Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 17 3 2005 ABC Chirac se enfrenta a la Comisión europea y rechaza la liberalización de servicios El presidente francés califica de provocación la Directiva Bolkenstein b Jacques Chirac se ha puesto la armadura de hierro de presidente de un gran Estado y ha exigido que la Comisión se humille y retire la directiva J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Jacques Chirac está dispuesto a cargarse a la Comisión Europea presidida por José Manuel Barroso, a quien se acusa en términos apenas velados de estar ofreciendo argumentos a los partidarios de votar no contra el proyecto de Tratado constitucional europeo. El presidente Barroso ha defendido la pertinencia de la Directiva Bolkenstein, que propone una cierta liberalización del mercado de los servicios entre los miembros de la UE. Y Joaquín Almunia, comisario de asuntos económicos y monetarios, afirmaba el martes, ante la Cámara de comercio de España y Francia: Quienes se oponen a la directiva Bolkenstein no la han leído. Esa directiva permitiría crear 600.000 puestos de trabajo en toda Europa Ante la tímida insistencia del presidente Barroso y una gran mayoría de sus comisarios, comenzando por Almunia, Danuta Hübner (comisaria de política regional) y Neelie Kroes (comisaria para la competencia) siguiendo adelante con un proyecto de liberalización de los servicios europeos, a través de la directiva Bolkenstein, Jacques Chirac se ha puesto la armadura de hierro de presidente de un gran Estado y ha exigido en nombre de Francia, que la Comisión se humille, retire la directiva y abandone indefinidamente su proyecto de liberalización... cuando menos, hasta que Francia lo considere compatible con su propio calendario político. liberalización del mercado de los servicios europeos. Pero nadie los oye. Poniéndose al frente de las tropas políticas nacionales, de izquierda y derecha, para pedir la rendición incondicional de la Comisión, colgándose todas las medallas del defensor de la patria amenazada por el ultra liberalismo rampante, Chirac consuma una maniobra muy llamativa en varios frentes, europeo, nacional y puramente táctico, electoral. En el terreno nacional, Chirac pide el sí al proyecto de Tratado constitucional europeo oponiéndose por principio a una directiva que promete crear 600.000 puestos de trabajo, liberalizando el mercado de los servicios europeos. Chirac veta de manera absoluta la implantación en Francia de trabaja- dores, pequeños empresarios o sociedades de servicios de países miembros de la UE, denunciando una amenaza de dumping social. En el terreno europeo, Chirac tira con mira telescópica contra la cabeza política de los comisarios europeos que pretenden imponer a Francia una disciplina que el gobierno francés no desea cumplir. Almunia anunció el martes una revisión a la baja del crecimiento económico europeo: una noticia pésima para Chirac, cuando el paro vuelve a crecer en Francia, como consecuencia de sus promesas incumplidas. Durao Barroso defiende una Directiva que pretende liberalizar un mercado que la República Francesa desea mantener cerrado. Jacques Chirac REUTERS Mueren 28 pasajeros de un avión ruso estrellado en el norte de Siberia RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Un aterrizaje de emergencia de un bimotor de fabricación soviética Antónov- 24 acabó con la explosión de los tanques de combustible, justo en el momento de tocar tierra, y con la muerte de 28 de las 52 personas que viajaban a bordo. El accidente se produjo ayer por la mañana cerca de Varandéi, localidad situada a orillas del mar de Barents, en el gran norte siberiano. Varandéi, enclavada en la llamada región autónoma de los esquimales nenets, era precisamente el punto de destino del vuelo, fletado por la petrolera rusa Lukoil para trasladar a sus trabajadores a una de sus plataformas marinas. El avión, propiedad de la compañía Aerolíneas Regionales, partió de Ufá (república autónoma de Bashkortostán) y, tras hacer escalas en Perm y Usinsk (República de Komi) se disponía a tomar tierra en un aeródromo situado en las cercanías de Varandéi. Pero, por razones que aún se desconocen, el An- 24 se vio obligado a efectuar un aterrizaje de emergencia cuando faltaban sólo cinco kilómetros para el final del viaje. Según las agencias rusas, el aparato se posó escorado sobre el ala izquierda y la fricción hizo que el combustible de los depósitos se inflamase. Evgueni Sokolov, uno de los responsables enviados a la zona del siniestro por el Ministerio de Protección Civil ruso, dijo que, si no se hubiese producido el incendio, el número de víctimas hubiera sido mucho menor El bimotor quedó completamente calcinado. En un principio se creyó que no había supervivientes. Poco después se pudo comprobar que había muchas personas aún con vida. Una provocación Los consejeros, portavoces y emisarios personales de Chirac dicen a quienes quieren oírlos: Por parte de Barroso, se trata de una provocación. Presentar esa Directiva, a dos meses del referéndum francés, es echar aceite al fuego, es dar argumentos de peso a quienes desean que Francia diga no al proyecto de Tratado constitucional europeo Y la extrema derecha, la extrema izquierda, la derecha nacionalista, la derecha moderada, los centristas y la izquierda socialista, ponen el grito en el cielo, pidiendo la retirada incondicional de la Directiva Bolkenstein. Para la extrema izquierda, esa Directiva que pretende liberalizar los servicios europeos es una amenaza ultra liberal Para la extrema derecha, se trata de una amenaza de derrumbe de todo nuestro sistema de protección social El PS y la UMP (centro derecha) dicen lo mismo, con un lenguaje apenas más moderado. Apenas una tímida minoría liberal encabezada por Alain Madelin, se atreve a defender la