Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional SÁBADO 19 3 2005 ABC Un arrestado por la muerte de una pareja británica en Mijas J. M. CAMACHO MÁLAGA. Un hombre y una mujer de nacionalidad británica, que regentaban un bar en la localidad malagueña de Fuengirola, aparecieron ayer muertos en el término municipal de Mijas. El cadáver de la mujer fue hallado calcinado en una vivienda de la zona conocida como La Atalaya, mientras que el cuerpo del hombre, semidesnudo, se encontróa unos cien metros de la casa incendiada. Presentaba varias puñaladas en la espalda. La Guardia Civil, que investiga el caso, detuvo pocas horas después del descubrimiento del doble crimen a un individuo, también extranjero. El arresto se realizó en las inmediaciones de la vivienda, situada a la altura del kilómetro 15 de la A- 387, que comunica las localidades de Fuengirola y Alhaurín el Grande. Los cadáveres fueron descubiertos por los bomberos, alertados de un incendio en la citada vivienda. Desde esa casa, de dos plantas, hasta el lugar donde estaba el cuerpo sin vida del hombre había un reguero de sangre. El fuego se declaró de madrugada. Un vecino avisó al Servicio de Emergencias 112, que a su vez alertó al Servicio de Emergencias Sanitarias 061, Bomberos, Policía Local y Guardia Civil de Mijas. En el interior de la vivienda había un fuerte olor a disolvente, que se supone que había sido utilizado para prender el fuego. La titular del juzgado de instrucción número 3 de Fuengirola investiga el caso. Uno de los asesinos de Anabel Segura disfruta ya de permisos carcelarios Cándido Ortiz, interno de Ocaña I desde hace cuatro meses, ha salido en dos ocasiones b Candi como se hacía llamar, ha cumplido la cuarta parte de su condena. El capellán del centro penitenciario ha accedido a ser su tutor en estos permisos MERCEDES VEGA TOLEDO. Cándido Ortiz Añón, uno de los asesinos de la joven madrileña Anabel Segura, disfruta estos días de un permiso carcelario, según han confirmado a este diario fuentes penitenciarias. Se trata de la segunda salida de este interno desde que llegó al centro de Ocaña I, en noviembre de 2004, una autorización que ha sorprendido por el impacto social y mediático de este suceso, que tuvo en alerta a la opinión pública casi dos años y medio. Candi como se hacía llamar este fontanero de la localidad de Escalona y amigo de la infancia de Emilio Muñoz Guadix- -que fue quien planeó la acción delictiva- fue condenado por la Audiencia Provincial de Toledo a 39 años de prisión por el secuestro y asesinato de la joven de 22 años, pero un año después la Sala Segunda del Tribunal Supremo corrigió la sentencia y se aumentó la pena hasta 43 años y diez meses. Como en la sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo, de febrero de 1998, se aplica el Código Penal antiguo, el condenado puede beneficiarse de las redenciones de condena. Cándido Ortiz ha cumplido nueve años de cárcel, dos en prisión preventiva y siete como penado. Por tanto, tiene cumplida la cuarta parte de su pena y derecho a disfrutar de permisos carcelarios, siempre que cuente con el informe favorable de reinserción social. Para disfrutar de estas salidas, el interno necesita un tutor, que en este caso es el capellán de la prisión de Ocaña I. Esto sucede cuando el preso no puede aportar una dirección donde pasará los días de libertad, bien por no tener familia o porque ésta no quiere saber nada de él. Un caso que conmovió a España El 12 de abril de 1993 fue asesinada Anabel Segura, la joven madrileña a la que sus verdugos escogieron como víctima aleatoria de un secuestro para el que carecían de infraestructura. Muerta por ahorcamiento el mismo día en que fue subida por la fuerza en una furgoneta cuando hacía footing por la urbanización La Moraleja, el terrible suceso conmovió como pocos a la opinión pública española. Emilio Muñoz, su esposa, Felisa García Campuzano, y Cándido Ortiz Añón, Candi el fontanero de Escalona que actuó movido por la influencia del churrero se sentaron en el banquillo de los acusados. Felisa fue absuelta. En nuestro trabajo se alternaron tiempos de silencio desesperantes con intuiciones providenciales y, al final, una sensación agridulce porque no pudimos encontrar a Anabel con vida dice Juan Antonio González, comisario general de Policía Judicial y entonces jefe de la Brigada de Policía Judicial de Madrid. En Numancia de la Sagra Es posible que tras un buen comportamiento del interno se hayan autorizado los permisos porque no fue él quien planeó el secuestro de Anabel Segura, sino Emilio Muñoz, que le ofreció dar el golpe y repartirse los beneficios. En este sentido, los investigadores consideran que se dejó llevar por su amigo, ya que tenía una personalidad más fuerte que la de él. Anabel Segura fue asesinada el 12 de abril de 1993, el mismo día que la secuestraron mientras practicaba footing en la urbanización madrileña de La Moraleja, donde residía. Sus restos se hallaron, en septiembre de 1995, en una fábrica derruida del municipio toledano de Numancia de la Sagra.