Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 22 3 2005 ABC EDURNE URIARTE LA SONRISA RADICAL ás allá de la sorpresa inicial, veo en ese doble gesto de la retirada de la estatua de Franco y la cena rememorativa de la Transición un punto de inflexión en el que el vaporoso talante del primer año del Gobierno se transmuta en una línea política definida y beligerante. Se difumina el decorado del diálogo y toma cuerpo el nuevo radicalismo de sonrisa y marketing postmoderno liderado por Rodríguez Zapatero. Identifico hasta ocho rasgos en su composición, pero todos beben en cierta forma del primero, del franquismo permanente, del franquismo que aún nos amenaza a través de una derecha nostálgica y del fantasma de la extrema derecha agazapada en el PP y a punto de resucitar. El franquismo permanente marcó la línea central de los ataques de Aznar, pero lo que entonces parecía una mera estrategia publicitaria adquirió carácter de esencia en la reivindicación del abuelo fusilado del discurso de investidura de Zapatero; y se quedó en el corazón de este nuevo radicalismo. Luego viene el antiamericanismo, que es mucho más que el rechazo a Bush porque recupera los viejos ingredientes izquierdistas del imperialismo y el capitalismo salvaje encarnados por EE. UU. Se acompaña del acercamiento a los populismos izquierdistas de América Latina, liderados por Hugo Chávez, y de los guiños a la dictadura castrista; porque EE. UU. es la democracia degradada y los populismos latinoamericanos, la esperanza de una nueva justicia social. En cuarto lugar, se enfatiza la teoría de las causas sociales y políticas del terrorismo. Zapatero menciona a duras penas el terrorismo islamista; su interés está en las causas, y en su solución, la alianza de civilizaciones. Y sueña con el diálogo con el terrorismo doméstico, porque desconfía de la solución policial definitiva o porque todavía piensa en las causas políticas. Y, quinto, se revisan los grandes acuerdos territoriales de la Transición a partir del descontento, de las exigencias y de la visión de España de los nacionalismos. Además, hay un afán por el control de los medios de comunicación, porque la derecha ahogaba la libertad de expresión y la izquierda es liberadora. Y en economía, el intervencionismo es ahora codicia por la dirección de las grandes empresas, porque, también aquí, la presencia de la derecha es abusiva. Y como guinda final, se despliega una renovada beligerancia contra la Iglesia y las reivindicaciones de los católicos. Las líneas de la política están ya nítidas. Pero me desconcierta su génesis. Porque éste no es el socialismo de los líderes más veteranos y solventes y cuestiona el viaje al centro democrático que protagonizaron. Probablemente representa únicamente a Zapatero y a una generación de líderes jóvenes y de escasa formación agrupados alrededor de él. Pero son los que ganaron las elecciones. Y ahora su política, sea la que sea, es la del vencedores, y todo lo demás es disciplina de partido y juego de poder. Los suicidas de Zamora querían llevar grilletes para evitar arrepentimientos Uno de los implicados dice que le aburría la vida y estaba cansado participar, además de los tres universitarios detenidos, una chica llamada Conchi de la que se desconocen de momento más datos ABC ZAMORA. Uno de los tres jóvenes universitarios detenidos en Zamora horas antes de que se quitaran la vida como consecuencia de un pacto al que llegaron a través de Internet, propuso a sus compañeros llevar unos grilletes a la casa rural de Lober donde iban a llevar a cabo sus propósitos para evitar que alguno se arrepintiese en el último momento. Así se recoge en una grabación con cámara oculta realizada por las dos periodistas de una productora, que ayer fueron difundidas en un programa de televisión de Telecinco. Esas imágenes se obtuvieron durante una cita que mantuvieron en Madrid las informadoras con uno de los implicados, vecino de Gijón. Este joven afirma además que quería suicidarse porque le aburría la vida y estaba cansado No mostraba, sin embargo, síntomas evidentes de sufrir una depresión. Asimismo, asegura que iban a probar varios métodos para quitarse la vida, sobre todo con monóxido de carbono. Según parece, en el suicidio colecivo iba a participar, además de los tres licenciados universitarios, una chica llamada Conchi de la que sin embargo se desconocen por ahora otros datos. Por su parte, la familia de uno de los jóvenes ha solicitado su traslado al Hospital Central de Asturias, según informaron fuentes de la Junta de Castilla y León. El paciente se encuentra en libertad provisional e ingresado por orden del Juzgado de Instrucción número 5 de Zamora en la unidad de agudos del Hospital Clínico Universitario de Salamanca. Las mismas fuentes agregaron que b En el cibersuicidio iba a M Imagen de archivo de uno de los jóvenes detenidos se está estudiando la petición de la familia, y en caso de ser aceptada, se trasladará al joven al centro hospitalario asturiano. Los otros dos detenidos, que son naturales de Madrid, han sido ingresados en unidades psiquiátricas de hospitales de Valladolid y Zamora. El ingreso en distintos centros se debe a la recomendación de los profesionales de la medicina, que consideraron inadecuado que los tres acusados permanecieran en el mismo centro para evitar que mantengan contacto y se reafirmen en su pacto para quitarse la vida conjuntamente. FELMAR Japón, a la cabeza de este tipo de prácticas MADRID. En 2003, sólo en Japón 34 personas murieron en suicidios colectivos organizados desde Internet. En la red no es difícil encontrar estos sitios, visitados por personas cada vez más jóvenes y en los que se encuentran pequeños anuncios, consejos, respuestas y manuales de suicidio. Tengo 15 años y he perdido las ganas de vivir. ¿Pueden darme una buena receta para morir? aparece en una de esas páginas. Se busca: cualquiera que quiera morir conmigo. Si eres serio, envíame si quieres un correo. Firmado Kenji, 35 años, en Osaka reza otro pequeño anuncio. Junto a estos comentarios, aparecen largas exposiciones de motivos en los que se describen intentos fallidos de suicidios y se explica con detalle por qué los autores no desean seguir viviendo. Los psicólogos consideran que los suicidios colectivos pueden ayudar a vencer el miedo o la falta de decisión a personas con esta tendencia.