Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 Madrid 35 La Cofradía de los Estudiantes abrió anoche el pórtico de la Semana Santa. Sus nazarenos, vestidos de negro, procesionaron por el viejo Madrid de los Austrias. Antes, al mediodía, las calles se habían llenado de palmas y ramas de olivo Día de palmas, noche de costales TEXTO: ABC FOTOS: JAIME GARCÍA Y JAVIER PRIETO Madrid abrió ayer el portón de su Semana Santa cofradiera de la mano de la primera de las Hermandades que ofrecen su anual testimonio público de penitencia, dejando a su paso por las adoquinadas y vetustas callejuelas del Madrid de los Austrias un reguero de gotas de cera. El pórtico quedó abierto con los capirotes negros de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón, conocida como la de Los Estudiantes. Fue a las ocho de la tarde cuando volvió a salir en procesión, como viene haciendo desde hace 14 años, cada Domingo de Ramos, desde la Basílica Pontificia de San Miguel- -calle de San Justo- -con dos pasos y más de un centenar de nazarenos, con antifaces, túnicas negras y cinturones de esparto tras escuchar la Marcha Real Cada imagen la portan treinta hombres que soportan 1.200 kilogramos de peso durante las cuatro horas que dura la salida procesional. El primero de los pasos, el del Cristo de la Fe, es obra del artista sevillano Manuel Guzmán Bejarano y porta la imagen de la Cofradía: el Señor crucificado, del siglo XVIII, salido del gubia del escultor Luis Salvador Carmona. El segundo es un paso de palio con la imagen de María Santísima Inmaculada, Madre de la Iglesia, realizada por el imaginero hispalense Juan Manuel Miñarro. El conjunto es una esmerada labor de orfebrería en alpaca y plata realizada por Manuel de los Ríos hace cuatro años, y rematada con los bordados clásicos de dibujó Francisco Carrera. Cada paso de la Cofradía del Cristo de la Fe y el Perdón es portado por treinta costaleros tas que el Regimiento Inmemorial del Rey 1, del Cuartel General del Ejército dedica a la Virgen cada año acompañaron a la Cofradía, de regreso al templo, por el mercado de San Miguel y por la plaza del Conde de Barajas, al filo de la media noche. Palmas y ramas de olivo Horas antes, al mediodía, miles de madrileños habían cumplido con otra tradición: la misa del Domingo de Ramos en la Catedral de La Almudena. Previamente, en el Monasterio de la Encarnación, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, realizó la tradicional bendición y procesión de ramas de olivo y palmas hasta la Seo. Muchos fieles aprovecharon para asistir a la homilía en un día que invita a la reflexión y a la búsqueda de la paz según algunos de los asistentes, que se lamentaron de la pérdida de estas tradiciones Turistas, curiosos y habituales Desde la calle de San Justo, la procesión enfiló, arropada por decenas de curiosos, turistas y amantes de esta tradición, por la angosta calle del Cordón para tomar la plaza de la Villa. Desde allí, la Cruz de Guía y el discurrir de los nazarenos, damas de mantilla y acólitos encaminaron sus pasos hacia la Parroquia de Santiago, para realizar su estación de penitencia. Entrada ya la noche, las piezas musicales de capilla para el Señor y las no- Los fieles provistos de palmas procesionaron hasta la Almudena al filo de las 12