Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 22 3 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND Zapatero antepone la hipótesis de la rentabilidad del voto a los supuestos de la doctrina y las convicciones EL PODER SEGÚN ZAPATERO Poco a poco se va abriendo paso la idea de Zapatero como ejecutor del asalto al Estado autonómico y la pulverización de la idea tradicional de España como nación han comenzado a intranOCO a poco se va quilizarse al saber que los abriendo paso la Estatutos pueden ser el caidea de Zapatero coballo de Troya para la toma mo ejecutor del asalto al Esde la ciudad constituciotado autonómico y la pulvenal. En realidad los fallos rización de la idea tradiciono son de ahora. Nunca se nal de España como natomaron en serio los nacioción. La sociedad se resiste CÉSAR ALONSO DE nalismos. Y éste ha sido a admitir este hecho por raLOS RÍOS también el fallo radical de zones de incredulidad, mielos analistas políticos. do, falta de imaginación... Nunca entendieron la naturaleza pero, sobre todo, por no ver señade aquéllos e interpretaron los obles de inquietud en aquellos lídejetivos independentistas como esres de opinión que a su juicio debecarceos de poder. Por otra parte, rían darlas. Me refiero a la tranlas concepciones sobre la actualiquilidad, cuando no pachorra, con dad no sólo suelen estar en contra la que asisten al proceso determide los orígenes de los hechos, sino nados juristas, periodistas y polítiademás reñidas con las prospeccos. ciones hacia el futuro. Por otra Los juristas, especialmente los parte, en el ejercicio del periodisconstitucionalistas, descartan mo hay demasiados intereses coque la nación y el modelo de Estamo para que la mala fe no pervierdo estén en peligro por un elementa la mayoría de los análisis sobre tal reflejo de defensa propia. ¿Cuál cuestiones tan complejas y trasno sería su responsabilidad si se cendentales como la liquidación comprobara que una cierta reladel Estado. ción de fuerzas parlamentarias permitiera no ya la reforma de la he hablado también de la reConstitución sino su real negasistencia de ciertos políticos ción? ¿Qué Constitución y qué para ver la peligrosidad de la misión tidos nacionales son los que tenehistórica que se ha marcado Zapamos cuando hay que aferrarse al tero. Los populares, porque ello simple hecho de que entre el PSOE les exigiría pensar en una estratey sus socios no llegan a los dos tergia más radical; los socialistas porcios? ¿Y si hubieran llegado? ¿Y que temen el desgarramiento del cuando lleguen? De todos modos PSOE. Los Bono, los Guerra, los Vázquez, los Redondo... se niegan a reconocer el escandaloso asalto al Estado en el que está comprometido su secretario general y presidente de Gobierno. Pero esa es la realidad. AS aproximaciones y los contactos de los socialistas con ETA Batasuna, hechos de modo directo (Eguiguren) o indirecto (Carod- Rovira Soares) así como los llamamientos patéticos del propio Zapatero basta con una simple condena para que os admitamos están en esta clarísima tesis que algunos se niegan a ver. Para Zapatero es importante ganar las elecciones autonómicas vascas, pero no tanto como preparar con los que formen gobierno (el tripartito PNV EA IU, según el sondeo de ABC Vocento) la integración de ETA Batasuna a cambio de un nuevo Estatuto que supondría algo así como el Estado Libre asociado del que ha dejado de hablar Ibarretxe o cualquier otro eufemismo. El objetivo de Zapatero es asegurarse el poder en Madrid con el apoyo de las comunidades nacionales En los tiempos inmediatos tendrán que desvelarse las respuestas a la iniciativa de Zapatero; por un lado, las contrapropuestas de ETA (territorio y presos) en segundo lugar, si en el PSOE quedan españoles o simplemente es sólo un colectivo de oportunistas; por fin, si el PP es capaz de organizar las voluntades de todos los que creen en la Nación. ENTRE BABIA Y LA DISCREPANCIA H ACIENDO gala de un sentido del humor que, de ser suyo, lo será por una reciente adquisición, el secretario general del PP, Ángel Acebes, le decía ayer en estas páginas a Ángel Collado que el primer error del PSOE es aplicar la teoría de que para ganar al nacionalismo hay que hacerse nacionalista... Así, con una sonrisa, Acebes ha hecho una buena caricatura de José Luis Rodríguez Zapatero y, para aprovechar el viaje, ha puesto el dedo en la llaga que más le escuece al socialismo: la contradicción, permanentemente acelerada por el talante- -y la necesidad- -de José Luis Rodríguez Zapatero, entre la idea de España que arma el partido desde su fundación por Pablo Iglesias y la tolerancia disgregadora que para evitar males mayores ha marcado el primer año de componendas y parches con los que el líder leonés suple su minoría parlamentaria y, posiblemente, la vacuidad de sus ideas. Esa volátil indefinición de Zapatero, tanto más evidente cuanto más concreto y reducido sea el punto de observación, puede llegar a generar grandes problemas de convivencia. Por ejemplo, en el País Vasco, el PSE de Patxi López, titular de la contrata socialista en el feudo del PNV, no predica ninguna doctrina que se asemeje a las que, hace cuatro años, dibujaban desde la ortodoxia un plan robustamente español y poco permeable a la tentación soberanista que se resume en el plan Ibarretxe. Atribuirle un giro copernicano de tal envergadura a los efectos del talante parece excesivo y hay que pensar, para no perderse por las nubes del limbo, que Zapatero, en vísperas electorales, antepone la hipótesis de la rentabilidad del voto a los supuestos de la doctrina y las convicciones que, por ser de su partido, empiezan a ser reclamadas por muchos militantes no afectados por el vértigo de las alturas. Es lástima que al PP le falte el más elemental sentido autocrítico y, un año después de su derrota electoral, siga sin entender las razones que la provocaron porque, menos cuando hablan de sí mismos, los notables de la gran formación del centro- derecha suelen acertar en el diagnóstico. Eso es bueno para el enriquecimiento del análisis, pero resulta inútil como pedestal en el que fijar el trampolín de la alternancia, que es, en suma, de lo que debe tratarse en el juego democrático reducido a un bipartidismo fáctico alterado por las perturbaciones periféricas de los nacionalismos separatistas. Ahora la moneda está en el aire sobre el solar vasco y, a poco más de un mes de las elecciones, no es fácil el juego teórico de escoger el mal preferible, el menor, porque el bien deseable, el mayor, resulta inalcanzable desde los supuestos que, cimentados en el Título VIII de la Constitución, han deformado el Estatuto de Guernica para convertirlo en incubadora de un nacionalismo más extremoso. Ante ello los partidos nacionales están a mitad de camino entre Babia y la discrepancia. P L Y REVISTA DE PRENSA encuesta revela que un 64 por ciento de los flamencos sí lo creen conveniente, frente a un 39 por ciento de los bruselenses y un 28 por ciento de los valones. El sondeo destaca que el margen de confianza hacia el Gobierno federal del primer ministro belga, Guy Verhofstadt, se mantiene casi igual que en la anterior encuesta del pasado mes de diciembre. Un 8 por ciento confían plenamente en su labor, un 22 por ciento confían bastante un 18 por ciento más bien no confían y un 15 por ciento no confían en absoluto La confianza en general en el Ejecutivo federal se mantiene invariable desde diciembre pasado, así como en el Gobierno regional de Valonia (27 por ciento) En el caso del Gobierno flamenco, el margen de confianza aumentó desde el 26 hasta el 33 por ciento, mientras que cayó el de los bruselenses de un 40 a un 36 por ciento, y el de la comunidad francófona, de un 27 a un 22 por ciento. S. I. Bélgica debe seguir unida Un 87 por ciento de los ciudadanos belgas están a favor de que las tres regiones de Bélgica, Flandes (norte) Bruselas Región (centro) y Valonia (sur) se mantengan unidas, según revelaba la encuesta de primavera publicada ayer por el diario La Libre Belgique. Entre sus conclusiones extraídas, tras entrevistar a dos mil personas, destaca que la gran mayoría de los bruselenses y valones (88 por ciento) y de los flamencos también (87 por ciento) son partidarios de que Bélgica siga unida, pese a las continuas polémicas por cuestiones regionales. En cuanto a la conveniencia de que las tres regiones reciban más competencias y sean más independientes, la Poesías para Carlos y Camilla El poeta oficial de la corte británica se enfrenta a una difícil tarea: Andrew Motions debe encontrar unas bellas palabras para la boda de Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles, y ninguno de sus colegas lo envidia. No me puedo imaginar una situación peor para el poeta de la corte afirmaba la escritora Pam Ayres en el diario The Daily Telegraph de ayer. Para Motions será especialmente difícil elaborar una poesía dedicada al heredero y su pareja, pues tras la muerte de Diana, la primera esposa de Carlos, escribió una elegía para la Princesa. Desde hace 300 años la Corte cuenta con un poeta. S. I.