Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 3 2005 Nacional 19 El escándalo de las facturas falsas de Sevilla se cobra sus dos primeras dimisiones El delegado y el número dos del distrito dejan sus cargos en el Ayuntamiento que sea un caso de corrupción política y asegura que Marín y García han dejado el cargo asumiendo su responsabilidad por un error administrativo M. D. A. SEVILLA. Las irregularidades de las facturas falsas emitidas por el sevillano distrito Macarena se cobraron ayer su dos primeras víctimas con la dimisión de los responsables más directos del mismo: el concejal José Antonio García y su secretario en el distrito, José Marín. García compareció junto a Marín para informar de su dimisión irrevocable y dio lectura, sin admitir preguntas de los periodistas, a un comunicado en el que reconoció que las dos primeras facturas denunciadas por la oposición- -de las 28 presentadas por José Pardo, antiguo socio de Juan Guerra, a nombre de la empresa COS- -son falsas. Aseguró que en este caso fuimos inducidos al error puesto que el Ayuntamiento sevillano defendió en un primer momento que las obras se habían hecho y apuntó que el Gobierno municipal ha reclamado a la Intervención del Ayuntamiento que lleve a cabo cuantos trámites sean necesarios para reponer en las arcas municipales el importe de estas facturas, que asciende a 4.800 euros. b El PSOE niega Monteseirín da el caso por cerrado El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) dio ayer por cerrado desde el punto de vista político el caso de las facturas falsas que José Pardo, antiguo socio de Juan Guerra, cobró al Ayuntamiento con la dimisión del ex concejal del Distrito Macarena y su director de área. Sánchez Monteseirín consideró que la decisión hecha pública por José Antonio García, actual concejal de Consumo, y su director de área, José Marín, les honra porque es consecuencia de que yo le encargué al delegado del Distrito Macarena que llevara a cabo todas las actuaciones necesarias para acreditar fotográfica y documentalmente que se habían realizado las obras y se ha comprobado que dos de aquellas obras no se habían realizado el caso de la demolición de la edificación de San Diego fuimos inducidos a error, ya que ambas obras no fueron realizadas Ello, aseguran, provocó involuntariamente el error de nuestro grupo municipal cuatro de cuyos integrantes- -el propio García, Francisco Fernández, Emilio Carrillo y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis- comparecieron ante la prensa asegurando que la obra se hizo. Ante esta situación, Marín y García González recordaron que su trayectoria política y sindical se ha regido siempre por el servicio a los ciudadanos y las ciudadanas de Sevilla, la defensa de nuestro barrio y de los más desfavorecidos; por eso asumimos hoy nuestra responsabilidad política y presentamos nuestra dimisión de manera irrevocable No puede imputarsenos ningún tipo de enriquecimiento, nos avalan más de treinta años y no tenemos que demostrar nuestar decencia... Fuimos honrados, somos honrados y seguiremos siendo honrados, ese es el único patrimonio que tenemos, nuestra honestidad. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio tensión de los últimos días y horas y en la que, sin dar opción a preguntas, el que fuera delegado del distrito Macarena leyó un comunicado en el que ambos basan su dimisión en que se ha comprobado que las obras del chozo de San Diego- -como denunció el PA- -nunca se llevaron a cabo. En la nota, García y Marín destacan que tras la investigación que sobre las denuncias de irregularidades en Macarena les encomendó el alcalde aportan facturas y José Antonio García RAUL DOBLADO pruebas fotográficas que demuestran que cada una de las obras de las que maliciosamente se les había acusado de no haberse ejecutado están hechas, pero que han comprobado que en Un gesto generoso Apenas media hora después de la comparencia de García González y Marín, lo hacía el secretario provincial del PSOE, José Antonio Viera. en la sede del partido. Viera, tras avalar las medidas puestas en marcha por el alcalde para esclarecer lo sucedido en el distrito Macarena, destacó que la dimisión de García y Marín, que tildó de dolorosa y difícil para los socialistas y un gesto generoso por su parte, es una respuesta de responsabilidad política tras sacar a la luz la investigación puesta en marcha por el Ayuntamiento que, efectivamente, dos de las facturas correspondían a obras no ejecutadas. El responsable provincial de los socialistas precisó que estas dimisiones no tienen nada que ver con casos de corrupción, tráfico de influencia o inmoralidad. Lo que se asume es la responsabilidad política de no haber llevado a cabo correctamente una actuación desde el punto de vista administrativo Eso sí, no desmintió que José Pardo, quien figuraba como representante de COS, empresa a la que se le adjudicaron esos trabajos y los otros 26 más, fuese militante socialista en la fecha en la que se le encomendaron los mismos. Reconocer errores A la polémica por el pago de una obra en San Diego que no se habría realizado se sumó esta semana la confirmación por la empresa Construcciones Obras Sevilla (COS) de que no había ejecutado ninguno de los proyectos que se les adjudicaban en el distrito Macarena. Ello obligó a los socialistas a reconocer errores y a poner en conocimiento de la Fiscalía los hechos, mientras se condicionaban al resultado de la investigación posibles consecuencias de los mismos. Pues bien, después de que en la tarde del viernes, y ante el cariz que estaba tomando el escándalo, la ejecutiva provincial del PSOE mantuviera una maratoniana sesión en la que los responsables socialistas reclamaron al alcalde que se asumieran responsabilidades políticas, ayer a media mañana el concejal delegado de Salud José Antonio García González y el jefe de área José Marín comparecían ante la prensa y anunciaban su dimisión irrevocable. Fue una comparecencia en la que los rostros de Marín y García Gonzalez, sobre todo de éste, eran claro reflejo de la