Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 77 El Bernabéu recibió al Madrid con palmas y pitos y el equipo respondió con una victoria mínima y ramplona Kenenisa Bekele también ganó el Mundial largo de cross y redondea su cuarto doblete consecutivo Ecclestone insiste en su pronóstico de un Fernando campeón P. F. F. SEPANG. Bernie Ecclestone, presidente de la organización y auténtico dueño de la Fórmula 1, se paró frente al box de Renault, justo donde la prensa española esperaba la llegada del héroe de la jornada, Fernando Alonso, un piloto al que siempre ha ensalzado y uno de sus protegidos junto al finlandés Kimi Raikkonen. Usted dijo cuando Fernando estaba en Minardi que un día llegaría a ser uno de los grandes se le apunta. Y contesta: Por supuesto. Lo dije porque soy un genio. Acerté. Se ha cumplido mi pronostico Y es que en el año 2000, Ecclestone se interesó por un joven muchacho español que Adrián Campos había descubierto en el mundo de los karts y que con la ayuda económica de Briatore (menos de 100 millones de la época) había llegado a la escudería de Giancarlo Minardi tras un fugaz pero intenso año en la F 3000. Bernie aseguró entonces que llegaría lejos y que él y Raikkonen eran los claros y naturales sustitutos de Michael Schumacher. Ahora cinco años después (todos los correspondientes al dominio del alemán) las cosas siguen su camino natural y el propio Ecclestone habla abiertamente de que lo mejor para Ferrari sería contar con esa pareja explosiva a la que él dio su bendición un lustro atrás. Claro que me parece que es un dúo ideal para Ferrari, pero hay que dejar que las cosas sucedan tranquilamente y a su debido tiempo aseguró nuevamente Ecclestone, el hombre que manda en este negocio. Ayer mismo, dio otra prueba de su poder. Cuando se marchaba charlando con Briatore de sus negocios y asuntos obligó al italiano a firmar un autógrafo a un aficionado al que Flavio había esquivado hábilmente con un gesto de lo siento ahora no puedo Fernando Alonso celebra dedos índices en alto su triunfo en Malasia EPA El presidente de Renault F 1 vibró en Sepang con el asturiano P. F. F. SEPANG. A lo largo del este fin de semana el circuito de Sepang ha sido un hervidero de noticias y corrillos en torno a las declaraciones a ABC de Jean Todt sobre Fernando Alonso. En especial la prensa italiana y y la francesa se hacían eco de las mismas, lo que no sentaba nada bien en el seno de la escudería Renault, que se ha visto obligada a realizar algunos movimientos para recordar a todos que Fernando Alonso es un piloto con el que tienen un contrato en vigor. De esta forma, y casi por sorpresa, ayer se presentó en Malasia el presidente de Renault F 1, Patrick Faure, pa- Con su presencia pretendía disipar los rumores que colocan a su piloto en Ferrari ra celebrar la importancia de haber conseguido la segunda pole consecutiva en las dos primeras pruebas de la temporada y, de paso, para apagar los insistentes y extendidos rumores sobre la pérdida de su gran estrella, Fernando Alonso, que podría tener una oferta de Ferrari. Faure llegó desde París para estar al lado de Fernando en la parrilla de salida y soportó el intenso calor de forma sin inmutarse. En principio era un viaje planeado para asistir a una serie de reuniones que el mandatario galo debía mantener en distintos países del área esta misma semana y que se modificó para celebrar como es debido el espectacular comienzo de temporada del equipo. Nada más pasar la bandera a cuadros Fernando Alonso, el presidente se fue rápidamente hacia el aeropuerto sin tiempo para celebraciones, fotos con el equipo o declaración alguna. Eso si hay quien asegura que lo que si se llevaba en su maleta monsieur Faure era la respuesta del piloto español sobre la posibilidad de renovar de inmediato su contrato. De boca de ambos no ha salido palabra alguna sobre el sentido de la respuesta. Lo cierto es que Flavio Briatore- -como casi siempre- -fue el encargado de poner paz en el asunto. Lo que hay que hacer es ir poco a poco. Fernando es un piloto joven y hay que darle tiempo y espacio para no agobiarle. Vamos carrera a carrera. Ahora toca Bahrain y ya tendremos tiempo de hablar de quién va a qué sitio cuando toque