Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid JUEVES 17 3 2005 ABC El fiscal se suma a la petición de las acusaciones para que se prorrogue la prisión de Noelia de Mingo M. J. ÁLVAREZ MADRID. El Ministerio Fiscal se adhirió ayer a la solitud presentada por la acusación particular en la que solicita al Juzgado de Instrucción Número 33 de Madrid que prorrogue en dos años la prisión provisional de Noelia de Mingo, la médico residente que el 3 de abril de 2003 asesinó a tres personas e hirió de diversa consideración a otras cinco en los pasillos de la Clínica de la Concepción. Como ya informó ABC ayer, la agresora que acabó con la vida MADRID AL DÍA ESTATUAS LUIS PRADOS DE LA PLAZA de Leilah El Ouamaari, de 26 años; Jacinta Gómez, de 76, y Félix Vallés Arroyo, de 72, está próxima a cumplir el periodo máximo de encarcelamiento en régimen preventivo en la enfermería de Soto del Real, por lo que, como sigue aún a la espera de juicio, podría quedar en libertad si no se resuelve este asunto antes del 3 de abril. Por ello, el letrado que ejerce la acusación particular de los tres fallecidos, Carlos Carnicero, decidió pedir que De Mingo continúe en prisión, circuns- tancia a la que se sumaron también el resto de las acusaciones particulares de las cinco personas que resultaron heridas. Argumentó que la imputada puede repetir la misma acción y no se puede correr ese riesgo, además de que persiste la alarma social y el riesgo de fuga Asimismo, indicó que la instrucción aún no ha concluido y puede durar un año más. Únicamente, el abogado de la defensa, Juan Carlos de Mingo, solicitó su libertad en la vistilla celebrada en Plaza de Castilla. uelta a los orígenes. La aparición de la glorieta de los Cuatro Caminos (sin prescindir de su pronombre y su artículo) nos devuelve un espacio urbano despejado y limpio que las generaciones actuales reconocen por los grabados antiguos y las viejas fotografías en blanco y negro cuyas copias se han ido tiñendo de amarillo como los otoños. La feliz y costosa decisión del túnel alinea el perfil urbanístico natural y las necesidades de nuestro tiempo. La puesta en escena del acto inaugural y el eco producido en la opinión pública ha desatado un manojo de opiniones sobre el mejor remate de la superficie, ese embellecimiento que casi siempre resulta más lucido en una glorieta exenta, en lugar de empeñarse en un perifollo cualquiera. De momento, la isla circular de jardinería en el centro supone una obligada ayuda a la circulación, ya que ni los semáforos y los llamados agentes de movilidad ofrecen la suficiente garantía para que los automóviles no choquen o los colapsos estén servidos. Entre las propuestas apuntadas por vecinos y gentes de buena voluntad me permito añadir una modesta idea de la que no me hago excesivas ilusiones, visto el tradicional maltrato municipal a los monumentos y estatuas. La que existe en homenaje a Bravo Murillo (Miguel Ángel Trelles, 1902) tiene una altura de dos metros y está vaciada en bronce. Nació sobre un pedestal de piedra blanca de seis metros de altura y ocupó en tiempos de los bulevares el centro de la glorieta de Bilbao. Hoy luce poco, recortada y sin espacio en la esquina de la calle que lleva su nombre, donde los coches obligados a una sola dirección no pueden ver la estatua ni de lejos ni de cerca. Se puede recordar que Juan Bravo Murillo aparece vestido de levita y portando en la mano izquierda documentos de sus grandes proyectos para Madrid. Se recuerda también que en los actos de inauguración de la traída de aguas a Madrid, se olvidaron de invitar a Bravo Murillo, no obstante lo cual presenció de incógnito y embozado en una capa ese milagro de la naturaleza que pone los ríos de pie V