Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 SÁBADO 19 3 2005 ABC Madrid La demolición del Windsor Zona de restricción total Edificio Bronce Orense FASES SIGUIENTES DE LA DEMOLICIÓN Se continuará la demolición teniendo en cuenta la forma estructural del edificio, por lo que se iniciará en los elementos de menos a más seguros, o lo que es lo mismo, de fachada al núcleo de escaleras 1. -Despiece de los forjados: de fuera a adentro 2. -Demolición de vigas y pilares: siguiendo también el mismo orden de fachada al interior 3. -Despiece del núcleo central: se deja para el final por ser el elemento más sólido y seguro del conjunto estructural PLANTA DE FORJADOS 4 placas de forjado Edificio Estrella 1 El Corte Inglés laverde 1. 2 EDIFICIO WINDSOR Raimundo Fern ández Vil Este trabajo se realizará sucesivamente planta a planta, hasta descender a una cota que sea accesible desde el suelo vigas 2. Fases realizadas de la demolición 1. -Delimitación de la zona de seguridad en superficie y cierre al tráfico de peatones y vehículos ajenos a la obra 2. -Montaje de 4 grúas exteriores 3. -Desmontaje de elementos y resto de estructura que permanecían inestables, colgando del exterior de la fachada 4. -Desmontaje de la grúa- torre que se encontraba en la coronación 3. 3 PEDRO SÁNCHEZ Los dueños del Windsor presentan su propio proyecto de demolición tras un mes de obras El Ayuntamiento ha retirado ya más de 38 toneladas de materiales metálicos y 1,9 de escombros b Los restos del rascacielos no irán a la enorme planta de tratamiento de Navalcarnero, de la Comunidad, según Urbanismo, por problemas de acceso a la zona CARLOS HIDALGO MADRID. Justo un mes después de que el Ayuntamiento firmara el decreto por el que autorizaba la demolición del edificio Windsor, la familia propietaria del rascacielos siniestrado, los Reyzábal, presentó ayer en el Registro Municipal su propio plan de derrumbe. Lo hizo mediante la empresa gestora del inmueble, Asón Inmobiliaria de Arriendos, S. L. y, curiosamente, a sólo una hora de la presentación en rueda de prensa del balance de los primeros 30 días de actuaciones por parte del Ayuntamiento de la capital en la zona cero El proyecto de los Reyzábal es, según la inmobiliaria, un ejemplo de que si Asón estuviese de acuerdo con el plan presentado por el Ayuntamiento, no haría otro alternativo No en vano, al comienzo de toda la polémica y antes de que Urbanismo hiciera público el importe real, los Reyzábal rechazaron que el coste de las actuaciones pudiera elevarse a 22 millones de euros, como en un principio se comentó. Al final, el Consistorio fijó el precio de 17,5 millones, que se serían cargados una vez finalizados los trabajos a Asón Inmobiliaria. Pero en esta ceremonia de la confusión existe otro matiz: el plan B de los Reyzábal llega cuando las obras de desmontaje están bastante avanzadas, con prácticamente toda la maquinaria desplegada y la casi totalidad de los trabajos preliminares finalizados. Precisamente, de este último punto dio ayer cuenta el jefe del Departamento de Control de Edificación de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Emilio García de Burgos, quien, durante su comparecencia ante los medios de comunicación, aseguró que no sabía nada acerca del proyecto presentado por los propietarios del Windsor. García de Burgos expresó la posibilidad de que los propietarios tomasen las riendas del proceso de derrumbe una vez que las condiciones de seguridad estuvieran garantizadas; es decir, con los trabajos muy avanzados, quizá, a la altura del cuarto piso, donde se encuentra la primera planta técnica. Eso sí, García de Burgos destacó que las obras van a buen ritmo y, como prueba de ello, esgrimió algunos datos al respecto: por un lado, las 38 toneladas de restos metálicos y las casi 2 de escombros retiradas en estas primeras semanas de trabajos. Tras la eliminación de la grúa- torre que coronaba el desvencijado edificio, éste era el paso posterior más importante, principalmente, por dos razones: de un lado, para garantizar la estabilidad del ras- cacielos y la seguridad de los operarios, y, por otro, para permitir a la Policía Científica la recogida de pruebas, sobre todo sobre la segunda planta técnica, la 17, que puedan servir al juez que instruye el caso dilucidar qué ocurrió la noche del 12 al 13 de febrero pasado a los pies del paseo de la Castellana. Aprovechamiento de los restos Los restos inservibles tienen como destino dos plantas de tratamiento autorizadas por la Comunidad- -una, para elementos metálicos, en Mejorada del Campo, y la otra para los de construcción, llamada Salmedina, en el kilómetro 13,500 de la carretera de Valencia- por lo que, finalmente, queda desechada la utilización del nuevo complejo de Navalcarnero, el de mayor capacidad de España, por problemas de acceso a la zona, ya que las elegidas están más cerca inquirió García de Burgos. De cualquier modo, ello no supone que los restos del Windsor- -unas 100.000 toneladas, de las que 32.000 serían aprovechables- -no puedan servir en un futuro para construir carreteras en la región o en cualquier otra obra pública. En cuanto a los elementos impropios o contaminantes, recibirán un tratamiento especial en un punto limpio para evitar que perjudiquen al medio ambiente. La cuarta grúa móvil llegará a principios de abril para el desmontaje de las plantas Aunque los técnicos de la Gerencia de Urbanismo aseguran que los trabajos preliminares acometidos hasta ahora en Azca forman parte de la demolición del edificio Windsor, el desmontaje propiamente dicho de las plantas de lo que queda del rascacielos habrá de esperar a la llegada de la cuarta grúa móvil que se encargará de ello. Estará junto al edificio de La Estrella, junto con otra de las tres restantes. Para ello se han abatido los falsos techos de los túneles que pasan por debajo del área, así como las instalaciones de electricidad, fontanería y climatización, y así evitar el desplome del suelo sobre el que estarán las grúas. Por otra parte, ha quedado restablecido el servicio de la Línea 6 de Metro en Nuevos Ministerios.