Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 71 Las petroleras que operan en Bolivia, entre las que está Repsol, dicen que la Ley de Hidrocarburos es confiscatoria Las aerolíneas europeas denuncian que las medidas ineficaces de la UE les cuestan 5.900 millones de euros Los rivales italianos del BBVA se retiran de la lucha por el control de la BNL El Banco de Italia analiza esta semana los planes de la entidad española b Al igual que hizo el viernes Uni- credito, el Banco Popular de Verona y Novara anunció ayer que no presentará una contraoferta por la Banca del Lavoro F. CORTÉS MADRID. El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria se ha quedado solo en la carrera por hacerse con el control de la italiana Banca Nazionale del Lavoro (BNL) entidad de la que posee un 14,7 y sobre la que tiene intención de lanzar una oferta pública de adquisición para alcanzar el 100 del capital. Hasta ahora había dos grupos italianos que parecían interesados en disputar al BBVA el control de la BNL. Uno era el banco Unicredito, que el pasado viernes- -cuando la entidad española desveló sus planes para lanzar la opa- -ya anunció que se retiraba de la pugna. El otro era el Banco Popular de Verona y Novara (BPVN) que ayer siguió el mismo camino que Unicredito y reconoció que ha interrumpido las conversaciones que mantenía con diversos accionistas de BNL para comprarles una participación con la que poder asumir la gestión de este banco, el quinto de Italia, hasta ahora en manos de un grupo de socios liderado por el BBVA, la aseguradora Generalli y el empresario local Diego Della Valle. La razón de que ambos contendientes, Unicredito y BPVN, se hayan retirado de la carrera es, básicamente, una cuestión de dinero. Ambos estarían dispuestos a comprar BNL, pero no al precio que ha marcado BBVA, que, según los datos que ha avanzado sobre su inminente opa, está dispuesto a pagar- -no en efectivo, sino con acciones propias, eso sí- -2,52 euros por cada título de la Banca Nazionale de Lavoro. Fuentes financieras italianas citadas por Efe señalaban ayer que el BPVN estaba negociando con Luigi Abete, presidente de BNL diversos accionistas minoritarios comprarles sus participaciones a un precio de 2,20 euros por título, oferta que no podría competir con la del BBVA. La subida del precio marcada por la entidad española hace que la operación ya no sea rentable para sus rivales italianos. Más dudas presenta, sin embargo, la actitud que tomará el Banco de Italia frente a la pretensión del BBVA de comprar una entidad local. El gobernador, Antonio Fazio, es un firme defensor del más férreo catenaccio bancario y hasta ahora ha puesto todo tipo de inconvenientes a las entidades interesadas en entrar en el mercado financiero italiano. No obstante, Fazio está recibiendo en las últimas semanas intensas presiones por parte de la Comisión Europea para que abra la mano y cumpla las directivas europeas que garantizan la libertad de movimiento de capitales entre los países miembros de la UE. EPA Calendario de la operación Cambio de actitud El Banco de Italia deberá dar su visto bueno a la comunicación previa de opa presentada el viernes por el BBVA. Se espera que esto ocurra lo más tarde el día 28 de marzo. Una vez recibida dicha autorización previa, el consejo del BBVA se reunirá para aprobar la presentación oficial de la opa, lo que podría ocurrir el mismo día 28 o el 29 de marzo. El BBVA celebrará una junta extraordinaria de accionistas, previsiblemente en la tercera semana de mayo, para aprobar la ampliación de capital con la que se pagará la compra de la BNL. El canje de las acciones de BNL por las de BBVA se podría llevar a cabo a mediados del próximo mes de junio, quedando en esa misma fecha cerrada la operación. A estas presiones se suma un cierto cambio de actitud entre la clase política y empresarial italiana, que empieza a ver como algo inevitable que alguno de sus bancos pase a manos extranjeras, cosa que ya ha ocurrido en otros países- -España, Portugal o Gran Bretaña, por ejemplo- sin que ello haya supuesto pérdida alguna de soberanía financiera. Así se interpretan en el sector las declaraciones, unas optimistas, otras cautelosas, hechas el sábado por el presidente de la patronal italiana, Lucca Cordero de Montezemolo, y por diversos ministros del Gobierno Berlusconi. En cualquier caso, el Banco de Italia empezará esta semana a estudiar la comunicación previa de opa que le presentó el viernes el BBVA y deberá decir en el plazo de una semana si la entidad española reúne los requisitos que marca la ley italiana para lanzar oficialmente la oferta sobre BNL. que otorga a los Gobiernos en el cómputo del déficit. Francia, otro de los grandes pesos pesados de la reunión de ayer, se alineó desde hace semanas con las posiciones de Alemania en la necesidad de que se tuvieran en cuenta situaciones especiales a la hora de computar el déficit, o lo que es lo mismo, que el coste de las reformas estructurales en aras de alcanzar los objetivos de Lisboa no cuenten a la hora de computar el déficit. El acuerdo alcanzado hoy pone fin a cinco meses de negociaciones después de que se comprobar que diez de los venticinco países europeos no cumplen los criterios del Pacto, y de que Francia y Alemania presionaran para que se tuvieran en cuenta sus situaciones especiales- -crisis económicas, teunficiación, etc. -ante de lanzarles las amonestaciones por déficits excesivos.