Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Economía LUNES 21 3 2005 ABC Francia rechaza la libre prestación de servicios en la UE para proteger su mercado La liberalización de ese sector puede crear 600.000 puestos de trabajo, según Almunia b Jacques Chirac no consiente que un pequeño burócrata portugués -en alusión a Barroso- -ponga obstáculos al calendario político francés J. PEDRO QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. Francia está dispuesta a frenar indefinidamente el gran mercado único previsto por los tratados fundacionales de la Unión Europea y enmascarar su rechazo apenas velado de la integración de los nuevos miembros este- europeos de la Unión, porque cree que de esa manera podrá proteger su propio mercado nacional y el calendario político personal de su presidente. Jacques Chirac aprobó personalmente en el mes de enero de 2004 la directiva propuesta por el comisario holandés Frits Bolkestein, adoptada por una Comisión Europea de la que formaban parte Michel Barnier, actual ministro francés de Asuntos Exteriores, y Pascal Lamy, ex comisario europeo, consejero áulico del PS y de Lionel Jospin, ex primer ministro socialista. vimiento de los trabajadores y la libre prestación de servicios son muy minoritarios, y su opinión es perfectamente inaudible ante el coro de ruidosas protestas nacionales. El pasado día 15 de este mes, el comisario Joaquín Almunia afirmó ante un grupo de banqueros y empresarios españoles y franceses que, a su modo de ver, quienes se oponen a la directiva Bolkenstein no parecen haberla leído París ha sido escenario de varias manifestaciones contra la directiva europea AFP Directiva Bolkenstein Enterrar la directiva En Francia, Jacques Chirac y su ministro de Asuntos Exteriores, Michel Barnier, pertenecen a ese escogido grupo. El presidente francés está dispuesto a cargarse a la Comisión presidida por José Manuel Barroso si no se entierra sine die la directiva Bolkenstein. Chirac no consiente que un pequeño burócrata portugués ponga obstáculos ante el calendario político francés, cuando se publican los primeros sondeos anunciando un posible rechazo de Francia al proyecto de Tratado constitucional europeo. Cuando un 30 de los obreros galos votan desde hace años a la extrema derecha, el PCF y la izquierda socialista han sacado el trapo rojo de la directiva Bolkestein, presentada como una imposición del ultra liberalismo pro norteamericano Almunia recordó hace días que, según los cálculos de la Comisión, la libe- Asumida por Chirac En su día, la directiva Bolkestein fue presentada por la Comisión y así asumida por Chirac y su Gobierno como un nuevo paso indispensable para caminar hacia el horizonte fijado por los tratados fundacionales de las antiguas CEE y la más reciente UE, el Tratado de Roma de 1957 y el Acta Única de 1986: realizar en Europa un gran mercado continental, fundado en la libertad de capitales, mercancías, trabajadores y servicios. La entrada en vigor del euro puso fin a la tentación secular del control de capitales. La teórica libertad de circulación de mercancías estuvo durante muchos años trabadas a las astucias de todos los estados, poniendo inconfesables barreras aduaneras a través de una nube de controles y normas técnicas. Hubo que esperar hasta 1978, para que el Tribunal de Justicia europeo pusiera fin a las viejas tentaciones proteccionistas. Tras la entrada en la nueva Unión Europea de los países del este, Francia se considera amenazada por la libertad de movimiento de los trabajadores y la libre prestación de servicios. Se trata de una crisis de fondo, porque deja al descubierto todos los miedos, angustias, arcaísmos, veleidades, soberbias y aspiraciones proteccionistas del jefe del Estado, el Gobierno, todos los partidos y sindicatos nacionales. Los partidarios de la libertad de mo- La directiva europea de servicios, adoptada en enero de 2004 a instancias del ex comisario de Mercado interior Frits Bolkestein, pretende extender el mercado único al sector servicios. El proyecto ha provocado una gran polémica, sobre todo en Francia y Alemania. El objetivo es establecer un marco jurídico que suprima los obstáculos a las prestaciones de servicios y la libre circulación de servicios entre los estados miembros dos libertades fundamentales inscritas en el tratado europeo. El texto recuerda que los servicios son el motor del crecimiento económico y representan el 70 del Producto Interior Bruto (PIB) y de los empleos de la mayoría de los estados miembros. La directiva abarca en principio todos los servicios, incluidos los de interés económico general, exceptuando los financieros, de telecomunicaciones y de transportes. ralización de los servicios podría crear unos 600.000 puestos de trabajo en toda Europa. Los sindicatos, el PCF y la izquierda afirman exactamente lo contrario. A su modo de ver, la libertad de movimiento de los trabajadores europeos y la liberalización de los servicios es una amenaza peligrosa para los trabajadores y los servicios de Francia que, paradójicamente, es exportadora de servicios, precisamente. Amenaza del ultra liberalismo A la izquierda, el PS teme verse desbordado y se ha montado en el carro proteccionista de Chirac, el PCF, la extrema derecha y los sindicatos. Se trata de una unión sagrada contra las amenazas del ultra liberalismo de las que Francia cree que podrá luchar refugiándose en sus antiguas fortalezas burocráticas, bloqueando mientras tanto, la construcción del gran mercado europeo previsto en los Tratados de 1957 y 1986. Las petroleras que operan en Bolivia califican de confiscatoria la nueva Ley de Hidrocarburos J. G. N. MADRID. La Cámara Boliviana de Hidrocarburos, que agrupa a las petroleras extranjeras que operan en aquel país y entre las que se encuentra la española Repsol YPF, afirma que la Ley de Hidrocarburos aprobada por el Congreso es regresiva y contraproducente para los intereses de Bolivia. Este país posee la segunda mayor reserva de gas de Iberoamérica. Además, subraya que si la citada ley es aprobada esta semana por el Senado se producirá una confiscación de las inversiones realizadas Repsol YPF posee importantes yacimientos de petróleo y gas en Bolivia y participa en un importante proyecto para exportar gas a México y Estados Unidos, con una inversión prevista de 5.000 millones de euros hasta 2007. Sólo en gas, sus reservas en aquel país representan el 20 de sus reservas totales. El año pasado, Repsol YPF aumentó su producción de gas respecto a 2003 en un 11,2 Ese incremento se produjo fundamentalmente en Bolivia (51,2 del total) por las mayores ventas a Brasil y por el comienzo de las exportaciones a Argentina a mediados de año. Elevan los impuestos al 50 Los 27 senadores discutirán desde mañana la ley bajo la advertencia de varios diputados de que no aceptarán cambios en temas como el régimen tributario, que prevé que las petroleras paguen un 32 de impuestos y un 18 de regalías (cantidad que cobra el Estado por los permisos) Además, la ley contempla la migración obligatoria de los contratos vigentes, la refundación de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y un artículo que otorga a las comunidades nativas la posibilidad de veto a los proyectos. Las petroleras afirman que la ley convierte en inviable la actividad del sector petrolero y gasista en el país y constituye un factor de graves complicaciones sobre el presente y futuro de nuestras afiliadas El delegado para la Revisión de la Capitalización, Francesco Zaratti, ha explicado que la confiscación es el acto del Estado por el cual se toma como parte de la tributación una parte mayor a la permitida de las ganancias de una empresa Lo que será inaceptable para las petroleras y podría derivar en procesos legales. Zaratti indicó que se debería tomar en serio la posición de las empresas, que con la nueva ley de Hidrocarburos, el Estado se quedaría con el 80 de las ganancias de las empresas (quitando los costos) cuando lo normal es el 20 dijo.