Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 3 2005 Nacional 21 Interior de uno de los automóviles camuflados de la Guardia Civil que patrullarán las carreteras a partir de Semana Santa EFE Los vehículos tendrán un dispositivo de señales, acústico y luminoso para alertar a los infractores de que deben detenerse en el arcén de la calzada EFE La DGT siembra las carreteras con 132 coches camuflados para detectar infractores Si va circulando y ve que se abre todo aquello de alto Guardia Civil pensará: La he cagado serán de gama media, como la mayoría de los que circulan por las carreteras, de marcas y colores diferentes y llevarán matrículas civiles S. N. MADRID. Guardias civiles en 132 coches camuflados patrullarán a partir de esta Semana Santa por las carreteras en busca de los conductores que cometan infracciones. Los agentes, que centrarán su trabajo en detectar aquellas más graves y con mayor incidencia en los accidentes, detendrán los automóviles para imponer la multa correspondiente. El director de la DGT, Pere Navarro, que presentó ayer los nuevos vehículos, resumió de forma muy gráfica qué situaciones podrán vivir los conductores a partir de ahora: Si va circulando y ve que se abre todo aquello de alto, Guardia Civil la impresión que tendrá es la he cagado b Los vehículos LOS MENSAJES DE TRÁFICO No se confíe: cualquiera de los automóviles que está circulando junto a usted puede ser un vehículo de vigilancia La presencia invisible de estos agentes, cuando su implantación es conocida por los conductores, genera comportamientos al volante más positivos Los nuevos vehículos serán de gama media, de marcas y colores diferentes y con matrículas civiles El director general de Tráfico, Pere Navarro, mira el cartel luminoso de uno de los vehículos, que fueron presentados ayer en Madrid ros incorrectos; el no respetar la distancia de seguridad; el uso del teléfono móvil al volante o la ausencia de medidas de seguridad como el uso del cinturón, casco y sistema de retención infantil. Detectado el infractor, los guardias camuflados se darán a conocer colocándose detrás del vehículo correspondiente y conminando al conductor a parar fuera de la calzada sin bajarse del coche, salvo que consideren que hacerlo sea peligroso para la seguridad vial. Los agentes activarán un dispositivo de luces y señales antes ocultas, harán sonar la sirena y hablarán por megafonía al infractor hasta lograr detenerlo. Para mayor identificación, podrán desplegar carteles luminosos con la leyenda alto, Guardia Civil uno oculto tras el parasol derecho y otro en la bandeja trasera. EFE La amenaza de una huelga de bolis caídos El director general de Tráfico, Pere Navarro, admitió ayer la existencia de una movilización entre los agentes de la Agrupación de Tráfico para no imponer multas, aunque puso en duda que pueda afectar a la imposición de denuncias por infracciones graves de seguridad vial. La denominada huelga de bolis caídos empezó a extenderse en febrero pasado entre los agentes de Tráfico a base de mensajes de móvil con la invitación pásalo según reveló a principios de marzo la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) que aseguró que la iniciativa había supuesto un descenso notable del número de denuncias. Para la Asociación, la huelga era una clara muestra del malestar entre los guardias civiles por su situación laboral, que se va a ratificar, según AUGC, con una peregrinación de agentes prevista para el próximo 16 de abril a la Basílica de El Pilar, en Zaragoza, donde los guardias civiles harán una ofrenda- protesta floral. No se confíe La filosofía de estos nuevos vehículos es, según explicó Navarro, apoyar el patrullaje que se realiza de forma habitual, que han demostrado tener un efecto disuasorio en el conductor. Sin embargo, está comprobado que tras perderles de vista hay una tendencia del conductor a relajarse El mensaje, según el director de Tráfico, es claro: No se confíe: cualquiera de los automóviles que está circulando puede ser un vehículo de vigilancia La DGT considera que la presencia invisible de estos agentes, cuando su implantación es conocida por los conductores, genera comportamientos al volante más positivos Los vehículos serán de gama media, como la mayoría de los que circulan por las carreteras, de marcas y colores diferentes, con matrículas civiles y rotarán por distintas demarcaciones cada tres meses, para evitar que el conductor llegue a identificarlos. En su interior irán dos guardias civiles, uniformados pero sin gorra, a la caza de las infracciones graves en movimiento como son la conducción temeraria o con velocidad inadecuada; los adelantamientos indebidos; la invasión de la izquierda de la calzada y gi- Advertir sin denunciar Todos los conductores detenidos serán, además de denunciados por la infracción, sometidos a la prueba de alcoholemia. Como los nuevos vehículos no están dotados de radar, estos agentes podrán advertir no denunciar, el exceso de velocidad, admitió el general jefe de la Agrupación de Tráfico, Rogelio Martínez. La DGT se ha decidido a implantar este sistema de vigilancia, del que losconductores serán informados en los paneles de carretera, tras el éxito que, según Pere Navarro, cosechó el proyecto piloto ejecutado en 2004 en la provincia de La Coruña.