Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 3 2005 Cultura 61 Boadella: Hay un terreno de la cultura tan yermo como en la época de Franco El director irrumpe en la escena editorial con la revista El Manifiesto grupo Els Joglars presentó ayer en Barcelona una revista que pretende ser portavoz de sus ideas estéticas, políticas y culturales JUAN PEDRO YÁNIZ BARCELONA. El sorprendente Albert Boadella sigue con su vocación de actuar como revulsivo de la sensibilidad bien pensante. Ahora se lanza al ruedo como editor de El Manifiesto que será una especie de portavoz de sus ideas estetico- políticas y culturales. Hay que cubrir un terreno de la cultura y de la información que parece tan yermo como en la época de Franco Hace meses, Boadella ya hizo incursiones en el terreno editorial, con la publicación del guión que sirvió para su peculiar visión de la agonía de Franco, y con otro manifiesto tendente a expresar sus opiniones sobre el mundo político y cultural. b El creador del Desaparecen de la Galería Nacional de Helsinki treinta grabados de Goya b Los responsables de la pinacoteca no han aclarado si se trata de un robo o si las obras fueron almacenadas erróneamente en la última remodelación del museo CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Según informó ayer la televisión sueca TV- 2 a última hora de la tarde, ha desaparecido una treintena de grabados del genio español Francisco de Goya de la Galería Nacional de Helsinki Lo más curioso del caso es que esa noticia, que llegó a los telespectadores totalmente desprovista de detalles, no fue repetida en ningún momento por los medios fineses y ni siquiera apareció en la red en las páginas de los diarios más importantes de aquella nación. Aunque se da por seguro que la misteriosa desaparición no es otra cosa que un sofisticado robo, extraña que Finlandia se haga la sueca y no proporcione más datos sobre el caso. Tal y como un locutor comentó con sorna, tanta discreción hace sospechar que los responsables del famoso museo (situado en el centro de la capital) temen que alguno de sus empleados pueda haber cambiado de sitio esas obras, que tal vez reaparezcan mañana Sea como fuere, robo o desaparición, hasta ahora es un misterio el paradero de los grabados. Tal vez la Policía finlandesa está en el secreto de ese desfalco y sigue el rastro a los ladrones. Su deseo de no entorpecer sus investigaciones podría explicar la ausencia de datos oficiales. Si se confirmara que los grabados de Goya han sido robados, se sumaría a la extensa nómina de obras de grandes maestros de la pintura que desaparecen de las pinotecas escandinavas, sustracciones todas que se achacan a la actuación de mafias internacionales y que se han convertido en el crimen más repetido en los últimos años. Chez, esperábamos que Boadella hubiera irrumpido en el palenque polémico con alguna de sus iniciativas. Pero nada ha ocurrido que haga recordar que él fuera uno de los principales protagonistas de los sucesos que acompañaron, cárcel incluida, a La Torna obra teatral sobre la ejecución a finales de la Dictadura de un oscuro personaje, que provocó un sonado proceso judicial ya en la democracia, como también ocurrió con El crimen de Cuenca de Pilar Miró y los incidentes de la Campaña por la Libertad de Expresión o al menos así lo esperábamos comentó uno de los incondicionales del Boadella de la primera época. Escaso eco mediático Otra de las sorpresas de la situación es el escaso eco mediático que ha tenido la nueva salida de Boadella al terreno público. Hace sólo unos años, el anuncio de una nueva obra de Boadella, o de una nueva polémica suscitada por él era seguida de reacciones de entusiasmo y de repulsa, que disparaban la espiral del escándalo, tan necesario para poner en marcha una campaña mediática de promoción de la nueva obra. Lejos parecen los tiempos de los ubus liebermans plas floids francos y otros personajes reales, más o menos teatralizados, que en voz baja o en voz alta eran los mejores heraldos de su creador. Albert Boadella no ha dejado títere con cabeza a lo largo de más de treinta años de actividad teatral, que recuerda mucho más al viejo carro de Tespis y los titiriteros de antaño que a la moderna compañía teatral, donde todo está milimétricamente planificado, maquillado y liofilizado. Cabe esperar que en los sucesivos números de su publicación Boadella nos defina los límites de su nuevo espacio teatral, tanto estéticos como ideológicos, pasando por la simple carpintería que debe tener todo espectáculo que alcance el interés del público. Mandan los de siempre Boadella no es particularmente optimista con los cambios políticos ocurridos en el último año: La única diferencia es que los medios que antes me jaleaban y me daban cancha, ahora me rodean de un silencio protector La política de ayudas al teatro y otras actividades culturales sigue pareciéndole tímida y de pocos alcances, y se mantiene a una cierta distancia de los círculos del poder. Se diría que aquí están mandando los de siempre y que todo sigue prácticamente igual La única novedad en este caso es que los ataques y reacciones crispadas que suelen acompañar a las salidas de Albert Boadella al espacio informativo han sido menores. Hay que hacer notar que en los diversos eventos teatrales conmemorativos de los últimos meses, a nivel oficial, la ausencia de la compañía de Boadella y sus juglares ha sido clamorosa. Coincidiendo con la publicación de la historia de Heinz Albert Boadella SIGEFREDO Se diría que aquí están mandando los de siempre y que todo sigue prácticamente igual Los medios que antes me jaleaban y me daban cancha me rodean ahora de un silencio protector