Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad JUEVES 17 3 2005 ABC La X rompe el empate genético entre hombres y mujeres Dos estudios sobre el cromosoma X descubren la existencia de un genoma para cada sexo de este cromosoma revela que tanto X como Y tienen un origen común, que se remonta a cerca de trescientos millones de años JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. El ser humano tiene dos genomas diferentes, uno para los hombres y otro para las mujeres. Esta es la sorprendente conclusión a la que han llegado dos equipos de investigadores británicos y norteamericanos en dos artículos que hoy publica la revista Nature Entre las mujeres, además, existen mayores diferencias (a nivel genético) que entre los hombres, más homogéneos genéticamente. Lo cual abre un nuevo e inesperado panorama para los biólogos moleculares. Que los hombres son fisiológicamente distintos de las mujeres es algo que salta a la vista y que no parece necesitar de muchas explicaciones científicas. En el terreno físico, una serie de características distinguen ambos sexos, en general sin posibilidad de confusión. Tampoco es un misterio el hecho de que muchas de esas diferencias tan evidentes nacen de otras, más sutiles, que se asientan en lo más profundo de los núcleos de nuestras células. Lo que no resultaba tan evidente es que las diferencias entre ambos sexos llegaran hasta el punto de que hombres y mujeres necesiten tener genomas sensiblemente diferentes. b La secuencia del 99 La importancia del cromosoma X Abuelos maternos Abuela Abuelo Abuelos paternos Abuela Abuelo Abuelos paternos Abuela Abuelo Abuelos maternos Abuelo Abuela Madre Padre Padre Madre tiza que ambos sexos, hombres y mujeres, reciben idéntica carga genética del cromosoma X. Ahora, sin embargo, los estudios publicados en Nature revelan una realidad bien distinta. Por un lado, el británico Mark Ross, del instituto Sangler en Cambridge, ha conseguido secuenciar en más de un 99 el cromosoma X. Su trabajo revela que los dos cromosomas sexuales (X e Y) evolucionaron de un par de cromosomas corrientes hace cerca de trescientos millones de años. Es decir, que ambos comparten un origen común. Entre otros logros, el equipo de Ross predice en su trabajo que cerca del 10 de los 1.098 genes que contiene el cromosoma X están relacionados con el cáncer de testículos y otros tipos de tumores de los órganos sexuales. Algo muy HOMBRE MUJER El 75 de los genes del segundo cromosoma X femenino está inactivo. El 15 en contra de lo que se pensaba, está activo y el restante 10 se activa en unas mujeres sí y en otras no E. REVALDERÍA Escrito en los genes Cada ser humano está escrito con todas sus características, en 46 cromosomas (23 aportados por el padre y 23 por la madre) que se guardan en el interior de cada núcleo celular. De esos 46 cromosomas sólo dos, los denominados cromosomas sexuales contienen la información que hará que una persona se convierta en hombre o en mujer. También ese par de cromosomas es heredado, al cincuenta por ciento, del padre y de la madre, es decir, que cada progenitor aporta uno de ellos. Los dos cromosomas sexuales de la mujer son idénticos, y se conocen con las letras XX, mientras que los del hombre difieren entre sí y se expresan con las letras XY. De las varias posibilidades de combinación entre ellos depende el sexo de los descendientes. Hace casi medio siglo, los científicos descubrieron también que el segundo cromosoma X de la mujer permanece inactivo. Algo lógico, ya que está repetido, y si los genes que contiene fueran funcionales generarían redundancias que hasta este momento se creían inútiles. Su inactivación, además, garan- prometedor para la diagnosis y quizá el tratamiento de estas enfermedades. Por otra parte, un segundo grupo, esta vez norteamericano, liderado por Laura Carrel y Huntington Willard, del Penn State College of Medicine y la Duke University, respectivamente, ha llegado a la sorprendente conclusión de que una parte significativa del segundo cromosoma X femenino, (como hemos visto, supuestamente apagada está, en realidad, activa. En concreto, cerca del 75 de todos los genes del cromosoma X permanecen en silencio otro 15 escapa a la desactivación y el restante 10 está inactivo en algunos cromosomas, pero no en otros, o lo que es lo mismo, en unas mujeres sí y en otras no. Todo ello sugiere una serie de diferencias genéticas mucho mayores de lo que se creía, tanto entre mujeres y hombres como de las propias mujeres entre sí. En esencia- -ha afirmado el propio Willard- -eso significa que no existe un genoma humano, sino dos, uno masculino y otro femenino Sólo para mujeres Para llegar a estas conclusiones, el equipo norteamericano estudió el cromosoma X de cuarenta mujeres diferentes, cada una de las cuales mostró un patrón genético distinto Estas variaciones- -continúa el científico- -son absolutamente exclusivas de las mujeres. El cromosoma X de los hom- bres es siempre el mismo para todos Los datos concluyen que el genoma femenino difiere del masculino por lo menos en tres aspectos fundamentales. El primero es el propio cromosoma Y, exclusivo de los varones, que da a los hombres una serie de genes extra ausentes en las mujeres. En segundo lugar, como se ha visto, la inesperada actividad del 15 de los genes del segundo cromosoma X femenino supone que esos genes se expresan más intensamente en mujeres que en hombres. Tercero, la aleatoria activación de otro 10 de los genes de este segundo cromosoma X supone una variabilidad entre mujeres superior a la que se da en los hombres. Al final, van a resultar ciertos dos de los más difundidos tópicos sexistas. Tanto el que circula entre mujeres y que afirma que todos los hombres son iguales como el tan manido entre los hombres de que las mujeres son tan complicadas que no hay quien las entienda VENTAJA GENÉTICA La activación de un 15 de los genes del segundo cromosoma X femenino hace que éstos se expresen más que en los hombres DIFERENCIAS Otro 10 de los genes de estos cromosomas se activa en algunas mujeres, pero no en otras, lo que provoca diferencias entre ellas SIMPLICIDAD A diferencia de lo que ocurre entre las mujeres, el cromosoma X no varía entre unos hombres y otros. Todos son iguales