Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 3 2005 71 Toros FERIA DE FALLAS El Juli se hace maestro Plaza de toros de Valencia. Jueves, 17 de marzo de 2005. Sexta corrida. Lleno. Toros de Jandilla, disparejos de presentación y volúmenes pero con cara, muy nobles, carecieron de un punto de casta y transmisión; destacaron 1 y 6 más importantes. César Rincón, de tabaco y oro. Estocada atravesada que escupe y estocada (saludos desde el tercio) En el cuarto, estocada corta y tendida (silencio) El Juli, de obispo y oro. Pinchazo y estocada pasada (petición y saludos desde el tercio) En el quinto, estocada pasada (oreja) El Capea, de rioja y oro. Estocada tendida y descabello (silencio) En el sexto, pinchazo y estocada tendida (ovación de despedida) ZABALA DE LA SERNA VALENCIA. La imagen de El Juli, que ya se revalorizó en Castellón, creció ayer en Valencia. El Juli se ha hecho maestro. Da gusto verle en la plaza, la colocación, el sentido del temple, la técnica perfecta. No se puede estar mejor que como él anduvo con el voluminoso quinto. Ni un tirón, ni un trallazo, todo suavidad. Yo a El Juli le he criticado con dureza cuando se adocenaba y se amontonaba con vulgaridad. Ahora está sereno, cuajado, dominador de la escena y el toro. El populacho le reprochó que no agarrase los rehiletes, ignorante de su transmutación y de su abandono de los palos. Y se lo recriminaron hasta cuando paseaba una oreja de auténtica ley. Qué muletazos tan largos, qué sentido de la media altura para que el morlaco de 604 kilos no perdiese las manos. Sinceramente, y en resumen, salvo a cuatro catetos, Julián gustó mucho, mucho. Los broches de faena que realiza andándole a los toros, con lo difícil que es andarle a un toro, con armonía y ritmo, para mí representan algo muy distinto y especial, incluso por encima de los naturales ligados y los redondos hilvanados que trazó sobre caminos de seda. Me confieso enamorado de una tauromaquia añeja que se perdió en el túnel del tiempo. La corrida de Jandilla fue una corrida fácil, demasiado fácil, sin ese punto necesario de transmisión que sólo tuvieron en parte el primero y en todo el Juan Ávila HERAS Juan Ávila afronta con la moral a tope su alternativa El Juli se sintió y estuvo muy torero toda la tarde sexto, de hechuras anovilladas, al que El Capea construyó la mejor faena de su corta carrera de matador, y con todo y con eso no tocó pelo. Le va a costar a Pedro salir adelante con su estilo acamperado y frío. Así, tal y como se le siente, su proyección, pese a su ánimo, es corta. Muy corta. Hace bien en no confirmar en San Isidro: sería su punto final. Al tercero, más pobre de recorrido, tampoco le halló ese extremo que trepa por los tendidos. Le veo, y le tengo un especial aprecio a la familia del maestro salmantino, difícil solución a lo suyo. Y lo siento de veras. El Juli jugó con el burraquito segundo, una especie de peluche entrañable, medio bobalicón y sin la necesaria importancia para que todo lo que le hizo Juli calara. Lo llevó cómo y por donde quiso, muy asentado, con algún pase EDUARDO MANZANA de pecho descomunal. Como siempre, en su estilo de matar, se fue trasero con la espada. César Rincón se topó con el peor toro de la corrida de Borja Domecq, el cuarto. Parco, tobillero y cicatero en sus incómodas embestidas. El César colombiano no se complicó la vida en mayores hazañas. Al que abrió plaza pudo cortarle una oreja al menos, pero no se rompió el hielo del principio de la tarde, que siempre es distante y sin eco. Fue buen toro o más toro que el resto. Se hubieran necesitado varios grados más de casta para que la corrida pasase de ese límite de buena pero tonta e insustancial. De cualquier manera, va a ser un año importante para El Juli. Lo presiento. Es el momento. Está en su escalón. El de maestro. b Ilusionado y responsabilizado, asegura que mañana verá cumplido su gran sueño de convertirse en matador de toros en su tierra de Valencia FRANCISCO PICÓ VALENCIA. Juan Ávila, uno de los novilleros punteros de la pasada temporada, tomará la alternativa mañana en la Feria de Fallas, con Enrique Ponce de padrino y José María Manzanares hijo de testigo. El torero de Puzol confiesa que mañana vivirá uno de los días más especiales de su vida. A pesar de que sus últimas actuaciones de novillero, en Bilbao y Madrid, no han sido lo brillantes que él hubiera deseado, esto no ha hecho mella en su estado de ánimo. La novillada del pasado día 12 en Bilbao no propició el triunfo; sin embargo, sinceramente creo que mi actuación fue digna. Lo mismo puedo decir de la que se celebró al día siguiente en Las Ventas. Los novillos de Fuente Ymbro, en contra de lo que cabía esperar, tampoco se prestaron al lucimiento. Me correspondieron dos ejemplares con los que había que tener las ideas muy claras y plantarles cara. Muchos aficionados así lo reconocieron. Aun sin triunfar, me siento satisfecho de mis dos actuaciones comentó. Ávila tiene puesta la mente en la cita de mañana y esta semana se ha preparado intensamente en el campo: Esa tarde se podrán despejar muchas dudas. Estoy con la moral a tope. Tanto física como anímicamente, me encuentro en un gran momento Y concluyó: Cuando el maestro Ponce me dé la alternativa en mi tierra, por fin se hará realidad mi gran sueño Valencia Ponce y Aplausos premiados por la Federación Taurina F. P. Enrique Ponce ha recibido el premio instituido por la Federación Taurina Valenciana al triunfador de la temporada 2004 en el coso de la calle de Játiva. Otros galardonados fueron Juan Ávila, como novillero más destacado; Sergio Galán, mejor rejoneador; y el semanario Aplausos dirigido por José Luis Benlloch, por su aportación y difusión de la Fiesta de los toros. También obtuvo un trofeo Raúl Martí, como alumno más sobresaliente de la Escuela de Tauromaquia de Valencia.