Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LUNES 21 3 2005 ABC ÁNGEL ACEBES Secretario general del Partido Popular Zapatero está rompiendo el espíritu de concordia de laTransición Cumplido un año de Gobierno socialista, el PP pisa el acelerador como oposición y su número dos vuelve a la carga: menos 11- M y más denuncia del peligro que sobrevuela el actual modelo de Estado ÁNGEL COLLADO ¿A qué atribuyen en el Partido Popular la decisión de Zapatero de quitar la estatua de Franco, algo que no quiso hacer Felipe González? -Es una muestra más de que, incluso personalmente, es sectario y radical. Y que está rompiendo el espíritu de concordia de la Transición, alienta la división y el enfrentamiento entre los españoles. Ni le importa sacar la Guerra Civil, el episodio más doloroso de la historia de España. Esto no lo había hecho ningún presidente de la democracia. -Pues Peces- Barba ya identifica al PP con los malos de la Transición, según dijo en el homenaje a Carrillo. -Habría que preguntar al Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo si se refiere a los cargos amenazados o a los ediles del PP que han dado su vida por defender la democracia en el País Vasco. Si le faltaba algo para quedar absolutamente desacreditado, ya lo ha conseguido. Tiene en contra al 80 por ciento de las víctimas y al principal partido de la oposición. Hace mucho que tenía que haber dimitido. ¿Les preocupa el poco desgaste que parece sufrir Zapatero en los sondeos pese a sus denuncias? -Por lo que estamos preocupados no es por su escaso desgaste sino por su escasa gestión de gobierno. Estamos ante un Ejecutivo presidido por un político incompetente e insolvente que no se preocupa de los problemas de los ciudadanos, sino de la propaganda. España, durante este año, ha estado gobernada por una agencia de publicidad. Zapatero dice la frase que le preparan, pone el gesto y luce la indumentaria que le aconsejan para quedar bien en televisión. Además, está en manos de un grupo independentista, ERC, y se dedica a abrir procesos de reformas institucionales sin criterio ni modelo. -Reconocerá que Zapatero sí cuida al electorado que fue la clave de su victoria (retirada de las tropas de Irak, matrimonio homosexual... -Es que lo que tiene en cuenta no son los intereses generales de los ciudadanos, sino lo que le conviene al PSOE de cara a las elecciones. Es decir, vivir y gobernar a golpe de lo que establecen las encuestas. Y una buena parte de la gestión de este año ha consistido en identificarse con las posiciones más radicales. ¿Es bueno o es malo para España el deterioro en las relaciones con EE. UU. y el acercamiento a Cuba y a Chávez? Nos ha llevado a la irrelevancia en Europa, nuestra política internacional es menguante y el peso de España cada vez menor. Ha optado por ser el líder de comandantes y coroneles y eso es malo para España. -Ante un balance tan negativo, ¿a qué atribuye el hecho de que de Zapatero mantenga su buena imagen? -El primer año siempre es el mejor para quien ha ganado unas elecciones, y aunque la mayoría de los españoles son críticos, esa opinión no parece afectar tanto al jefe del Ejecutivo. Esa diferencia obedece a la decisión de aislar al presidente del Gobierno. Tratan de desvincularle de la gestión económica, del problema del modelo de Estado... Así aparece como una configuración artificial. Pero tendrá un recorrido escaso porque no se puede fingir permanentemente y no ocuparse de gobernar. -Y ustedes, ¿no podrían hacer una mejor oposición? -Nosotros hemos cumplido con nuestra obligación: hacer una oposición firme, exigente, pero sin anteponer los intereses partidistas a los de los españoles. Cuando tuvimos que ofrecer un acuerdo, porque había una enorme preocupación por el desafío independentista de Ibarretxe, lo hicimos, aunque el pacto luego fue rechazado; cuando hemos tenido que apoyar en la lucha antiterrorista, lo hemos hecho. -Rajoy ha dejado claro que todo o nada en materia de reformas institucionales. ¿Están preparados para afrontar el aislamiento total? -El PP ofreció un pacto a Zapatero que hubiera dado tranquilidad y estabilidad: mantener el consenso de los dos grandes partidos en lo que afecta a la unidad de España, a la soberanía del pueblo español y a la igualdad entre los ciudadanos independientemente del lugar donde vivan. Este pacto generoso Acebes en el Congreso junto al original de la Constitución RAJOY Además de una oposición firme, ha tenido que hacer los discursos que no hace el presidente del Gobierno en momentos clave, como la comparecencia de Ibarretxe POLÍTICA INTERNACIONAL Zapatero nos ha llevado a la irrelevancia en Europa. Nuestro peso es cada vez menor. Ha optado por ser el líder de comandantes y coroneles y eso es malo para España se rechazó para optar por la alianza con un partido que quiere la independencia de Cataluña. No creo que estemos solos en la defensa de los principios básicos de la convivencia nacional. -Da la impresión de que el plan del Gobierno es ganar tiempo, contentar a unos y a otros más que concluir una reforma concreta. -Quiere contentar a unos más que a otros. Aunque dice sí de entrada a todo el mundo, luego procura cuidar mucho más a los nacionalistas que al resto. -El único acuerdo que les queda con el PSOE es el de reformar el Reglamento del Congreso. ¿Cederán a la exigencia del plurilingüismo? -Claro que no. Esta política de descontrol en todos los ámbitos, de cesión permanente a los nacionalistas, ha llevado al presidente del Congreso a pedir a su propio partido que se aclare. Al final sale lo de siempre, lo que quiere ERC, que utilicemos traductores para entendernos los representantes del pueblo español. ¿Tiene alguna esperanza en que desde dentro del PSOE el malestar que manifiestan algunos barones y ministros por las cesiones se traduzca en algo más concreto? -Hay una parte del PSOE que no se atreve a alzar su voz en defensa de la Constitución con la decisión que los intereses generales aconsejan. Zapatero abre ese proceso porque se lo han pedido, pero no sabe para qué, y se lo encomienda, como todo, a terceras perso- nas. ¿Es serio que un presidente del Gobierno ponga en cuestión el modelo territorial de su propio país anunciando que pone en duda que España sea una nación y, partir de ahí, se lo encomiende a un órgano, el Consejo de Estado, cuyo presidente hace unas manifestaciones con teorías en las que se acerca a las posiciones de Ibarretxe y Carod? ¿Se ha asentado Rajoy como presidente del PP y jefe de la oposición? -Rajoy ha sido un líder que ha hecho una extraordinaria gestión en un momento muy complicado para el PP. Es un líder serio, solvente, y tiene claro lo que hay que hacer con España y con el PP. Y lo ha puesto en marcha. Gracias a él, el PP se ha renovado y, a diferencia de lo que algunos querían y vaticinaban, no ha habido divisiones ni enfrentamientos. Hoy España cuenta con un partido unido, cohesionado, que defiende el mismo proyecto político en todos los puntos de España y que hace una oposición muy seria gracias a Rajoy. -Hay voces en su partido que le reprochan falta de contundencia. -Pues, como se ha visto en el Parlamento, además de una oposición firme, Rajoy ha tenido que hacer los discursos que no hace el presidente del Gobierno en momentos clave- -la comparecencia de Ibarretxe- -para decir que el País Vasco no se iba de España. Era algo que a los españoles les hubiera gustado escuchar del jefe del Ejecutivo. ¿La aproximación de los socialis-