador y San Nicolás. Las mujeres han participado tradicionalmente en las procesiones de Madrid, pero nunca han llevado un paso en exclusiva lugar el descendimiento del Cristo de la Fe, para su posterior veneración y besapié. Este Viernes Santo, la procesión del Silencio recorrerá de nuevo las etapas de dolor y meditación, en un recorrido que arranca de la iglesia del Santísimo Cristo de la Fe, recorre la calle Atocha hasta Antón Martín, sigue por la calle Huertas hasta las plazas del Ángel y de Jacinto de Benavente para bajar a la calle Imperial por la calle de la Bolsa y la plaza de la Provincia. Posteriormente, enfilará la calle Toledo, plaza Mayor, para regresar a su ubicación en Atocha 87. En esta ocasión, el dolor de una mujer, de la Madre de Dios, será compartido, lo más cerca que se puede, bajo sus pies, en el esfuerzo de las primeras anderas de la archidiócesis madrileña. Rouco llama a los fieles madrileños a preguntarse si estamos con Cristo o contra Él El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha llamado la atención a los fieles madrileños, ante la Semana Santa, para que se pregunten si estamos con Cristo o contra él En su alocución de comienzo de este momento litúrgico, el purpurado recuerda cómo las calles y plazas de nuestras ciudades y pueblos de España verán pasar al Crucificado, nuestro Salvador, representado en tallas esculpidas por los mejores artistas: lo verán las personas de edad, los padres y madres de familia, los jóvenes y, sobre todo, los niños... ¡Qué importante es que lo sepan mirar bien con los ojos del cuerpo, pero, sobre todo, con los ojos de su alma tan sencillamente abierta a las maravillas de Dios! señala el cardenal. Según Rouco, mirándole y contemplándole desde lo más profundo de nuestro ser, desde las raíces del alma, caeremos en la cuenta de que en la Cruz nos estaba amando hasta el extremo, hasta el punto de ofrecerse como víctima al Padre por nuestra salvación Cargado con nuestros pecados, no duda en cumplir la voluntad de su Padre aceptando con todas sus consecuencias la única forma con la que se misericordioso continúa Rouco Varela, para después recordar a los fieles que, en el pecado, cometido por los cristianos, quiéranlo o no, se asume una posición contraria a la de Cristo, se está en contra de Él El cristiano que peca gravemente, menosprecia la sangre derramada por Cristo en el Calvario, responde al sacrificio de su cuerpo y de su sangre, ofrecidos como víctima humano- divina por nuestra salvación, amándonos infinitamente constata el cardenal de Madrid, quien pide a los fieles que esta Semana Santa sirva para un examen sincero y humilde de conciencia El Triduo Sacro Con este histórico cambio, la Hermandad prosigue los iniciados en los últimos años, en los que llegó a portar hasta ocho pasos procesionales. En la actualidad, únicamente procesiona el Santísimo Cristo de la Fe (talla de José Capuz) y Nuestra Señora de los Dolores. Durante el año, la Hermandad realiza numerosos actos, pero el punto culminante- -como no podía ser de otro modo- -viene durante los días del Triduo Sacro. Así, mañana tendrá Rouco Varela podía reconciliar al mundo con Dios: abriendo al hombre, el camino del perdón verdadero que integra y desborda las exigencias de la justicia por la vía de la misericordia: el camino del amor