Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional OPERACIÓN BALLENA BLANCA REACCIONES JUEVES 17 3 2005 ABC El eje para la prevención del blanqueo de capitales está en el movimiento del dinero rista. Nosotros estamos dispuestos a colaborar, pero dentro de nuestras posibilidades. No se puede olvidar que el notario es un funcionario público que no actúa a su arbitrio sino sujeto a unas normas y, por lo tanto, verá con buenos ojos la reforma que le dé más medios y con preocupación la que se base en la mera sospecha. -Al hilo del caso Marbella, ¿está el Gobierno haciendo autopropaganda a costa de los notarios? -Propaganda no creo. Son materias que requieren mucha especialización y que no son de interés generalizado en prensa. Por eso, sólo tienen notoriedad cuando surge un problema. Y es un dato rigurosamente cierto que se está revisando la normativa. El hecho de que se diga ahora no debe parecer propaganda. -Los últimos acontecimientos han colocado a los notarios en el punto de mira. ¿Qué otros agentes son fundamentales en la prevención del blanqueo de capitales? -Los notarios no somos ni los únicos ni los principales. El papel fundamental lo tiene la banca. Hablamos de trasvases de fondos, de pagos... ahí está el gran tema. Si se usan 10 millones de euros para comprar una urbanización, ese dinero tiene que venir de un banco y depositarse en otro. Y seguro que los bancos certifican ese movimiento y tienen constancia de la procedencia de ese dinero. Todos nos enfrentamos a operaciones muy sofisticadas, pero no podemos buscar el eje de las actuaciones de prevención en el notario cuando está en el movimiento de los fondos. Y eso lo saben los expertos y el Banco de España. ¿Afecta esta reforma al secreto profesional del notario? -La defensa del secreto profesional no puede ser para los notarios, que son funcionarios públicos, un argumento para no colaborar. Y menos en un Estado que, como el nuestro, es de entrada de droga y sufre directamente el terrorismo. Los notarios no tenemos herramientas para luchar contra el crimen señala Bolás JUAN BOLÁS Ex presidente del Consejo General del Notariado Los notarios no somos la Policía ni tenemos sus medios Los fedatarios aseguran que su disposición es máxima para colaborar en la detección de las redes de blanqueo, pero advierten de que el papel fundamental lo juega la banca TEXTO: NIEVES COLLI FOTO: GONZALO CRUZ MADRID. -La reforma del reglamento para la prevención del blanqueo de capitales que entrará en vigor en abril aumenta la responsabilidad de los notarios en esa tarea. ¿Pone también en sus manos herramientas eficaces para ello? -No. Herramientas los notarios tenemos pocas, por no decir ninguna. Todo se basa en que parece que estamos obligados a sospechar, y eso no es fácil porque las redes del crimen organizado, por lo que se ve, hacen operaciones alambicadas que en un solo acto notarial no se ven. -Pero es necesario extremar la vigilancia... -Casos como el de Marbella pueden hacer pensar que el actual sistema no es eficaz. Pero sí lo es, y prueba de ello es que permite detectar a los involucrados en una gran operación de lavado de dinero. Pongamos como ejemplo una operación inmobiliaria. Para ejecutarla hay que hacer una escritura pública y la mera existencia de este documento ya es una pista para los tribunales. El notario tiene la función esencial de controlar la legalidad y si ve algo contrario a la ley, debe negarse a firmar. Siempre he dicho que es mejor notario el que se niega a firmar que el que siempre da fe. Ahora lo que se nos pide es un paso más: que además de dar fe, comuniquemos las operaciones sospechosas y que en la denuncia hagamos constar los motivos por los que la consideramos sospechosa. Eso es muy complicado, porque el sistema está basado en la buena fe. ¿Hay un protocolo de alarma indicios que les obliguen a actuar? -Hay un listado de casos objetivos que se nos dice debemos comunicar si se producen. El problema es que tratamos con una materia poco objetiva y muy opinable y que no somos la Policía ni tenemos sus medios. Por poner un ejemplo: en las zonas turísticas es muy habitual que los inversores extranjeros compren a nombre de una sociedad. Es una práctica habitual y, objetivamente, no es ilegal. Con eso quiero decir que los notarios vemos los documentos que se nos presentan y analizamos la legalidad de la operación que se realiza y es muy complicado que podamos detectar si es dinero negro o si procede de la droga o de un grupo terro- Los profesionales piden que se concreten sus obligaciones para evitar actos de ilegalidad ABC MADRID. El vicedecano del Colegio Notarial de Granada, Antonio Martín, se mostró ayer partidario de que a los notarios se les diga de forma precisa cuáles son sus obligaciones pues dejarlo sobre bases subjetivas, sería un error de cara a la ciudadanía En este sentido, aseveró que la institución notarial se puede emplear como elemento clave para poder atacar a la lacra que es el blanqueo de dinero procedente de actividades ilícitas Por su parte, la Asociación de Notarios y Registradores Mercantiles y de la Propiedad pidió ayer a la Administración del Estado medios para ejercer un mayor y efectivo control de legalidad en aquellos actos o contratos que puedan ser susceptibles de ser usados como medios para la comisión de cualquier delito. A través de un comunicado, esta asociación expresó que con todo el respeto que se merecen las actuaciones judiciales en curso, debe imperar el principio de presunción de inocencia consagrado en la Constitución respecto a los notarios imputados en la investigación de Marbella. La asociación añade que dado que la prestación de funciones tanto para notarios como para registradores es obligatoria y su negativa a prestarla es causa de responsabilidad, se solicita de la Administración del Estado, de la cual dependen y deben depender los notarios y registradores de la propiedad y mercantiles, se les dote de medios En concreto, solicita aquéllos que permitan ejercer un mayor y efectivo control de legalidad en aquellos actos o contratos que puedan ser susceptibles de ser usados como medios para la comisión de cualquier delito, circunstancia que no siempre será fácil de sospechar por el notario o registrador Asimismo, añade que en España los casos de fraude en las transacciones inmobiliarias son anecdóticos