Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 Deportes 83 PRIMERA DIVISIÓN VIGÉSIMA NOVENA JORNADA El Atlético malvive tras el muro Se pertrechó en una cerrada defensa en la primera parte y no tuvo fe ni convicción para ir por el partido cuando el Zaragoza bajó el ritmo ZARAGOZA ATLÉTICO DE MADRID 0 0 ASI JUGARON ANECDOTARIO LUIS GARDE ZARAGOZA Luis García: regular. Ponzio: regular. Álvaro: bien. Milito: regular. Aranzábal: regular. Generelo: bien. Movilla: regular. Galletti: regular. Óscar: regular. Savio: bien. Villa: bien. Zapater: regular. Cani: regular. Soriano: sin calificar. El técnico: Víctor Muñoz. Regular. El equipo sólo dio sensación de tal en la primera parte. Luego se desfondó físicamente y apenas salió de su campo. Lo mejor: Movimientos en profundidad y desmarque de Savio y Villa. La brega de Generelo. Buena defensa en la segunda mitad, cuando no salió arriba. Lo peor: No pudo con el ritmo del choque. Poca definición arriba. ATLÉTICO DE MADRID Leo Franco: notable. Velasco: regular. Pablo: bien. García Calvo: bien. Sergi: regular. Luccin: regular. Colsa: regular. Molinero: regular. Jorge: mal. Antonio López: regular. Fernando Torres: regular. A. Novo: mal. Ibagaza: regular. Sosa: sin calificar. El técnico: César Ferrando. Regular. El equipo hizo lo que acostumbra: serio en defensa y romo en ataque. Escasa ambición en la segunda mitad. Lo mejor: Las paradas de Leo Franco en la primera mitad y la efectividad de su defensa, que mantuvo de nuevo al equipo. Lo peor: Escasas ideas y poco fútbol en la segunda mitad, cuando llevó el mando del choque. No hubo fe ni ambición. Valdés cumple 100 partidos, imbatido los cuatro últimos Con 23 años ya ha jugado 100 partidos de competición oficial con el Barcelona, en los que ha recibido 84 goles. Atraviesa su mejor racha en la Liga: lleva cuatro partidos imbatido. Un líder ganó en Riazor. Hacía catorce años que un líder no vencía en Riazor. Fue el Real Madrid (0- 3 en 1991) antes del nacimiento del SuperDepor en la temporada 92- 93. Los diez últimos líderes que habían pasado por el estadio gallego se tuvieron que conformar con cinco empates y cinco derrotas. Zaragoza (4- 2- 3- 1) Luis García; Ponzio, Álvaro, Milito, Aranzábal; Generelo (Zapater, m. 65) Movilla (Soriano, m. 81) Galletti, Óscar (Cani, m. 65) Savio; y Villa. Atlético de Madrid (4- 2- 3- 1) Leo Franco; Velasco, Pablo, García Calvo, Sergi; Luccin, Colsa (Sosa, m. 90) Molinero (Álvaro Novo, m. 55) Jorge (Ibagaza, m. 66) Antonio López; y Fernando Torres. Árbitro Fernández Borbalán, del Comité andaluz. Tarjeta amarilla a Luccin, Villa, Cani y Sosa. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Otro partido para sufridores, por parte de los dos equipos. El Atlético aparece de vez en cuando en los terrenos de juego con la cabeza ida y la mirada perdida. Perdida en cualquier sitio que no sea la portería contraria, pues la ve con prismáticos. Su primera parte fue nefasta, con un abismo entre Torres y el resto de los compañeros, perdido de nuevo Jorge en el enlace (hay muchos que están hartos de esperar al canario y otros muchos más que ya han desesperado) Con cuatro laterales en las bandas, el Atlético se dedicó mucho a esperar atrincherado y poco, muy poco, a salir a la bayoneta a por Luis García, que vivió muy tranquilo los primeros cuarenta y cinco minutos. No es que el Zaragoza estuviera para tirar cohetes (más bien petardos) pero al menos puso algo más de alma en la pelea, sobre todo Savio y Villa, que pusieron a prueba a la zaga atlética con su velocidad. Los de Ferrando volvieron a vivir de esta defensa que, aun sin Perea, mantiene un alto nivel de eficacia, ya sea por la colocación y buenos cruces de Pablo o, como ayer, por las excelentes paradas de Leo Franco, que evitó males muy mayores. El único que hizo algo de mérito fue el Zaragoza, muy activo en el medio campo, con empuje por parte de Generelo y con movimientos rápidos en los desmarques de Savio y Villa. Los rojiblancos, muy metidos atrás y con el barro hasta la cintura de tareas defensivas, dejaron el ataque para mejores momentos, abandonado el pobre Torres a los pelotazos de costumbre cuando al equipo se le presentan papeletas complicadas como las de ayer. Luis García atrapa el balón que pretendía rematar Fernando Torres poca precisión y escasa (por no decir nula) presencia de Jorge, que nunca llegó a entrar en juego. Pero no todo lo malo fue del Atlético. Al Zaragoza también le faltó chispa para desbordar la nutrida resistencia del rival, que se descompuso muy poco, trabajó a destajo en la destrucción y anuló los continuos desmarques de los delanteros de Víctor Muñoz. El Atlético llenó el campo algo más en la segunda parte, no mucho, pero sí lo suficiente para sufrir menos y lograr desahogar su juego que, sin ser nada del otro mundo, sostuvo el equilibrio del choque. Con Ibagaza en juego y el equipo algo más atrevido, el Atlético se lanzó a por el choque, pero con cierta timidez y mirando de reojo a sus FABIÁN SIMÓN Un plan fallido Así que mientras Leo Franco iba de un palo a otro salvando tiros de Villa, Óscar o, sobre todo, uno cruzado de Galletti, Luis García no vio el balón de cerca hasta la media hora, en una dejada de cabeza de Antonio López al que Colsa llegó tarde. Probablemente el plan de Ferrando era cerrarse bien y estirarse a la contra con apoyos cortos y aperturas a las bandas, pero la salida del balón rojiblanco fue muy lenta, con espaldas, como con miedo de salir desde el muro, aunque con un grado mayor de ambición. Ni uno ni otro se decidieron, iban con recelo, el Zaragoza ahora a la contra, el Atlético sacando pocos efectivos en ayuda de Torres. Eso fue lo peor de los rojiblancos ayer, que vio al Zaragoza tendido y hundido físicamente por el esfuerzo de la UEFA y no se fue a por él ni con fe ni con un mínimo de convicción. Atacó más y adelantó las líneas, pero no atosigó en la presión ni creó oportunidades suficientes para merecer llevarse la victoria, que volvió la cara a ambos, lo que no es de extrañar con lo poco que hicieron. En suma, un punto que tiene cierto toque de depresión por el poco fútbol exhibido. Craioveanu, 200 partidos. Ha llegado a esa cifra en Primera división con 90 encuentros en la Real Sociedad, 82 en el Villarreal y 28 en el Getafe. Es el rumano que más encuentros ha jugado y más goles ha marcado en la historia de la Liga, por delante de Galca (162) e Ilie (32) Kovacevic, 100 goles con la Real. Ha actuado 236 veces en competición oficial con la Real (85 goles en 214 partidos en la Liga) Es el extranjero que más goles ha marcado y más partidos ha jugado en la historia del club. Además, De Paula se convirtió en el décimo goleador de la historia de la Real en Primera. Ya ha anotado 53 goles y ha igualado la marca de Cholín.