Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Jamás he visto un gobierno tan desavisado, tan desorientado, tan despistado, pero tan audaz como el del futuro Premio Nobel de la Paz ZAPATERO, PREMIO NOBEL P, pasas a la Historia, tío, te dan el Nobel de la Paz Ayer, leerían ustedes aquí mismo, en ABC, estas palabras que los batasunos proyectan decirle a Zapatero para animarle a que haga concesiones a la banda etarra. Esta triquiñuela de ofrecer halagos al presidente del Gobierno al precio de que permita a los etarras alcanzar sus objetivos separatistas y la libertad de sus presos la explicaba la dirigente batasuna Elisabet Zubiaga al terrorista Jorge García Sertucha, encarcelado tras su detención en Mallorca por intento de asesinato a Su Majestad el Rey. Los etarras intentan obtener del PSOE que permita la presentación de Batasuna en las elecciones del País Vasco y excarcelaciones de presos etarras. Ése es el precio que el Estado tendría que pagar a cambio de una tregua de ETA. La grabación de la cinta con la conversación entre la etarra y el preso, realizada con conocimiento y autorización del juez, deja en evidencia la terquedad de los socialistas en negar los contactos con Batasuna. Esos contactos se han realizado al través de los socialistas vascos, que para eso se hizo la operación de descabalgar a Nicolás Redondo y poner allí al tal López. Aquel movimiento tenía su porqué que dice el pueblo. Buena la están liando estos socialistas nuestros, buena, buena, buena. Teniendo ahí de consejero áulico a Pérez Rubalcaba, ese maquiavelo de pitiminí, de chiringuito, maquiavelo de secano, no se sabe dónde podemos ir a parar. Los que intentan gobernar llevan en danza toda la cristalería del Estado y hacen con ella juegos malabares. No sabemos lo que se les caerá primero y se hará añicos, que a ver quién será el guapo que luego pega los pedazos. Están destrozando las relaciones con USA, los acuerdos con la Iglesia, intentan despedazar la Constitución, no sabemos a ciencia cierta lo que quieren hacer con el Estado, han entrado en tropel en la ordenación de la Enseñanza, se disponen a dejar que se cuelen los petardos contra normas constitucionales al través de nuevos Estatutos de Autonomía, consienten el federalismo asimétrico de Maragall, hacen planes alternativos con los peneuvistas, y además negocian con Batasuna y ni siquiera admiten que está en curso la negociación. Cada día nos enteramos de una nueva noticia de acercamientos de gente del PSOE a elementos de la banda etarra. Empiezan a salir sirios entre los afiliados al Partido Socialista. Rechazan las comparecencias de nuevos testigos en la Comisión parlamentaria del 11- M porque no quieren conocer la verdad. Los verdaderos fantasmas de estos momentos no están en las ventanas del Windsor sino pululando por Ferraz y por las sedes del socialismo vasco y del socialismo catalán. La conversación entre la batasuna y el etarra es elocuente. Y además, a Zapatero lo tratan con un desprecio olímpico hacia su inteligencia. Parece que hablan de un reconocido tontorrón, que se deja engañar con unas estúpidas adulaciones. Tengo ochenta años y llevo setenta mirando la política, y os puedo jurar que jamás he visto un gobierno tan desavisado, tan desorientado, tan despistado pero tan audaz como este del futuro Premio Nobel de la Paz. Dios proteja a esa paloma. Z EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Mandar al Rey como jarrillo de lata con los marroquíes y los cubanos, ¿es ciudadanía, es talante o es paz? Romper la concordia de la transición, ¿es paz, es talante o es ciudadanía? Son las voces de rigor de la dictadura de lo políticamente correcto LAS COCES DE RIGOR N los países europeos y democráticos no se mantienen recuerdos de los dictadores, cierto. Pero ennuestras naciones hispánicas del lagarto, lagarto de la triste tradición de alzamientos, cuartelazos, sanjurjadas, sargentadas y tricorniazos de Tejero, repetir tres palabras a modo de jaculatoria civil, a los liberales por lo menos nos recuerda, ay, a la dictadura. Lo digo por el triple lema de la paz, la ciudadanía y el talante como parte contratante de la primera parte de este añito de rodrigato. ¿De qué? -De rodrigato. Si el mandato de González era el felipato y el de Aznar, diz que el desastre mayor que vieron los siglos, el mandato de Rodríguez ha de ser el rodrigato. Aunque a Rodríguez no le gusta que se le llame Rodríguez, lo delata como Rodríguez hasta la chaqueta de los trajes carísimos que se compra. El sastre de lujo que se los corta hasta tiene lista de espera, como quirófano de sanidad pública, porque todos los jerarcas socialistas obreros no quieren ser menos, y que les cosa ese sastre. Aunque la chaqueta le cueste tres salarios mínimos interprofesionales a este señor tan de izquierdas Visa Oro, el sastre, por bueno que sea, no puede conseguir que quien tiene un pecho de alcayata deje de tenerlo, y no aparezca dando la impresión de que se ha dejado la percha dentro al ponerse la chaqueta. Antes que nos metiéramos en el probador íbamos por la jaculatoria civil: paz, ciudadanía, talante. Rodríguez ha tenido que leer mucho a Azaña, lo de paz, piedad y perdón Y llegado el primer aniversario del 14- M en que cobró el sangriento y doloroso cuponazo que le tocó el 11- M, se ha dicho: ¿Paz, piedad y etcétera? Pues se van a enterar: paz, ciudadanía y talante. ¡Toma ya, Manuel Azaña! Si paz, ciudadanía y talante sonara a Aragón tres, Zaragoza, Huesca y Teruel o a Puerta, Camino y Mondeño no habría el menor inconveniente. Lo malo es que dicen que el talante suena a José Antonio Primo de Rivera y a la prosa falangista que estudió Mainer, y el conjunto, pues a E muchas tristes tripletas dictatoriales del tiempo que han querido descabalgar. Paz, ciudadanía y talante suena a por la patria, el pan y la justicia o a una patria, un estado, un caudillo Y suenan a las que no logró aprenderse en 1939 el padre de Manolo Caracol, Caracol el del Bulto, que se había pasado la guerra en Madrid y que, como toda la población civil, tenía que saludar brazo en alto a las llamadas voces de rigor Aquello de: -España... ¡Una! -España... ¡Grande! -España... -Libre... Para disimular su antigua ciudadanía del Madrid republicano, Caracol el del Bulto no se cortaba un pelo. Y cada vez que se podía mangar algo respondiendo a las voces de rigor, le ganaba nadie en responder. ¿Cómo? De la manera que verán: -España... ¡Una! -España... ¡Dos! -España... ¡Tres! ¡Y a mangar! Es lo que habrá que hacer cuando no entendamos bien qué es paz, qué ciudadanía, qué talante. Reinventar peligrosamente las dos Españas con el homenaje al Marqués de Paracuellos del Jarama, ¿es paz, es talante, es ciudadanía? ¡Una! Mandar al Rey como jarrillo de lata a hacer mandados con los marroquíes y los cubanos, ¿es ciudadanía, es talante o es paz? ¡Dos! Romper la concordia nacional de la transición, ¿es paz, es talante o es ciudadanía? ¡Tres! Son las nuevas voces de rigor de la dictadura de lo políticamente correcto. Ojo, voces de rigor, no vaya a ser comoaquella errata del diario FE Por último, el camarada Girón dio las coces de rigor