Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 19 3 2005 ABC Salud La investigación abierta en el hospital madrileño Severo Ochoa ha reabierto el debate sobre la atención de los enfermos terminales y los límites de la sedación al final de la vida. En España hay 350 equipos dedicados a estos cuidados, pero no es suficiente. La Sociedad Española de Cuidados Paliativos reclama recursos urgentes para atender el sufrimiento de quienes desean morir en paz Cuidados al final de la vida TEXTO: NURIA RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Nadie olvida a un enfermo que ha muerto con una crisis paroxística; intentando respirar, pero sin lograr que entre el oxígeno en sus pulmones y con los ojos fuera de sus órbitas A Vicente Valentín, oncólogo del Hospital Doce de Octubre de Madrid no hace falta que nadie le defienda la necesidad de la sedación en situaciones que no se pueden manejar de otra manera. Él, como otros oncólogos y médicos de cuidados paliativos, conoce de cerca cómo son los últimos días de los enfermos terminales. Sabe también que sedación nunca debe identificarse con eutanasia, un término con el que sólo puede calificar- se la acción que busca una muerte rápida, no calmar el sufrimiento. El dolor en los pacientes terminales se va controlando con calmantes potentes que se adaptan a cada situación. Pero a pesar de todos los tratamientos es necesario provocar un coma farmacológico, que en contadas excepciones puede inducir una parada respiratoria asegura Antonio Antón. presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) La sedación para morir sin angustia ni dolor no es una alternativa nueva. Desde hace más de veinte años los médicos recurren a fármacos potentes pa- ra ayudar a los enfermos a pasar las fases finales de su enfermedad. Sin embargo, el caso del Severo Ochoa, donde se investiga un número indeterminado de sedaciones paliativas, ha añadido más confusión y dudas éticas. Y, sobre todo ha sacado a la luz la carencia de equipos de cuidados paliativos en España. La falta de equipos De las 1.500 camas destinadas a cuidados paliativos, un tercio está en Cataluña Los cuidados paliativos en España Unidades de cuidados paliativos 220 838 122 Atención domiciliaria Equipos de soporte hospitalario 1 010 10 Asturias 254 País Vasco Cantabria Navarra La Rioja 785 Galicia Castilla y León 352 Aragón 41 47 36 9 11 7 Cataluña Madrid 231 de cuidados paliativos obliga a los enfermos a acudir a los servicios de Urgencias de los hospitales, donde se resuelven peor los dilemas éticos que se plantean al final de la vida argumenta el presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) Xavier Gómez Batiste. Pionero en Europa en los cuidados de los enfermos terminales, este experto asegura que no hay excusa para desarrollar un plan de cuidados paliativos en España. Hace tres años la Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió a sus miembros que pusieran en marcha programas de cuidados paliativos que minimizaran el sufrimiento de los enfermos con cáncer, el 70 por ciento de los pacientes que requieren cuidados paliativos. No importa cuál sea el grado de limitación financiera del país afirmó la entonces directora de la OMS, Gro Harlem Brundtland. España aún no ha hecho sus deberes. El país cuenta con 350 equipos dedicados a cuidados paliativos, la mitad de los cuales son de atención en el domicilio. El resto se reparte entre las escasas unidades con las que cuentan los hospitales, con camas reservadas exclusivamente al tratamiento de estos enfermos y centros de media estancia. Con estos medios se cubre al 26- 30 por ciento de los pacientes oncológicos, aunque la OMS aconseja que alcance al 70 por ciento. En cuanto a camas, recomienda unas 3.500 camas dedicadas a paliativos frente a las 1.500 que posee España; 500 de ellas en Cataluña. Extremadura 142 138 El modelo catalán 131 Castilla La Mancha C. Valenciana Baleares 030 14 13 3 Murcia 350 300 Andalucía 322 Canarias 010 Recursos hospitalarios Recursos domiciliarios Otros recursos Total recursos 250 200 150 100 50 0 Ceuta Fuente: Sociedad Española de Cuidados Paliativos. Datos hasta 2002 Evolución de los recursos 1984- 2002 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 00 01 La gran variabilidad de recursos en tre Comunidades Autónomas es una de las mayores preocupaciones de la Secpal. Cataluña es la Comunidad que más camas y equipos dedica a estos pacientes. Extremadura está intentando imitar este modelo y dentro de unos años alcanzará una situación similar. A la zaga está Canarias, con unidades en Las Palmas que dan cobertura a un gran número de ciudadanos. En el extremo contrario se sitúan Castilla y León, País Vasco y Madrid con coberturas muy bajas. Una grave situación de inequidad para los enfermos españoles afirma Gómez Batiste. La SEOM defiende no sólo los cuidados de la fase final, sino la atención continuada a lo largo de toda la enfermedad. Es cierto que necesitamos más recursos para los enfermos de cáncer, pero en todos los tramos de la enfermedad: desde los primeros tratamientos hasta el final de la vida reclama Antonio Antón. A su juicio, la res-