Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 3 2005 Internacional 29 Bush recibe en la Casa Blanca a las hermanas del último asesinado por el IRA El prestigio del Sinn Fein cae en picado en EE. UU. A. ARMADA NUEVA YORK. El simbolismo político era innegable y dejó en evidencia la deteriorada imagen del Ejército Republicano Irlandés (IRA, en su acrónimo anglosajón) en Estados Unidos, donde su discurso y su estrategia siempre habían tenido eco y financiación. El presidente George W. Bush eligió la festividad de San Patricio (patrón de Irlanda) para dejar fuera a Gerry Adams, líder del Sinn Fein, e invitar en su lugar a la Casa Blanca a las hermanas de Robert McCartney, el último asesinado por el IRA, en un ajuste de cuentas que la organización trató de enmendar ofreciéndose a ajusticiar a los asesinos. Además de ser recibidas en la Casa Blanca, las hermanas McCartney se reunieron con congresistas y con el nuevo enviado especial de Washington a Irlanda del Norte, Mitchell Reiss. El miércoles, Bush había ensalzado el valor y la tenacidad de las mujeres: Espero conocer a esas valientes mujeres, que están comprometidas a alcanzar una solución pacífica Mientras Nueva York se preparaba para el formidable desfile de San Patricio (el más concurrido de los que se celebran en la urbe) Adams trató de enjugar los estragos políticos para la causa que suponía la bofetada más que protocolaria de la Casa Blanca. Líder del brazo político del IRA, Adams declaró ayer por la mañana a la emisora National Public Radio que el Sinn Fein sigue siendo llave del proceso político irlandés e hizo hincapié de forma reiterada en que su partido y el IRA son dos entidades políticas separadas. vistas del IRA, y el asesinato de McCartney decidieron a la Casa Blanca a dar el paso de no invitar a Gerry Adams, quien también ha tenido que sufrir el desaire y las críticas del senador Edward Kennedy, uno de los católicos con más voz en Washington. Bush saluda en la Casa Blanca a las hermanas de Robert McCartney EPA Bajo el manto del IRA Las cinco hermanas de McCartney, un católico irlandés asesinado a las puertas de un bar en Belfast, le manifestaron a Bush que los responsables del crimen pretendían ampararse bajo el manto del IRA para eludir a la justicia. Tanto Bush como su predecesor, Bill Clinton (quien además se implicó personalmente en la consecución del acuerdo de paz en Irlanda del Norte) invitaban cada San Patricio al líder del Sinn Fein a una recepción en la mansión presidencial. Bush recalcó ante el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, que la unidad del pueblo irlandés se podrá conseguir cuando los irlandeses se comprometan en la paz y la libertad El prestigio histórico del IRA en Estados Unidos- -alimentado entre muchos círculos católicos de la otrora numerosa comunidad de emigrantes irlandeses- -se empezó a resquebrajar en algunos ámbitos ante la negativa del grupo terrorista a entregar las armas. El reciente robo de 50 millones de dólares, cometido por un grupo de acti-