Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Los socialistas hacen la política del tararí. ¿Negociación, pacto o preguntas? Tararí. ¿Comparecencias en la Comisión? Tararí que te vi DUPOND ET DUPONT INVESTIGAN S DARÍO VALCÁRCEL El gobierno iraní necesita entrar en la Organización Mundial del Comercio; necesita piezas de recambio para su vieja flota aérea comercial; y necesita renovar su industria extractora de petróleo. Quizá a cambio de esto su aspiración nuclear pueda esperar PRUEBA DE HIERRO EN IRÁN L A batalla diplomática de Irán podrá durar meses o años. Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas han hecho distintas apuestas, que sin embargo se aproximan. Arriesgan mucho, aunque no tanto como el régimen de Teherán. Conviene mantener actualizada la ficha iraní: Irán no reconoce su aspiración nuclear- militar. Sin embargo, las autoridades del Organismo Internacional de la Energía Atómica, dependiente de las Naciones Unidas, apenas tienen dudas. Algunos expertos creen que será difícil impedir al sucesor de Jatamí el acceso a la energía atómica, por ahora de uso pacífico. Su vecino Pakistán ha conseguido la bomba; también Israel. ¿Cómo impedírselo a Irán, salvo por la fuerza? Irán podrá aplazar su propósito pero difícilmente renunciará a él. Hoy el arma atómica se ha convertido en un igualador de grandes y medianas potencias, capaces de hacerse respetar por el terror. Y sin embargo hay algo claro: desde la Segunda Guerra mundial, las armas convencionales resultan casi tan devastadoras como las nucleares. La fuerza del poder militar llamado convencional favorece hoy, no se olvide, a Estados Unidos. La Unión Europea quiere mantener a EE. UU. y a Irán dentro del Tratado de No- Proliferación (TNP) Una parte de la administración Bush ha dejado de creer en el tratado, aunque EE. UU. lo firmara en 1970. En este punto, los tres gobiernos europeos, británico, francés y alemán, y el alto representante para la seguridad de la UE, Javier Solana, tienen un margen de acción que les convierte en aliados indispensables. Irán necesita entrar en la Organización Mundial del Comercio, necesita piezas de recambio para su renqueante flota aérea comercial y necesita renovar su industria extractora de petróleo. Quizá a cambio de esto su aspiración nuclear pudiera esperar unas décadas. (Un paréntesis: expertos norteamericanos, como Jonathan Schell, creen que EE. UU. no tiene más salida que defender un nuevo tratado de abolición completa del armamento nuclear. Sobre este asunto volveremos. Si no se acuerda una abolición completa, el Departamento de Estado cree que no menos de 44 naciones podrán disponer del arma atómica antes de 20 años. La abolición puede plantearse como un triunfo del derecho sobre la fuerza, también como un avance de la economía racional sobre la irracionalidad del gasto. Es difícil de conseguir, pero también lo era la abolición de la esclavitud, que llegó en 1866) Además de los cinco miembros del Consejo de Seguridad- -Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China- -cuatro estados tienen hoy de facto fuerza nuclear: Israel, India, Pakistán y Corea del Norte. Irán parece decidido a ser el décimo, aunque no lo admita oficialmente. Pero el proceso de los combustibles fisionables de uso pacífico es muy próximo al uso militar. Ese panorama posible de descontrol, de anarquía nuclear, alarma a gran parte de la clase dirigente americana. El abolicionismo adquiere peso con los años, sea republicano o demócrata el presidente. Por el momento parece que Bush ha emprendido un giro de 180 grados. Otros creen, en cambio, que la línea dura de los neoconservadores inspirará también su segundo mandato. En Irán apenas hay soluciones, salvo las más sutiles. En ellas cuenta más la inteligencia que la arrolladora fuerza militar. El TNP es un texto complejo y sujeto a interpretaciones. Entre tanto, se acerca el final de abril y con él la conferencia para renovar el tratado. Aunque quizá Irán matice su posición a partir de la base hoy mantenida: todo estado, dice el artículo 4, tiene derecho a utilizar la energía nuclear con fines pacíficos. I todas las investigaciones que hacemos los españoles: policíacas, judiciales o científicas, en cualquier materia o sector, son tan escrupulosas, profundas y exhaustivas como la que ha realizado la Comisión parlamentaria del 11- M, ya podemos cerrar todos los chiringuitos investigadores, desde las comisarías y los juzgados al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Hala, a ahorrar esos presupuestos y a dedicarlos a soluciones habitacionales pongo por ejemplo. La Comisión acaba de rechazar todas las comparecencias propuestas por el Partido Popular. Pero, ¿qué querían estos populares: que los socialistas descubran las trampas y trafullas antidemocráticas hechas por ellos mismos en aquellos aciagos días? Pues qué, ¿poner a los socialistas a investigar a los socialistas? Hombre, eso es como poner a Ali Babá a que investigue quién llevó el tesoro a la cueva del Sésamo, ábrete Está claro que a los barandas sociatas no les interesa saber nada más allá de lo que descubra el juez respecto de los autores materiales del atentado. Y desde luego, ni una palabra de los sucesos del 12, 13 y 14 de marzo. O sea, de aquellos sucesos que lograron realizar el prodigio del vuelco electoral. La alianza de Zapatero con nacionalistas, comunistas y verdes le permite, aún sin tener mayoría absoluta, gobernar con un desdén absoluto y descarado hacia el único partido de la oposición. Zapatero se asegura esos votos a fuerza de ceder poco a poco, todo lo lentamente que le dejan, palabras, frases, definiciones más o menos esenciales, en el concepto de España, aparte de las concesiones materiales. Me parece que era Alfonso Guerra el que dijo aquello de que iban a dejar España que no la reconocería ni la madre que la parió. Pues estos socialistas, sin proclamarlo, sino más bien callándolo y escondiéndolo, la van a dejar que no la reconocerá la madre que la parió, el padre que la engendró ni los hijos que entre ambos tuvieron. Los socialistas hacen la política del tararí ¿Negociación de la reforma constitucional? Tararí. ¿Pacto contra el terrorismo? Tararí. ¿Preguntas sobre la idea de Estado, sobre el concepto de España? Tararí, tararí. ¿Comparecencias en la Comisión investigadora? Tararí que te vi. Ahora están estrechando lazos con el PNV del Plan Ibarreche y de la defensa de Batasuna. El Partido Socialista del País Vasco no cesa de hacerle cucamonas, zalamerías, arrumacos y Plan alternativo al PNV. Se conoce que quieren también tocar poder en Vasconia. Y si alguien señala o subraya los peligros y amenazas del separatismo, el originalísimo Zapatero le sale al paso con aquella frase tan nueva de los separatistas y los separadores que hasta Carod- Rovira tuvo que decirle a Maragall en la campaña electoral que era un concepto finiquitado. Total, que la investigación del 11- M está prácticamente cerrada, y los socialistas andan ya preparando unas conclusiones a su gusto. La investigación sobre la tragedia ha sido cerrada como si la hubiesen llevado a cabo Dupond et Dupont los famosos detectives del cómic de Tintín que vertidos en traducción simultánea al español se convierten en Fernández y Fernández Y lo que digo: Tararí.