Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 3 2005 Madrid 43 El recurso literario de la heteronimia cambia por unos días su vehículo conductor para trasladarse a un espacio expositivo lleno de imágenes en movimiento. Como si de un andén se tratara, el Conde Duque ofrece hasta el 22 de mayo una muestra de arte hispanoamericano Juego de disfraces TEXTO: MABEL AMADO MADRID. La idea surgió del proyecto Andén 10 presentado en Quito (Ecuador) en 2003. Ahora, dos años después, Andén 16: Heterónimos. Los otros de uno mismo rinde homenaje a la creación contemporánea más emergente de Hispanoamérica. En esta exposición (salas Juan de Villanueva y Pedro de Ribera) se recrea una experiencia artística a semejanza de un andén imaginario en movimiento. Son llegadas y partidas ininterrumpidas a través de las obras de dieciséis artistas de España, Ecuador, Cuba, Colombia, Argentina y Perú. Pensando en el poeta portugués Fernando Pessoa, el hilo conductor de la muestra será el heterónimo, la heteronimia, un recurso que permite desdoblarse en múltiples personajes. Como afirma la comisaria, Magaly Espinosa, siguiendo los pasos del poeta, los artistas han creado diferentes heterónimos que, como vasos comunicantes, se interconectan, facilitando los vínculos mutuos de carácter social y cultural Cada creador ha construido un personaje- -con sus circunstancias y sus procesos- -desde su propia disciplina artística. Así podemos admirar instalaciones, vídeos, tallas en madera y óleos que se funden con las tecnologías más modernas de la fotografía digital y los programas de ordenador. Cuaderno de Campo del artista español Domingo Sánchez Blanco Heterónimo El objetivo de la muestra es acercar al espectador propuestas novedosas para que descubra cada desdoblamiento, cada identidad o identidades que lo habitan. Por ejemplo, en la obra del cubano Saidel Brito Lorenzo, que se apropia de la pintura de Enrique Tábara para crear el heterónimo con la huella de sus dedos, o en la videoinstalación de Bettina Geisselmann, una recreación de vigilancia sobre la vigilancia. También la imaginación juega una importante baza en la obra de la peruana Sandra Gamarra, al crear un museo ficticio en Perú. Pero mientras Gamarra crea objetos irreales promocionales, Andrés Matute elige un programa de ordenador para introducir La vida es sueño de Calderón de la Barca, y explicar que el lenguaje es el vehículo del pensamiento. La experiencia del turista viene de la mano del artista colombiano Ga- Interiores del Cerro del artista cubano Lázaro Saavedra González Cada creador ha construido un personaje- -con sus circunstancias y sus procesos- -desde su propia disciplina artística briel Mario Vélez, quien enfrenta en grandes fotos los dos hechos más difíciles de expresar: el 11- S y el 11- M. En esta misma línea, David Trullo genera coartadas en tres vídeos que hablan de la doble personalidad, de la doble vida, de la máscara... Como afirma la comisaria, así la creación artística se convierte en un juego de disfraces. El espectador debe descubrirlos o asumirlos por su subjetividad