Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MARTES 22 3 2005 ABC Nuevas construcciones en el asentamiento cisjordano de Maale Adumin, al oeste de Jerusalén, en una imagen tomada ayer EPA Israel se desvía de la Hoja de Ruta y construye otras 3.500 casas en Cisjordania El ministro de Defensa aprueba la ampliación del asentamiento monstruo de Maale Adumim b Los dirigentes palestinos acu- san a Tel Aviv de anexionarse los territorios en torno a Jerusalén por los hechos consumados y de torpedear el proceso de paz JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. La Hoja de Ruta, resucitada por Estados Unidos, la Unión Europea, Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) tras ser parida por el Cuarteto de Madrid, es un documento de partida para la reanudación de las negociaciones de paz en Oriente Próximo que obliga por igual a ambas partes en conflicto. Así, como primer punto en su particular orden del día, los palestinos deben poner fin a la violencia contra Israel desatada con la Intifada de Al Aqsa. Y así lo ha logrado Mahmud Abbas en su reunión de la pasada semana en El Cairo con los grupos armados radicales, que han aceptado un periodo de calma hasta fin de año, a la postre una tregua pero con otras palabras, como exigía esa recuperada Hoja de Ruta. Tel Aviv, sin embargo, parece preferir tomar un atajo hacia ninguna parte que desvía de nuevo el itinerario de las negociaciones de paz y pone en cuarentena el clima positivo que se respira desde hace semanas en la región. Y es que el Gobierno de Ariel Sharón, a través del titular de Defensa, Saúl Mofaz, ha aprobado la construc- ción de 3.500 nuevas viviendas en el asentamiento judío más grande de Cisjordania y Gaza, Maale Adumim, que los israelíes, con su habitual facilidad para la retórica interesada, llaman ciudad dormitorio a sólo una decena de kilómetros de Jerusalén. Edificación que no se detendrá en dicha colonia monstruo de más de 28.000 habitantes sino que seguirá su curso en el bloque de asentamientos de Gush Etzion, entre Belén y Hebrón, y en Ariel, a tiro de piedra de Nablus, ya bien metidos en el norte de Cisjordania, ya bien lejos de la denominada Línea Verde Además, según las intenciones de Israel, tanto Maale Adumim, Gush Etzion como a la postre Ariel, pese a La ANP recupera poco a poco el control parcial de las ciudades de Cisjordania como Tulkarem J. C. JERUSALÉN. La ANP recupera poco a poco el control de las ciudades de Cisjordania. Tras hacerse cargo de Jericó la pasada semana, Tulkarem fue ayer, no del todo, la siguiente en regresar bajo el paraguas de seguridad palestino. El Ejército de Israel vigilará todavía las aldeas de Ramin, Alar y Seida, donde se podrán desplegar policías palestinos pero desarmados. De allí partió el suicida que atentó el 25 de febrero contra un karaoke de Tel Aviv. En un principio, la ANP exigía re- Congelar los asentamientos Pero en ese primer punto de tan particular orden del día también hay obligaciones para Israel. El más importante, congelar la construcción en los asentamientos judíos de Gaza y Cisjordania. cibir el control no sólo de Tulkarem, rodeada por el muro ilegal de Cisjordania, sino de los pueblos colindantes. Sin embargo, al general Said Abu Fashi le llegó la orden, desde la mukata de Ramala, de aceptar las condiciones impuestas por Israel. La atención se traslada ahora a Qalquilia, también rodeada por el muro ilegal, la siguiente ciudad palestina en ser transferida a la ANP. Faltarían Belén y Ramala. Pero éstas, así como las más rebeldes de Nablus y Yenín, forman parte de sacos de harina de otro costal. Sharón, ayer a su llegada al Consejo de Ministros