Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Cultura LUNES 21 3 2005 ABC El Prado cederá al Congreso cincuenta retratos reales del artistas del XIX b El vicepresidente segundo del Los homosexuales, ahora en el punto de mira de la escritora Oriana Fallaci En El apocalipsis dice que los matrimonios gays acabarán con la humanidad b La autora italiana dedica su nuevo libro a los homosexuales y al peligro que entraña que se casen entre sí. En el libro no faltan calificativos contra Zapatero TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Tras el Islam le ha tocado el turno a los homosexuales. ¡Ay Oriana, quién te ha visto y quién te ve! dirán muchos o muchísimos de sus lectores que se han contado por millones. Periodistas del mundo entero, en especial los muy jóvenes cuando ella estaba en el cénit de su fértil y prodigiosa carrera, la tenían en el pedestal en el que la juventud coloca a aquellos que admira, a aquellos que hacen soñar con realidades que se antojan imposibles, a aquellos que aman la libertad. Tras el Islam, como queda dicho, los homosexuales. A ellos les dedica El apocalipsis libro en el que anuncia el fin de la humanidad a causa de los matrimonios entre gays. La rabia y el orgullo (2003) nació tras el 11 S- -la escritora reside en Nueva York, aunque a veces va a su casa de Florencia- libro al que siguió La fuerza de la razón (2004) en el que exponía el enfrentamiento entre dos civilizaciones, la cristiana y la islámica. En sus páginas, la vieja Europa se convertía en Eurabia. Oriana, nacida en Florencia en 1930, ya no recorre el mundo entero para entrevistar y sacar conclusiones de las respuestas de los más importantes líderes mundiales o para ser testigo de los acontecimientos y contrastarlos. Desde su casa, otea el horizonte y sólo ve presagios de desolación y ruina. Congreso, Jordi Vilajoana, y el director del Prado, Miguel Zugaza, han planeado el acuerdo, que se firmará en unas semanas ABC MADRID. El Congreso de los Diputados ha llegado a un acuerdo con el Museo del Prado para suscribir un convenio por el que la pinacoteca se compromete a trasladar obras en depósito para decorar el nuevo edificio de ampliación de la Cámara Baja y a colaborar en la conservación de los fondos artísticos del Congreso, informa Ep. El acuerdo se fraguó esta semana durante un almuerzo que mantuvieron el vicepresidente segundo del Congreso, Jordi Vilajoana, y el director del Prado, Miguel Zugaza, y su firma está prevista para dentro de unas semanas. En virtud de este convenio, la pinacoteca dejará en depósito a la Cámara Baja medio centenar de cuadros de artistas del siglo XIX que representan a distintos monarcas españoles. En principio, estas obras se destinarán a la que fue sede del antiguo Banco Exterior, situada frente al Congreso, al otro lado de la Carrera de San Jerónimo. Este edificio es la nueva ampliación del Congreso y ha sido rehabilitado para albergar los despachos de los presidentes de comisión, algunas salas para la celebración de comisiones, dependencias para los grupos parlamentarios y otros organismos como la Junta Electoral Central. Mejor conservación e iluminación Pero el acuerdo entre el Prado y la Cámara Baja va más allá de la cesión de estas obras. El Congreso ha visto en la disposición del Prado para esta operación una oportunidad para reclamar su colaboración en la conservación de los fondos artísticos de la Cámara. Así, mediante ese convenio el museo se compromete a asesorar al Congreso en la ubicación de las obras de arte que ya lucen en su sede para que tengan la mejor iluminación y condiciones de conservación posibles. Entre los fondos del Congreso destacan los retratos de los presidentes de la Cámara, que se pueden ver en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Esta colección incluye obras de los principales retratistas de los siglos XIX y XX, como Joaquín Sorolla y Julio Romero de Torres, así como dos grandes cuadros, Los Comuneros, Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo de Antonio Gisbert, y el Compromiso de Caspe de Dióscoro Teófilo de la Puebla Tolín. Personas y dinosaurios Ahora son los homosexuales los que van a acabar con la existencia del mundo. Para quedarnos en casa, en España, Fallaci acusa a Zapatero, el insoportable de apoyarlos para pagar su deuda con los que le han votado y de apresurarse a integrarlos en el Ejército Abrirles el camino al matrimonio significará que la humanidad se extinga como los dinosaurios Con respecto a la adopción de niños por parte de homosexuales, asegura que no se puede hacer creer a una criatura indefensa que se nace de dos papás y dos mamás Naturalmente, para unos es una mujer insobornable y comprometida, que tampoco se casa con Bush o con Clinton, con éste, concretamente, porque también se dejó chantajear por el voto gay; y con el primero, porque habló del Islam como una religión de paz El apocalipsis es una autoentrevista de unas cien páginas- -apareció en Italia hace unas semanas- -realizada por quien sabía acorralar al entrevistado, aunque se la tachara de querer brillar más que el protagonista. Ella retrató con palabras en 1972, como en la Oriana Fallaci, en una imagen de archivo de 2002 Etiopía de Haile Selassie, a quien entrevistó, los pobres acudían- con sus andrajos, sus llagas y su tracoma a recoger las sobras de un banquete, algo que evitaban soldados con metralleta, que dejaban los desechos para los buitres y los perros. No obstante, el emperador le confió que su dinastía no tendría fin: Así hemos decidido que sea y así será Oriana sigue siendo provocadora, pero su radicalismo alcanza cotas que van más allá de la convicción para convertirse en augurios de catástrofe. El lector bordea el abismo, vive en el límite del cataclismo. De la hecatombe. De la polémica. La autora de Penélope en la guerra fue uno de los grandes AP La autora de Inshallah fue una de las primeras corresponsales de guerra testigos con que contó el siglo XX. Fallaci fue una de las primeras que trabajó como corresponsal de guerra. Estuvo en Vietnam, Oriente Próximo, Pakistán... Willy Brandt, Jomeini, Kissinger, el general Giap o el Sha se encuentran entre las personalidades que la periodista acercó a los lectores a través de L Europeo y que luego recorrían el mundo entero. Decía que en cada una mezclaba sus ideas y su temperamento. En Carta a un niño que no llegó a nacer (1975) en la que conversa con el ser que hay en ella y que se malogró, confiesa que no cree en Dios y se plantea dar la vida o negarla. Oriana se casó con el revolucionario y poeta griego Alekos Panagoulis. El amor surgió durante una entrevista que él le concedió cuando salió de la cárcel en la que estuvo cinco años por intentar asesinar a Georges Papadopoulos. En el siglo XXI, desde su domicilio neoyorquino, la gran Oriana puede convertirse en un gurú, porque la gente está sola. Nadie les dice lo que yo les digo