Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 3 2005 Internacional 25 Annan, a favor de la ampliación del Consejo de Seguridad en 2005 b El secretario general de Naciones Unidas es partidario de que este organismo pase de tener quince miembros, como en la actualidad, a los veinticuatro ABC WASHINGTON. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, pedirá hoy llegar a un acuerdo para ampliar el Consejo de Seguridad antes del próximo mes de septiembre y crear un nuevo Consejo de Derechos Humanos para reemplazar a la actual Comisión de Derechos Humanos. Ambos puntos figuran en un informe que Annan presentará hoy a la Asamblea General, en el que perfila las reformas que necesita la organización para adaptarse a la nueva realidad y a los desafíos del mundo, así como para alcanzar los objetivos de desarrollo fijados para el año 2015. El documento, de 63 páginas y titulado: En mayor libertad: hacia el desarrollo, la seguridad y los derechos humanos para todos será debatido en los próximos meses en la ONU, según explican los diarios Los Ángeles Times y The Washington Post. En el informe, que propone entre otras cosas que el Consejo de Seguridad pase de 15 miembros a 24, se pide que un acuerdo sobre esta ampliación no pueda ser vetado porque sólo un país se oponga a la entrada de un nuevo miembro. Esta es una reclamación expresada por India, Brasil, Alemania y Japón, que desean ser miembros permanentes del Consejo de Seguridad. El secretario general pide que la ampliación se produzca antes de fin de año para garantizar una representación más democrática en el órgano más importante del mundo. También se pide que se adopte una resolución que especifique cuándo y cómo se puede usar la fuerza Condoleezza Rice, secretaria de Estado de EE. UU. y el presidente chino, Hu Jintao, ayer en el Palacio del Pueblo REUTERS Rice presiona a la UE para que no levante el embargo de armas a China En su visita a Pekín, criticó la ley que permite usar la fuerza contra Taiwán PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Dentro de una gira asiática que la ha llevado hasta Japón y Corea del Sur, la consejera de Estado norteamericana, Condolezza Rice, presionó ayer a la Unión Europea para que no levante el embargo de armas que aún pesa sobre China, vigente desde la matanza estudiantil acaecida en la plaza de Tiananmen en 1989. Curiosamente, este serio aviso se produjo en Seúl pocas horas antes de que Rice recalara en Pekín, donde se reunió con el presidente chino, Hu Jintao, el primer ministro, Wen Jiabao, y el ministro de Exteriores, Li Zhaoxing. A pesar de la inclusión en la agenda de dichos encuentros diplomáticos, la consejera de EE. UU. no dudó en calificar de irresponsables a los gobier- nos de la UE si estos decidieran vender armas sofisticadas a China, que podría atacar a las fuerzas norteamericanas destinadas en el Pacífico Problemas regionales No en vano, Rice recordó que son las tropas de EE. UU. no las europeas, las que defienden la estabilidad y la paz en esta región donde soplan vientos de guerra después de que el régimen comunista promulgara la semana pasada una ley antisecesión que le autoriza a emplear la fuerza militar para impedir que Taiwán declare formalmente su independencia. Debido a la aprobación de dicha norma, la consejera confía en que la UE reconsidere su postura de anular el embargo de armas impuesto al gigante asiático o, al menos, posponga tal medida. Las diferentes opiniones sostenidas por la Casa Blanca y los líderes europeos sobre dicho asunto han vuelto a enrarecer las relaciones entre las dos potencias, sobre todo después de que numerosos dirigentes del Viejo Continente hayan apostado por eliminar las sanciones impuestas al Ejecutivo de Pekín. Y es que Washington está tan preocupado por el futuro de la isla, separada del continente tras el fin de la Guerra Civil en 1949, que su consejera de Estado abordará esta espinosa cuestión en las entrevistas que mantenga con los líderes chinos, con algunos de los cuales ya pudo conversar durante la visita que realizó al Gran Salón del Pueblo tras aterrizar en Pekín.