Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 Deportes 95 GOLF Ballesteros, dos años sin pasar el corte Superó el último hace dos temporadas, en Madeira; el mejor golfista español de la historia no triunfa en un torneo desde hace diez años MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. Severiano Ballesteros es el mejor golfista español de la historia. Y uno de las estrellas perennes en todo el mundo. Eso está fuera de toda duda. Sin embargo, en los últimos tiempos, el infortunio parece haber tocado todo lo que le rodea al cántabro y no termina de levantar cabeza. Ha tenido problemas de todo tipo que le han ido mellando en diversos ámbitos y que han convertido estos dos años recientes en un auténtico calvario. El 21 de mayo de 1995 y el Club de Campo Villa de Madrid significan, hoy, datos históricos en su sensacional carrera en el golf internacional. Aquel día, en una sensacional jornada primaveral, Ballesteros ofrecía la última alegría a sus miles de partidarios. Lo que no podía imaginar entonces es que ésa iba a ser el triunfo que, de momento, cierra su excelente palmarés. Hace una década ya de eso y nada indica que vaya a poder recuperar la senda victoriosa. Los problemas de espalda le fueron restando poder competitivo (pasó del puesto 33 al 279 de la clasificación internacional al cabo de ocho años) hasta el punto de tener que luchar en los torneos por superar el corte y no quedar eliminado. Esa situación se vivió por última Una carrera envidiable y casi inigualable Los logros de Severiano Ballesteros tienen su raíz intrincada en la genialidad. Sabedor de sus posibilidades, se hizo a sí mismo en las playas pedreñeras para asentarse en lo más alto del golf mundial. Ahora, con treinta años de carrera a sus espaldas, lo ha sido todo como jugador (noventa títulos internacionales, cinco grandes, seis veces número uno europeo y miembro del Salón de la Fama) Como capitán ganó la Ryder Cup de 1997. Además, buena parte del éxito actual del golf español hay que agradecérselo a él. Fue el referente de las siguientes generaciones de jugadores y, sobre todo, el avivador de la popularización del golf. Defensor a ultranza de los campos públicos, ha tenido que luchar muchas veces en solitario por ellos y no siempre ha sido bien entendido. Ya se sabe, nadie es profeta en su tierra... aunque cuantos más años pasan y mayor es la perspectiva, lo conseguido por el cántabro cada vez se valora como más importante. vez hace ahora dos años. El 21 de marzo de 2003, el cántabro pasó el filtro de Madeira y desde entonces no ha vuelto a disputar cuatro vueltas seguidas en un torneo. Bien es cierto que, semanas después, pudo haberlo hecho igualmente en Italia, pero una descalificación le mandó de vuelta a casa antes de tiempo. Una caída caída sin freno El Open de Madeira de 2003 fue el último torneo en el que superó el corte y en los siete siguientes no llegó al fin de semana. El Telefónica de Madrid es, hasta la fecha, su última participación oficial en un torneo (octubre 2003) Entonces ya advirtió que jugaba para participar, no para competir por el triunfo. Su espalda ya no le daba opción. En 2004 se estuvo preparando a fondo para retornar. Llegó a disputar un torneo proam en Estados Unidos, pero volvieron los dolores y al final pasó la temporada en blanco. En 2005 aún no ha debutado. rán a disputarlo los mejores jugadores del golf nacional. A todas estas situaciones hay que añadir su estado físico, pues a sus dolencias lumbares se han sumado otras rotulianas que le van a alejar del Masters. Y finalmente, sus problemas personales (se acaba de romper su matrimonio) Su principal ilusión, hoy por hoy, es estar a punto para poder participar en Problemas físicos Precisamente, en sus desencuentros, dentro y fuera de un campo de golf, han radicado también los problemas del genio de Pedreña. Su fuerte carácter no se ha conjugado bien con la frustración y se ha ido granjeando enfrentamientos por doquier. Los ha tenido de todo tipo. Primero, sus enfrentamientos deportivos. Ha protagonizado problemas con los árbitros y con la Asociación de Profesionales del Golf (PGA) que alcanzaron su mayor gravedad con la agresión al juez Zamora. Después, ha sufrido también vicisitudes empresariales. Los cambios en Amen Corner no han sido siempre provechosos. Por otra parte, ha vivido problemas organizativos. Uno, con el Open de Madrid, torneo que estuvo a punto de desaparecer. Otro, con el Open de España, que ha ido perdiendo calidad, en tal medida que, por segunda temporada consecutiva, no acudi- tres torneos en el presente año. Primero, el Abierto español de San Roque, que se disputará en el mes de abril. Después, su querido Open Británico, que se celebrará en julio. Y finalmente, para el Seve Trophy del mes de septiembre. Tres objetivos cercanos y lejanos, según se mire. Ojalá su salud le permita afrontarlos. Sus seguidores, y él más que nadie, podrán respirar al fin aliviados. Bronce español en la final femenina de la Copa del Mundo de trampolín Madrid ha disfrutado de la belleza líquida de los mejores saltos de trampolín del universo. La Copa del Mundo ha ofrecido en la capital de España esa fusión entre agua y aire que tuvo un bonito vuelo español. Leyre Eizaguirre y Lola Sáez de Ibarra obtuvieron la medalla de bronce (254,190 puntos) en la final femenina de trampolín sincronizado. Sólo las superaron las chinas Yao Kinyi y Sun Zhang (271,860) así como las italianas Dallape y Batki (259,410) dos naciones de escuela reconocida en los saltos de natación. Hoy es imposible mejorar lo que Yao Kinyi traza en trescientos centímetros de caída libre. Ya conquistó el oro en la prueba individual. Pero estas dos españolas caminan- -planean- -hacia esa perfección. Verlas bailar sobre el aire en dirección contraria y caer como dos mellizas en el agua es un espectáculo que el líquido no diluye. EFE