Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional LUNES 21 3 2005 ABC Los guardias sofocan un motín en la mayor prisión cubana AFP LA HABANA. Una tensa calma reinaba ayer en los alrededores del penal Combinado del Este, en las afueras de La Habana, después de que se pusiera fin a un motín iniciado el sábado por un centenar de presos, según informaron portavoces de organizaciones de derechos humanos. Los incidentes se produjeron en el ala norte, un sector de alta seguridad donde se albergan a condenados por delitos graves señaló el director de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn) Elizardo Sánchez Santa Cruz. Según informes de familiares, poco más de un centenar de internos participó en los incidentes, con quemas de colchones, gritos y enfrentamientos con los guardias del penal, considerado el más grande de Cuba. Sánchez Santa Cruz afirmó que al parecer no hubo heridos graves en la sublevación, que culminó a mediodía con el saldo de algunos prisioneros y guardias con contusiones y golpes leves En Combinado del Este están recluidos unos 4.000 presos, media docena de ellos disidentes. hacinados y en malas condiciones dijo Sánchez. RAMÓN HUMBERTO COLÁS Fundador del proyecto Bibliotecas Independientes de Cuba España no puede ver el problema de Cuba como algo doméstico En 1998, este médico psicólogo exiliado en Miami abrió su casa a sus compatriotas para que pudieran leer libros prohibidos por Castro. Así nació el proyecto Bibliotecas Independientes TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: YOLANDA CARDO Incidentes durante una marcha de esposas de presos en La Habana AFP LA HABANA. Centenares de mujeres que coreaban consignas a favor del régimen de Cuba, se manifestaron ayer contra una veintena de esposas de disidentes presos que salían de una misa en la cual oraron por la libertad de sus familiares, según constató France Presse. Al grito de Chin, pun, fuera, abajo la gusanera (antirrevolucionarios) las manifestantes surgieron de improviso de calles adyacentes a la parroquia de Santa Rita, en el barrio residencial de Miramar, donde las esposas de los presos políticos acuden en forma habitual a efectuar sus plegarias. El pequeño grupo de disidentes fue rodeado por más de dos centenares de personas, que afirmaron integrar los cuadros de la oficialista Federación de Mujeres Cubanas, que las hostigaron con cánticos y consignas en su contra. El incidente se produjo cuando las esposas de los presos, conocidas como las Damas de Blanco por ir vestidas de ese color, se retiraban en forma pacífica de la iglesia, y coincidía con el segundo aniversario de la detención de 75 disidentes. BARCELONA. ¿Hay libros prohibidos en Cuba? -Sí, hay libros prohibidos. En 1998, alguien formuló esa pregunta a Fidel Castro. Dijo que en Cuba no hay libros prohibidos, sino falta de dinero para comprarlos. Aquello me sorprendió y le dije a mi mujer: ¿Oyes lo que dice este tipo? Mañana voy a poner todos mis libros a disposición para que la gente los lea Al día siguiente lo hice. Kundera, Solszeninski, Orwell, Cabrera Infante... Eso supuso un desafío al régimen. El sistema tiene muchas fisuras y mucha porosidad, y en las palabras de Castro encontramos esa porosidad. Creamos la Biblioteca Independiente Félix Varela y en la puerta de casa escribimos En Cuba no hay libros prohibidos, Fidel Cuando la noticia se hizo extensiva en los círculos de la disidencia interna, la gente se interesó por hacer su propia biblioteca. ¿Cuántas hay actualmente? -Más de doscientas, pero en nuestra red funcionan 77. Ofrecemos lectura sin censura, un espacio libre para que la gente escoja libremente. Más de 300.000 personas han pasado por nuestras Bibliotecas. Hay más personas, que no quedan registradas, pero participan indirectamente a través de sus amigos y familiares. Lo más interesante es que los libros no se pierden, son muy atractivos y siempre vuelven. -Eso ha tenido un coste personal. -El Gobierno de Cuba subestima todo lo que sea oposición. Cuando comenzamos con las bibliotecas pensaron que era cosa de locos. Pero cuando se dieron cuenta de que recibíamos libros de la comunidad internacional, los confiscaron en la aduana. Procedían de Suecia, de Estados Unidos, de la República checa... Pero empezaron a llegar por valija diplomática. Tiene mucho mérito la ayuda de Convergència i Unió, que nos envía miles de libros. Entonces impedieron el movimiento interno. Me detuvieron en Santiago y en La Habana. Me golpearon, me metieron en el calabozo más de veinte veces, y mi familia fue desalojada de casa. A mi hijo pequeño le despertaron para revisar su cuna, mi hija tenía dificultades en la escuela. Represalias constantes. Muchos amigos dejaron de hablarme. Eso sólo se entiende cuando vives en un sistema totalitario. ¿Qué espera de su visita a España? -En marzo de 2003, 75 compatriotas fueron encarcelados. Castro pensó que la guerra en Irak distraería la atención y detuvo a personas inocentes, entre ellas 17 bibliotecarios independien- ¿Cómo es posible que intelectuales europeos se abracen a un hombre que no tiene piedad para matar, para reprimir? tes, activistas políticos o sindicalistas condenados a penas de entre 15 y 26 años de prisión. Hombres que de forma pacífica han ejercido su derecho a ser libres, diciendo la verdad y planteando un referéndum para que el pueblo cubano elija su destino. Castro dijo que respondían a intereses de los Estados Unidos, lo cual es falso. Nosotros hemos recibido la ayuda de Estados Unidos, pero nuestro movimiento es auténticamente cubano. Parte de esta visita a España es para llamar la atención sobre la vulneración de los derechos humanos, lo que obliga a muchas personas a abandonar el país. Muchos mueren en el mar. Hace un mes falleció una bibliotecaria independiente. Hay miedo, acoso, persecución. ¿La comunidad internacional es permisiva con el régimen cubano? -Hay complicidad, seamos claros. Es lamentable. ¿Cómo es posible que algunos intelectuales europeos se abracen a un hombre que no tiene piedad para matar, para reprimir? Castro vende una imagen de hombre bueno que ha garantizado la educación y la sanidad. ¿Alguien se ha preguntado el coste de ello? En la escuela cubana no se enseña a pensar, sólo a responder incondicionalmente al modelo político. No hay medicinas ni técnica, los médicos tienen un sueldo muy bajo, aunque profesionalmente sean muy buenos. ¿Cómo valora las relaciones del actual Gobierno español con Cuba? -Creo que hay que llevar el tema de Cuba al nivel que estaba antes. No se puede ceder. No se puede ser débil con alguien que es implacable. El diálogo político crítico como lo llaman aquí puede ser favorable, siempre y cuando se obtengan resultados. Existe una tendencia a decir que se han liberado presos por la presión de España. Los presos políticos han salido por presión de sus familiares, sobre todo por las Damas de Blanco, que salieron a las calles a manifestarse como nunca había ocurrido en la historia de Cuba. España no puede considerar el problema de Cuba como algo doméstico. ¿Leer ayuda a combatir el miedo? -Ayuda a vencer el miedo y a enseñar a los ciudadanos que son los protagonistas del cambio. El miedo, en los regímenes totalitarios, funciona muy bien para los intereses del Estado. Pero no se puede superar el miedo sin información. La red de Bibliotecas Independientes están muy ligada a ese interés, a que la gente se informe y tenga referencias de lo que ocurre más allá de Cuba. Cuando una persona pone su firma y se lleva un libro, ya ha comenzado a liberarse y se convierte en un referente moral para la comunidad. De ahí la importancia de que nos lleguen libros. España, por sus relaciones históricas y afectivas, tiene mucho por hacer. Pero eso no siempre ha sido así. ¿Es optimista sobre el futuro de Cuba? -Después de Fidel Castro, todo será mejor, porque es el primer gran paso para la solución de nuestra crisis nacional. Castro ha implantado un régimen personalista, al nivel de los talibanes. Se erige en la autoridad absoluta del país. Si la transición es violenta nunca será por culpa de los demócratas cubanos. Hablamos de un movimiento pacífico, que no apela a las armas. La disidencia está planteando caminos para la transición. Son miles los cubanos que ya han empezado a ejercer sus derechos. La sociedad se está moviendo. Soy optimista.