Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 Sociedad 43 Medio Ambiente En España se pierden cada año 75.000 hectáreas de arbolado a causa de los incendios Los expertos abogan, en el Día Forestal Mundial, por una política forestal seria y rigurosa b Hay que desterrar la idea de un bosque museo y sustituirla por la de un aprovechamiento sostenible, aseguran desde el Colegio de Ingenieros de Montes PILAR QUIJADA MADRID. Coincidiendo con el primer día de la primavera en el hemisferio norte y del otoño en el hemisferio sur, se celebra desde 1971 el Día Mundial Forestal, a instancias del Programa de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) Una jornada que tiene como objetivo concienciar sobre los problemas que afectan a los bosques, así como fomentar su protección y conservación. Objetivos que hemos de tener muy en cuenta en un país como España, que con diez millones de hectáreas desarboladas, cifra que supera el 18 por ciento de la superficie nacional admitida como límite medioambiental, es el único de Europa con riesgo de desertificación, incluido en el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) Y es que, como explica Alejandro Valladares, decano del Colegio de Ingenieros de Montes, en España durante los últimos treinta años ha ardido una superficie equivalente a la Comunidad Valenciana, lo que supone más de dos millones de hectáreas de terreno arbolado, y eso hay que repararlo, porque España está al borde del desierto y éste avanza inexorablemente El bosque como sumidero de carbono Además de ayudar a regular el clima y el ciclo del agua, evitar la erosión y controlar las inundaciones, los bosques tienen una importante función que contribuye a contrarrestar el cambio climático: la absorción de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, generado por la utilización y quema de combustibles fósiles. En España, las emisiones de gases de efecto invernadero triplican ya el límite adjudicado por la Unión Europea en el marco del protocolo de Kioto. Por eso, la reforestación y regeneración de nuestros bosques cobra mayor importancia, ya que pondrá fuera de la circulación gran parte del dióxido de carbono producido. Un hombre pasa junto a un monte indenciado en Teleña (Asturias) Una política que debería considerar los tres problemas graves que España afronta desde el punto de vista medioambiental: los incendios forestales, el avance de la desertificación y la actuación en las cabeceras de las cuencas hidrográficas para evitar que los embal- EFE tal seria, rigurosa y coherente, permanente en el tiempo y no supeditada a vaivenes políticos, que tenga en cuenta que nuestro medio forestal es inestable por la pobreza general de sus suelos, la pendiente del terreno y el clima irregular y adverso. ses almacenen la tierra arrastrada por la lluvia en lugar del agua, objetivo este último que sólo se consigue, explica Valladares, repoblando las laderas que vierten en los embalses. El ejemplo de Valsaín Valladares estima que hay que desterrar la idea de bosque museo en el que sólo se puede mirar, y que es posible un aprovechamiento sostenible, de acuerdo con lo establecido en la Conferencia de Río. En este sentido, Javier Donés, director del parque natural de Valsaín, uno de los espacios protegidos más antiguos de España, señaló que una adecuada gestión contribuye a conservar el bosque y evitar muchos incendios y plagas. En Valsaín, el pasado año se aprovecharon 6.000 metros cúbicos de madera, que se extrae de forma muy selectiva y siempre supeditada a los requerimientos de la fauna que habita el bosque. Por ello, en las talas, se tienen en cuenta los periodos de nidificación de aves tan importantes como el buitre negro, entre otras, que hacen que este espacio esté considerado como una Zona de Especial Protección para las Aves. Los beneficios obtenidos de la comercialización de la madera revierten nuevamente en el monte. ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO Escasez de repoblaciones Desde 1973 se ha producido una reducción en los trabajos de repoblación, que han pasado de las 120.000 hectáreas anuales a las 30.000 de la última década. Una cifra muy por debajo de las 75.000 hectáreas de arbolado que cada año son pasto de las llamas. Lo que significa que, si no se ponen los medios adecuados, en el plazo de veinte años desaparecerá la cuarta parte de los 13 millones de hectáreas de superficie arbolada actual y cuatro millones de hectáreas perderán la capacidad de sostener cualquier tipo de vegetación, debido a fenómenos erosivos. Esto ocurre, en opinión de Valladares, porque en España no existe una política de reforestación, y lo único que se ha ido haciendo hasta ahora es poner parches. El decano del Colegio de Ingenieros de Montes aboga por una política fores- EL PULPO FABIANA on el estampado de un vestido de faralaes, rojo coral y de lunares blancos, y unos tentáculos largos y esbeltos como los brazos de un cometa, así es el pulpo Octopus macropus que en la isla de El Hierro llaman fabiana. Para verlo hay que hacer una inmersión nocturna en el muelle de La Restinga, donde asegura Jaime Canomanuel, experto submarinista, que está activo a esas horas buscando presas y que, además, le ayu- C das cuando lo iluminas bajo el agua porque aprovecha para atrapar los alevines que se quedan deslumbrados. Normalmente va arrastrándose por el fondo, abiertos los tentáculos como un abanico, pero se conocen pocos datos sobre su biología. Es una especie rara en la mayor parte de la Península Ibérica, abundante en algunas zonas de Asturias, y sólo en El Hierro conserva un nombre vernáculo, fabiana, que habla de lo consuetudinario que resulta este pulpo en aquella zona. Está El Hierro más verde que nunca, tras un invierno atípico de lluvias, y el tiempo despejado y el agua clarísima, cuarenta metros de visibilidad, y de noche, en la inmersión nocturna, pulpos como cometas rojos avanzan por el fondo del mar.