Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 18 3 2005 ABC El presidente Bush saca sus halcones de la política exterior a los foros internacionales Wolfowitz en el Banco Mundial, Bolton en la ONU y Negroponte al frente de la Inteligencia b Según la Prensa liberal, las espe- Paul Wolfowitz Está considerado como uno de los asesores duros del primer mandato del presidente George W. Bush. Paul Wolfowitz, de 61 años, fue uno de los arquitectos del proyecto de invasión de Irak. Muchos de sus críticos, especialmente entre las ONG mundiales, estiman que no tiene especial conocimiento de los problemas de la pobreza y el desarrollo, pero, al justificar su nombramiento al puesto del Banco Mundial, el presidente Bush subrayó la etapa de Wolfowitz como embajador de EE. UU. en Indonesia, y su vinculación entonces a los temas de desarrollo. volcada en la reconstrucción y el desarrollo del Tercer Mundo fue acogida con perplejidad e indignación entre sectores liberales de EE. UU. y con satisfacción en el campo conservador. Mientras el diario The Wall Street Journal celebró la selección de Bolton y Wolfowitz como las personas indicadas para acabar con la burocracia y multiplicar la eficacia de instituciones clave de las relaciones internacio- John Bolton Fue, al igual que Paul Wolfowitz, uno de los asesores de la primera etapa de Bush más intransigentes en materia de política exteriores, en particular la referida a las relaciones con Corea del Norte e Irán. El nombramiento de Bolton, de 56 años, como embajador de EE. UU. en la ONU, sorprendió al producirse cuando la secretaria de Estado Rice afirmaba que el segundo mandato Bush se caracterizará por un nuevo clima de diálogo en la diplomacia norteamericana. Bolton no ocultó en el pasado su escasa consideración hacia el papel de las Naciones Unidas. nales como la ONU y el Banco Mundial, la lectura que hacían diarios como The New York Times era profundamente negativa. Si el Gobierno de Bush quería meter un dedo en el ojo de todos los países de la Tierra, no había podido hacer mejor elección declaró ayer John Cavanagh, director del Instituto de Estudios Políticos, un grupo de pensamiento liberal. Aunque el Times evocó ayer John Negroponte Tras nueve meses al frente de la diplomacia norteamericana en Irak, el ex embajador de EE. UU. ante la ONU John Negroponte, abandonó ayer Bagdad para ocupar su nuevo puesto en Washington. El presidente Bush ha nombrado al veterano diplomático nuevo director general de los servicios de Inteligencia estadounidenses, cargo de nueva creación para coordinar las tareas de la CIA y el FBI en los nuevos desafíos antiterroristas. Negroponte está considerado un conservador duro aunque dialogante y excelente conocedor del mundo de la política internacional. el caso de Robert McNamara, que de secretario de Defensa en tiempos de Vietnam se convirtió como jefe del Banco Mundial en adalid de la lucha contra la pobreza, el catedrático de Columbia Jeffrey Sachs no ocultó su desagrado por la noticia: Necesitamos a alguien con experiencia en ayudar a la gente a escapar de la pobreza. El señor Wolfowitz carece de esos antecedentes culaciones sobre un cambio de línea del presidente Bush hacia una diplomacia multilateral han recibido un jarro de agua fría ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Ante su arrolladora victoria el pasado mes de noviembre, las especulaciones abundaron en la prensa estadounidense e internacional sobre el carácter que adoptaría el segundo mandato de George W. Bush, si perseveraría en el unilateralismo o, con la mirada puesta en la historia, elegiría el diálogo con los aliados europeos, amargados por la invasión de Irak. Con la elección del vicesecretario del Pentágono, Paul Wolfowitz- -uno de los artífices de la operación iraquí y de la guerra preventiva- para encabezar el Banco Mundial, Bush ha despejado toda sombra de duda. Los halcones tienen la palabra. Wolfowitz redobla una línea en la que se adivina el aliento del vicepresidente Dick Cheney, y en la que brillan Condoleezza Rice como sustituta del moderado Colin Powell en la secretaría de Estado y el mantenimiento de Donald Rumsfeld al frente del Pentágono, pero sobre todo con el espaldarazo a John Bolton- -martillo de multilateralistas- -para la misión ante las Naciones Unidas, y a John Negroponte- -ex embajador en Honduras cuando el país servía de apoyo a la contra nicaragüense, ex embajador en la ONU que no logró la luz verde para invadir Irak, y primer embajador en Bagdad tras el fin del régimen de Sadam Husein- -como nuevo zar del espionaje estadounidense. Calificado por analistas como William Pfaff como una suerte de nuevos trostkistas con briznas del idealismo wilsoniano, empeñados en redibujar el mapa del mundo- -sobre todo el musulmán- la candidatura de Wolfowitz para presidir una institución REUTERS Rice visita a las tropas norteamericanas en Afganistán En su primera visita a Kabul desde su nombramiento al frente de la diplomacia norteamericana, la secretaria de Estado de EE. UU. Condoleezza Rice, alabó ayer los progresos alcanzados por Afganistán desde que las tropas estadounidenses ayudaron a la oposición afgana a expulsar a los talibanes a finales de 2001. La intervención norteamericana se produjo tras los atentados del Once de Septiembre, y después de que el régimen de Kabul se negase a entregar a Osama bin Laden. En la imagen, Condoleezza Rice visita a parte del contingente norteamericano en Kabul acompañada por un oficial turco, con boina verde.