Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid LUNES 21 3 2005 ABC MADRID AL DÍA LENGUA AZUL IGNACIO RUIZ QUINTANO Desde que accediera al sillón de alcalde del Consistorio, la política del socialista Antonio Fernández ha estado salpicada de denuncias por supuestas tramas urbanísticas y acoso laboral a una trabajadora, así como críticas por colocar a dedo a su hija al frente de una concejalía l gran Villalón peleó sin éxito porque los toros- -sus toros, al menos- -tuvieran un día los ojos verdes. Un mosquito magrebí ha conseguido ahora que los toros tengan la lengua azul. Unos ojos verdes no hacen daño a nadie, pero una lengua azul escama a todo el mundo. ¿Qué hacer? La solución del gran Villalón, si estuviera aquí, sería la misma que dio para acabar con la plaga de langosta: capar a los machos. Había una receta de doña Emilia Pardo Bazán que empezaba así: Se coge un cochino y se le castra. Bueno, pues se coge al mosquito magrebí y se le cortan los testes, con lo cual, al cabo de un tiempo, la plaga de mosquitos causantes del mal de la lengua azul remitirá. Es una idea que ponemos a disposición de la ministra de Agricultura, que no sabe que eso de que hay toros azules en la primavera del mar y que el sol es el caporal y las mantillas las nubes que las mueve el temporal no pasa de ser un arrebato lírico de Pepa Flores. El caso es que con la primavera le brota al español la milenaria afición del toro en plaza- -el tótem airado, que decía Víctor de la Serna- y todavía no se sabe si en torno de la plaza- de esa isla primitiva de relinchos y mugidos, de esa gota de selva, de esa partícula de Génesis -va a haber, entre tanto aparato de salvas y pajaritas, toros de ojos verdes o toros de lengua azul. ¡Lengua azul! Viene a ser como una burla del viejo sobre azul- -de un desteñido azul de otoño- -desdeñado por el español porque era el que usaba la burocracia franquista para envolver, como decían los cronistas, tantas menudas relajaciones: la multa que no se paga, la citación a la que no se acude, la advertencia en letra chica que no se lee... Y dicen que es- -la lengua azul- -lo que Pérez, el hijo del guardia, estaba esperando para pedir la abolición de la fiesta española: no tiene más que declarar al toro animal doméstico. Los franceses, en cambio, no tienen problema: hace tiempo que declararon al toro animal totalitario, y una lengua azul vendría a confirmarles en sus sospechas a propósito de la catadura fascista de la bestia con la que hay que seguir lidiando. E Diez años de gestión controvertida al frente de la Alcaldía de Pinto TEXTO: CARLOS HIDALGO MADRID. La carrera política de Antonio Fernández, alcalde de Pinto hasta el próximo 17 de junio, día en que ha fijado su salida del Consistorio de la localidad, ha estado- -y continúa- -embarrada de polémicas. La avalancha de críticas que se está granjeando por su viaje de dos meses por Cuba, Chile y Argentina son la punta de un iceberg que, a juicio de la oposición municipal, hace ya mucho que tocó techo. El enviado de la FSM. Antonio Fernández nació en Madrid hace 50 años. Con sus estudios de Bachillerato llegó a Pinto en 1989, después de haber trabajado durante un largo tiempo en la empresa Enagás- -de titularidad pública hasta hace algo más de una década- -como jefe de Servicios Generales por delegación de su partido, el PSOE. Al municipio pinteño llegó en plena trifulca política, enviado por la entonces FSM para apaciguar las aguas, ya que los socialistas locales, enfrentados a la Dirección Regional, querían apoyar la moción de censura contra el entonces alcalde, Carlos Penit, de IU. Llevó a buen puerto la labor encomendada y, una vez paralizada la moción, fue nombrado director de las Escuelas Taller Municipales. Su primer sueldo municipal ascendía a 130.000 pesetas de la época- -unos 800 euros- además de contar con una secretaria. Primer intento a la Alcaldía. En 1991 se presenta a las elecciones municipales como cabeza de lista por Pinto. Consigue seis de los 21 concejales con que cuenta el Salón de Plenos. Carlos Penit acaba de ser indultado por el Gobierno socialista por prevaricación, recuerdan desde el PP. ...Y, por fin, la victoria. En el siguiente intento, ya en 1995, consigue hacerse con el sillón de alcalde, aunque necesita el apoyo de los grupos independientes. Mayoría absoluta. Cuatro años más tarde consigue la mayoría absoluta. Mientras, su esposa, Ana María Arroyo Veneroso, es diputada de la Asamblea y ocupa el puesto de secretaria del Grupo Socialista en la Cámara regional, además de dirigir el PSOE local. En este segundo mandato como alcalde, Antonio Fernández cobra 550.000 pesetas (3.300 euros) Antonio Fernández ¿Trama urbanística? Pero si por alguna polémica se destaca este segundo mandato de Fernández es por el temporal que arrecia sobre él, en forma de denuncia por irregularidades urbanísticas. Tras poner el PP en conocimiento de la autoridad judicial, el 6 de marzo de 2003, lo que considera una trama urbanística, el fiscal de Medio Ambiente, Emilio Valerio Martínez, denuncia un presunto delito contra la Administración. En el supuesto delito estarían involucrados, además del propio alcalde, el promotor inmobiliario de la firma TPC, José Luis Capita Gallardo; el aparejador Francisco Blanco Villazón, y los dos hermanos del primer edil: Alberto y Santiago Fernández González, así como 15 miembros del PSOE pinteño, de los que siete formaban parte del equipo de Gobierno. Fruto de las denuncias de enriquecimiento ilícito, cohecho y prevaricación, y ya en el actual mandato, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid, que preside Pedro Javier Rodríguez González Palacios, ordena investigar el patrimonio del alcalde y conmina al juzgado a que investigue a todas y cada una de las 16 personas a las que denunció. El caso continúa abierto. Denuncia por mobbing En medio de esta situación, una trabajadora de Aserpinto, la técnico de Medio Ambiente Paloma Crespo Estefanía, denuncia por acoso moral en el trabajo al mismo alcalde, después de que éste la despidiera de modo improcedente La justicia le dio la razón a la empleada, afiliada al PSOE, por lo que fue readmitida en la empresa municipal. Ahí comenzó su verdadero calvario, según denunció en su día: tenía que fichar a la entrada; la ubicaron en un pasillo sin luz ni ventilación; la dejaron sin ordenador y no le asignaban tareas; tenía a su lado una persona que constantemente la estaba vigilando, e, incluso, llegó a caer enferma después de que en verano la colocaran junto al aparato de aire acondicionado. Todo esto, expresó a la revista local Pinto y medio bajo órdenes de Antonio Fernández. La resolución judicial continúa pendiente. La hija del alcalde, concejal. El 14 de junio de 2003, el regidor jura su cargo. Ha vuelto a ganar las elecciones, pero su hija Patricia Fernández Arroyo, que iba en las listas, no consigue acta de concejal. Sin embargo, la renuncia de dos socialistas que sí consiguieron llegar a ediles permite colocar a la hija de Fernández como concejal de Educación. A los dos miembros de las listas a los que, según el Partido Popular, obliga a no jurar su cargo los recoloca en cargos de su confianza creados para tal fin, con una remuneración de 43.300 euros Se sube su propio sueldo. Es en este último mandato cuando se publicó que el alcalde decidió subirse su propio sueldo un 56 por ciento: pasó de cobrar 46.470,356 euros anuales a 72.836,12. Así es como se convierte en el cuarto edil mejor pagado de toda la región madrileña. Además, el pasado verano, Fernández se encerró en la Consejería de Educación para pedir más centros educativos para Pinto. El encierro duró menos de 12 horas.