Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 3 2005 Internacional 27 El banquero francés Edouard Stern fue asesinado a tiros por su amante La Policía sopesa la posibilidad de un crimen por oscuros motivos pasionales mujer con la que mantenía relaciones desde hace años ha aliviado a la gran banca francesa, que temía un trasfondo más comprometedor JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La detención y encarcelamiento de una mujer que ha confesado haber asesinado a tiros- -por razones mal esclarecidas- -a Edouard Stern, de 50 años de edad, banquero francés afincado en Ginebra, abre la puerta a una oscura historia de sexo, altas finanzas, corrupción, negocios sucios, inversiones audaces y pasiones descontroladas, que desembocan en el abismo del derramamiento de sangre. El juez de instrucción, el suizo Michel- Alexandre Graber, sólo ha revelado algunas pistas sobre la presunta asesina: tuvo relaciones íntimas con el banquero durante varios años. Tenía llave de su lujosa residencia, y no se trata de Alexandra S. la que hasta hoy era considerada principal sospechosa, administradora de la sociedad Investb La confesión de la ments Real Returns, propiedad del banquero. La Policía suiza ha tardado quince días en obtener una primera confesión de la presunta asesina, que ayer ingresó en la cárcel ginebrina de Champ- Dollon. La discreción policial y judicial ha dejado, sin embargo, algunas pistas inflamables. No nos corresponde juzgar Se sabe que el banquero, asesinado a tiros el 1 de marzo, estaba vestido con un traje de látex y que había consumado un acto sexual con la mujer que le disparó dos tiros en la cabeza, con la que mantenía relaciones desde mucho tiempo atrás... Muy prudentemente el juez deja caer que la víctima fue asesinada con una pistola durante una relación sexual que no nos corresponde juzgar Un matiz que deja libre la imaginación: antes de asesinar a su amante, la mujer encarcelada tuvo una última relación carnal y al concluirla disparó dos veces al banquero. Policía y Justicia callan todas sus sospechas y sólo dejan caer que los móviles aún no están totalmente claros. Pueden ser de naturaleza personal o financiera Dicho de modo más cru- Edouard Stern EPA La víctima vestía un traje de látex y mantuvo una relación sexual con la mujer, que le disparó dos veces en la cabeza do: la asesina y su víctima tenían relaciones financieras mal esclarecidas, tan oscuras y turbadoras, quizá, como sus relaciones sexuales. Se sabía que el muerto era un banquero predador, agresivo, huido de París para trabajar en Ginebra más libre más audaz con un fondo de inversiones que hizo grandes operaciones internacionales con Rusia. Y estaba rodeado de jóvenes y bellas asistentas, administradoras con quienes sostenía relaciones laborales, personales y eróticas de muy diversa especie. La primera pista de las mafias rusas se abandonó muy pronto. Pero en este caso, la pista privada tiene muchas ramificaciones comerciales y financieras. La ciudadana francesa que ha confesado haber asesinado a Edouard Stern no sólo tenía una llave de su residencia: también conocía y había participado en operaciones comerciales arriesgadas con enormes beneficios para la sociedad IRR. En París y Nueva York, donde residen la ex esposa y la familia del banquero asesinado, padre de dos hijos que estudian en la Costa Este norteamericana, las confesiones de la asesina producen gran alivio. El establishment bancario francés temía las ramificaciones de un escándalo que manchase a altos miembros de la gran banca nacional. Amigos íntimos, familiares y rivales de Edouard Stern. Las confesiones de una desconocida iluminan con luces muy chillonas un crimen pasional. Pero dejan en la oscuridad otras facetas de la vida del fallecido.