Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MARTES 22 3 2005 ABC Internacional Un juez federal de EE. UU. decide sobre la vida de Terri Schiavo El caso ha llegado a sus manos después de la intervención del Congreso y del presidente Bush b El juez James Whittemore anunció ayer que no sabe cuándo tomará una decisión sobre la paciente, mientras las encuestas muestran que la población rechaza la intromisión del Congreso en el caso UNA INTROMISIÓN POLÍTICA NÚRIA TERRIBAS Directora del Institut Borja de Bioética ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Ante el juez federal James Whittemore, del distrito de Tampa, en Florida, aterrizó ayer el caso más cargado emocional y políticamente de los últimos años en Estados Unidos. Whittemore, el juez número 20 que se enfrenta al caso, debe decidir si acepta la apelación de los padres de Terri Schiavo para que se le reinserte la sonda que la mantiene con vida y que le fue retirada por orden de otro juez de Florida el pasado viernes. En cualquier caso, el juez postergó ayer su decisión sobre la posible reanudación de la alimentación artificial a Schiavo, en coma desde hace 15 años. Whittemore dio por finalizada una audiencia oral en la que declararon ambas partes tras una hora y media, y dijo que no puede decir cuándo habrá una decisión, ya que debe comprobar si tiene competencia en el caso, según la nueva ley aprobada para el asunto. El extraordinario caso Schiavo sigue en el centro del debate político, moral y judicial. El presidente suspendió sus vacaciones en Texas para firmar, en la madrugada del lunes, la ley aprobada en la tarde del domingo por tan sólo tres senadores a viva voz y por 203 votos a favor y 58 en contra en la Cámara de Representantes pocos minutos después de las doce de la noche del domingo. La medida, destinada según sus patrocinadores republicanos a salvar la vida de una mujer que lleva 15 años en coma, permitió ayer a sus padres que llevaran su apelación ante un nuevo tribunal, en este caso federal. Una encuesta de la cadena televisiva ABC señaló ayer que la mayoría de los estadounidenses desaprobaban la intervención del Congreso y creen que estaba políticamente motivada. El caso parecía haber llegado el viernes a un desenlace cuando el juez titular del caso volvió a dar la razón a Michael Schiavo, el marido de Terri Schiavo. La mujer sufrió hace 15 años una parada cardiaca- -al parecer debido a una deficiencia de potasio en su dieta alimentaria- -que le causó daños irreversibles en el cerebro. E l caso de Terri Schiavo en el Estado de Florida es una muestra de la confusión reinante en el plano ético y jurídico sobre el Estado Vegetativo Persistente (EVP) y también del intento de sacar provecho político de una tragedia, que debería haberse resuelto hace ya años con la retirada de todo tratamiento, en un contexto de decisión médica junto con su tutor legal, su esposo. La circunstancia a la que se agarran políticos y jueces para justificar su intromisión es que Terri no había dejado por escrito su testamento vital... No se trata de discutir entre defensores y detractores de la eutanasia, ya que no es un caso de eutanasia. La alimentación e hidratación artificial en un paciente con un diagnóstico clínico claro y explícito de EVP debe considerarse como un tratamiento fútil, cuya retirada es una correcta práctica médica. Bob Schindler, padre de Terri, habló con los medios junto a su otra hija, Suzanne Por iniciativa del líder de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, Tom DeLay, el Congreso citó a declarar a la paciente y a su marido, pero eso no disuadió al juez titular del caso a que ordenara desconectar el tubo- -algo que sucedió en dos ocasiones. Entonces empezó una carrera contrarreloj en Washington, que concluyó con la convocatoria de senadores y representantes para una sesión especial del Congreso el Domingo de Ramos. Fue una jornada cargada de emotividad y de elocuencia, en la que algunos congresistas emplearon sus mejores armas retóricas para convencer al contrario, mientras el presidente volaba a Washington desde su rancho cerca de Waco con la pluma lista para firmar la nueva ley en cuanto le fuera presentada. Bush declaró ayer que el caso era complejo pero que en ocasiones semejantes era preciso decantarse del lado de la vida Cada hora es increí- Imagen de archivo de Terri Schiavo en el hospital de Gulfport, Florida EPA Michael Schiavo AP