Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 3 2005 Internacional 29 Mahmud Abbas apuesta por reforzar la estabilidad interna palestina, aun a costa de las negociaciones El Comité de Resistencia Popular, que no fue invitado a El Cairo, amenaza con romper la calma ción en las legislativas del 17 de julio, los integristas de Hamás apuestan por seguir el ejemplo del grupo chií libanés Hizbolá. Harta como está la población palestina de la intifada, Hamás quiere sacar además rédito del desgaste de Al Fatah por la corrupción y el nepotismo que campan a sus anchas desde hace años en la Administración de la ANP. Lista de grupos terroristas Jóvenes palestinos desfilan en Gaza en la conmemoración del primer aniversario del asesinato del jeque Yasín, líder de Hamás AFP Los islamistas de Hamás se suman a la laica OLP en un paso al frente histórico Abbas crea un liderazgo político compartido con los grupos integristas de Resistencia Islámico afronta hoy, como le sucediera a Al Fatah en los años 70, su conversión de grupo de resistencia armado a partido político JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. No sólo de tregua, calma o alto el fuego limitado, condicionado y provisional, han hablado esta semana en Egipto los grupos armados palestinos con la ANP. También lo han hecho de algo que quizás merezca menos atención mediática a bote pronto pero que supone una vuelta de tuerca histórica en las relaciones internas palestinas. Hamás y el Yihad Islámico, dos organizaciones integristas que siempre han optado por mantenerse al margen de los órganos de decisión políticos, sobre todo desde los acuerdos de Oslo de hace una década, han dado un paso al frente, invitados por Mahmud Abbas, para sumarse a una nueva versión de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de origen laico. La decisión, que debe concretar sus detalles, supone, entre otras cosas, la creación de un liderazgo político compartido, al margen del Gobierno y de la ANP, que velará en el futuro por los intereses nacionales palestinos en las negociaciones con Israel. Se trata, en definitiva, de un paso decisivo para convertir a Hamás en un movimiento político que tenga legitimidad nacional e internacional, proceso paralelo al abandono de las armas que no de la resistencia pacífica. b El Movimiento Es decir, con el paso de los años, Hamás afronta una renovación histórica similar a la que llevó a cabo en la década de los 70 Al Fatah, el movimiento liderado entonces por Yaser Arafat y hoy partido dentro de la OLP. Negociaciones con Israel En la última década, la OLP se ha mantenido en segundo plano en lo que a negociar con Israel se refiere. Ha sido la ANP, creada con los acuerdos de Oslo, la que ha asumido ese protagonismo. Con la incorporación de los grupos islámicos, cambiarían las tornas. Cuestión sin duda compleja para el futuro de las negociaciones de paz con Israel (las posiciones de Hamás son más duras que las de Al Fatah) pero muy importante en lo que a la estabilidad interna palestina se refiere. Con esto se queda Abbas, quien defiende de manera personal e intransferible la vuelta de tuerca de los islamistas. Tras su reciente victoria en las elecciones municipales y con su participa- Hamás es consciente de que, en su estrategia, no ayuda demasiado su inclusión en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos y de la Unión Europea. De ahí que, en sus reiterados contactos con Abbas, el presidente palestino haya prometido iniciar una negociación con Washington y Bruselas para sacar de esa lista a Hamás, siempre que abandone las armas y apueste por la política. Arma de doble filo, en cualquier caso, para Mahmud Abbas quien al integrar a los movimientos radicales islámicos en los órganos de decisión palestinos les abre la puerta para dotarse del poder que necesitan en la práctica para influir y guiar, con la fuerza de los votos que las legislativas pronostican, a tan castigada sociedad en detrimento del omnipresente Al Fatah. Lo que en cambio ha obviado el presidente palestino ha sido la amenaza de romper la calma lanzada ayer desde Gaza por el Comité de Resistencia Popular, dolido por no haber sido invitado a El Cairo. Los crímenes de honor se multiplican en los Territorios Ocupados Un palestino mata a su hermana menor, embarazada tras ser violada por el padre TEXTO J. CIERCO JERUSALÉN. La aldea cisjordana de Balaa, próxima a Tulkarem, fue escenario el miércoles de un terrible crimen de honor que ha conmocionado a la sociedad laica palestina. El diario Al Ayyam informaba ayer de cómo una joven palestina, de 17 años de edad, fue estrangulada hasta la muerte por su hermano, de 27, por haberse quedado embarazada tras ser violada por el padre de ambos. El asesino confesó, después de ser detenido por la Policía palestina, haber matado a su hermana para borrar la vergüenza caída sobre la fami- lia aunque sabía, porque así se lo dijo su hermana, que el responsable del embarazo era su padre, que la había violado semanas antes. El padre, de 52 años, se encuentra en paradero desconocido después de haber presenciado el asesinato de su hija a manos del hermano mayor. La joven denunció a su padre a la Policía tras conocer que estaba embarazada. La chica fue protegida durante unos días por el gobernador de Tulkarem, que a la postre la envió de nuevo a casa, donde fue asesinada. Los agentes no detuvieron, tras la de- nuncia, ni siquiera interrogaron al padre. Asociaciones de mujeres han denunciado el crimen ante el Parlamento y han exigido una reforma urgente de la legislación para proteger a las mujeres palestinas de toda forma de violencia. Se trata del segundo crimen de honor en los Territorios Ocupados en los últimos días. El pasado 8 de marzo, una palestina de 18 años fue apuñalada hasta la muerte en Belén por su padre por mantener relaciones extramatrimoniales.