Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional UN SIRIO AFILIADO AL PSOE, IMPLICADO EN EL 11- M MARTES 22 3 2005 ABC Un militante del PSOE alertó de que el sirio estaba afiliado al partido b Los socialistas se consideran Prisión incondicional para Almallah por pertenecer a la célula de los atentados Su hermano, detenido en Londres, también permanece encarcelado tuvo frecuentes contactos con varios de los autores materiales de la matanza y reclutó en España a yihadistas para enviarlos a Afganistán N. COLLI MADRID. El sirio nacionalizado español Mouhannad Almallah Dabas ingresó anoche en prisión incondicional por orden del juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, quien le atribuye un delito de pertenencia a banda armada en relación con el 11- M. Almallah ya había sido detenido el pasado año por su presunta vinculación con los atentados, aunque se le imputó como colaborador por haber alquilado una habitación a su compatriota Basel Ghalyoun- -considerado como uno de los autores materiales de la masacre- -y fue puesto en libertad el 30 de marzo. Fuentes jurídicas explican que desde esa fecha y hasta hoy la Policía ha reunido nuevos e importantes indicios que aconsejaban de nuevo su detención e ingreso en prisión, esta vez por un delito de pertenencia a banda b Mouhannad Almallah víctimas de una maniobra y acusan al PP de tratar de aprovecharse para su estrategia de confusión masiva G. L. A. MADRID. El PSOE se considera víctima de la maniobra de Mohannad Almallah, de origen sirio pero nacionalizado español, de intentar encubrir sus actividades presuntamente delictivas afiliándose al partido y acusa al PP de pretender aprovechar esta circunstancia para proseguir con la estrategia de lo que los socialistas han dado en llamar confusión masiva El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, que se mostró dispuesto a comparecer ante el Congreso, como le reclama el PP, señaló que su partido es el primer perjudicado por esa operación de camuflaje y destacó la rapidez, contundencia y transparencia con que reaccionó, con su inmediata expulsión cautelar. Fue un militante de la agrupación de San Blas, en la que Almallah se había dado de alta, quien alertó a la dirección federal de su condición de afiliado al PSOE, al reconocerle en las imágenes de los informativos de TVE que daban cuenta de su detención. Blanco resaltó que, una vez cotejada su identidad, fuimos nosotros mismos los que informamos a los medios de comunicación de su militancia y de su expulsión armada. Se da la circunstancia de que Almallah se afilió a la agrupación del PSOE del madrileño barrio de San Blas el 12 de mayo de 2004, justo dos meses después de los atentados. El mismo día que se conoció su segunda detención, el pasado 18, el partido ordenó su expulsión inmediata. Entre otras actividades, se sospecha que Almallah participó en reuniones con algunos de los autores materiales del 11- M así como en la captación de jóvenes islamistas radicales con el objeto de mandarlos a Afganistán. El detenido se encargaba de darles alojamiento en un piso de la calle Virgen del Coro de la capital, alquilada a nombre de su hermano Moutaz. Este último fue detenido el sábado en Londres y ayer prestó declaración ante el tribunal de Bow Street. Reuniones clandestinas En esa misma vivienda se habrían celebrado reuniones clandestinas de ensalzamiento de la yihad de las que tomaron parte Moutaz Almallah, Serhane ben Abdelmajid Farket, alias Serhane el Tunecino (uno de los suicidas de Leganés autor del 11- M) Mustapha Maymouni (condenado en Marruecos por su participación en los atentados de Casablanca) y Basel Ghalyoun, entre otros. A Mouhannad Almallah Dabas también se le relaciona con el entorno de Imad Eddin Barakat Yarkas, alias Abu Dahdah considerado jefe de Al Qaida en España y en prisión desde noviembre de 2001 por orden del juez Baltasar Garzón en relación con los atentados del 11- S en Estados Unidos. Los hermanos Almallah también habrían tenido contactos con Rabei Osman Al Sayed, El Egipcio en prisión por el 11- M tras ser entregado temporalmente por Italia. Moutaz Almallah Dabas- -hermano de Mouhannad Almallah Dabas- -compareció ayer ante el tribunal londinense de Bow Street, donde el juez Timothy Workman ordenó su permanencia en prisión hasta la celebración de una próxima vista que tendrá lugar el 29 de marzo. Durante la comparecencia, sólo se limitó a decir su nombre y fecha de nacimiento. El magistrado rechazó la petición de que el arrestado fuera puesto en libertad bajo fianza, alegando la gravedad de los delitos imputados y el riesgo de fuga. Mohannad Almallah Dabas Implicado en los atentados de Madrid Había residido en Ceuta El PSOE suprimió en 2001, por decisión de la Conferencia Política que se celebró ese año, el requisito de presentar el aval de otros militantes para obtener el carné del partido. Desde entonces, basta con presentar el DNI, el pasaporte o la tarjeta de residencia, y rellenar una ficha con los datos personales y el número de cuenta corriente para poder pasar al cobro la cuota correspondiente del partido. En la ficha de Almallah, registrada en la agrupación de San Blas el 12 de mayo de 2004, sólo constan, junto a esos datos, que declara ser ingeniero técnico y haber vivido en Ceuta. Blanco descartó que, como consecuencia de este caso, se vaya a volver al requisito de los avales, ya que su propósito es seguir facilitando los mecanismos de afiliación, para lo que en mayo pondrá en marcha una campaña específica. Ante la utilización por el PP de este caso, Blanco esgrimió el del concejal del PP de una localidad de Alicante, Vicente Ibor, que ha estado defendiendo como abogado a implicados en el 11- M, antes y después El secretario de Organización del PSOE señaló: Que yo sepa, el PP no ha procedido a su expulsión Osado, chapucero y radical A. Z. MADRID. Cuando algunos residentes árabes en Madrid vieron a Mohannad Almallah Dabas declarar en un reportaje televisivo, sobre los trágicos atentados del 11- M, que rechazaba todo tipo de violencia y que intentaron reclutarle para ir a Afganistán y a Irak, a nadie le sorprendió la osadía y la desfachatez con la que este sirio nacionalizado español pretendía burlar el cerco policial y desvincularse de sus sopechosas relaciones con varios radicales islamistas en Madrid. Los que llegaron a entablar relación con los hermanos Almallah Dabas confiesan que estos nunca gozaron de simpatía entre la comunidad musulmana de la capital. Los dos se dedicaban a arreglar electrodomésticos y sistemas de refrigeración y la experiencia que tuve con ellos no fue muy grata relata un ciudadano marroquí que conoció a los hermanos sirios de cerca y que los describe como unos auténticos chapuceros Su detención- -aunque tardía- -era un hecho más que previsible espeta otro ciudadano marroquí que coincidió con ellos en algunos encuentros de contenido religioso, quien añade que los hermanos Dabas eran unos viejos conocidos de la Policía y que estaban sometidos a seguimientos intermitentes, incluso desde antes de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York La detención de la mayoría de sus acólitos hizo que Mohannad- -su hermano Moutaz lleva cuatro años viviendo en Inglaterra, donde permanecerá detenido en una cárcel de alta seguri- dad- -cambiara de estrategia en un intento de diluir los recuerdos de sus viejas amistades con Serhane Ben Abdelmajid Farket el Tunecino con el que estudiaba la posibilidad de robar en bancos y joyerías para sufragar la yihad (guerra santa) y cometer atentados y con Mustafá Maymouni, uno de los líderes del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, terroristas con los que se reunía habitualmente en un local de la calle Virgen del Coro de Madrid para dar charlas sobre la preceptos de la yihad y las doctrinas religiosas más rigoristas. Su ingreso en las filas de la agrupación socialista de San Blas, dos meses después de su puesta en libertad por el juez Juan del Olmo, tuvo por objetivo despistar a los agentes de la Policía que lo mantenían bajo una estrecha vigilancia revela un musulmán de Madrid que tuvo bastante trato con los dos hermanos. Un día le acompañé en su coche y me sorprendió que llevara revistas pornográficas dentro. Cuando nos acercamos a un control de la Guardia Civil las sacó y las depositó apresuradamente en el salpicadero añade.