Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 3 2005 97 El nuevo protocolo antirracismo contempla la posibilidad de suspender un partido en caso de graves incidentes Óscar Freire se impuso en la Tirreno- Adriático, primera carrera de una semana que gana y lidera el ProTour Todos los mensajes que he recibido del club son positivos, de cariño, de ánimo y de esperanza, pero no quiero ser un problema y siempre ayudaré a que todo se solucione lo mejor posible Nadie me ha regalado nada, me lo he ganado con esfuerzo, trabajo y muchos dolores. Me siento totalmente útil y creo que no ha llegado mi plenitud go que dejar claro que todos los mensajes del club son positivos, de cariño, de ánimo y de esperanza. No hay otros. Yo sé que en el fútbol se pasa de héroe a villano. He sido ensalzado y criticado y lo he llevado como mejor lo he podido en ambos casos. Siempre he sido consciente de que podía llegar un momento así, pero también sé que la gente me quiere y reconoce mi trabajo porque me lo dice por la calle y eso vale más que las encuestas. Yo creo que tengo más gente a favor que en contra. -O sea que usted no quiere ser un lastre. Lo que está diciendo es que si no le quieren, que se lo digan y hablando se entiende la gente. -Exacto, yo no quiero ser un estorbo. Quiero que me digan las cosas como son. Yo quiero al Real Madrid y quiero lo mejor para el club. Que nadie piense que me quiero ir, todo lo contrario. Creo que todavía no he alcanzado la plenitud. Tengo 27 años y muchas ganas de seguir ganando títulos aquí. Nadie me ha regalado nada en el Madrid. Lo que tengo me lo he ganado con esfuerzo, trabajo y muchos dolores. Y quiero seguir así. Yo me siento totalmente útil. Estoy preparado para dar mucho más. Lo que está pasando ahora no es una situación individual, no sólo soy yo el culpable, está sucediendo algo colectivo, de todos. Cuando la primera Copa de Europa ya estaba mal, con lo del pubis, y el equipo ganó. Fue distinto. Y quiero dejar claro que nunca he tenido ningún privilegio, ni ahora que soy capitán, ni antes que no lo era. -Como dice Luis, su problema es que es donante de sangre -Así me hecho un lugar y así voy a seguir. Jugando en un equipo hay que pensar siempre colectivamente. Si pensara en mí sentaría un mal precedente y eso conduce a que las cosas no vayan bien. Me ha ido bien haciendo caso a los entrenadores, aunque haya jugado en varias posiciones. Así he logrado estar once años al más alto nivel y así moriré deportivamente. Mi carrera se basa en la regularidad y la constancia. La regularidad ha sido la que me ha hecho mantenerme en la elite. Raúl habló ayer con ABC sobre el equipo y su futuro personal diálogo todo el mundo va a querer lo mejor para ambas partes. Si te llama el club y te dice que te tienes que ir, los jugadores tenemos que estar dispuestos a buscar una salida beneficiosa para los dos, pero siempre con diálogo. ¿Y usted es quién más problemas tiene o quién menos, por aquello de que su contrato acaba en 2010? -Mi caso está claro. Cuando el club me ofreció renovar, yo no discutí nada. Fue para mí un orgullo y una satisfacción que me ofrecieran seguir aunque tenía contrato en vigor. No hubo negociación. Después de once años aquí yo lo que quiero es lo mejor para el Real Madrid. Si en algún momento tengo que sacrificarme para que el club y el equipo salgan para adelante, yo lo haré. Tengo cinco años más, pero si el club me pide un sacrificio, hablando se entiende la gente e intentaremos arreglarlo de la mejor forma posible. Pero creo que es algo que tiene que salir del club, no de las encuestas, ni una parte de la Prensa. ¿Un sacrificio de qué tipo, de rebajar la ficha, de negociar una salida, de plantearse irse a otro club, el sacrificio hasta donde llega... -Eso se hablará si llega el caso. Lo que tengo claro es que si hago caso de algunas encuestas parece que me tengo que ir. Pero también tengo claro que los intereses del club no son los mismos que los intereses de la Prensa. Lo sé. Mi interés es seguir aquí y creo que el del club también. Pero si llegase esa situación de que me tuviera que marchar, lo que siempre voy a hacer es ayudar al club para que todo se solucione lo mejor posible. Ahora se vende que nos tenemos que ir tres o cuatro y uno soy yo, pero eso no me lo ha dicho el club. Yo conozco como funciona el mundo del fútbol y que las circunstancias mandan en la vida. -Puede que esté ya muy visto... -Sí, eso lo comprendo. Son once años y pueden estar ya cansados, pero yo tengo la misma ilusión, la misma ambición y quiero hacerlo aquí. Pero también sé que no se puede estar en un sitio donde no te quieren. También ten- Nuestro problema es futbolístico, no de otra índole, nos faltan argumentos ¿Es el momento más crítico desde que está en el Real Madrid? -Yo no he vivido estar dos años sin ganar títulos, por lo que puede que sea el peor momento. Está siendo una etapa que se vive con demasiada magnitud. A la hora de hablar del Madrid se han utilizando adjetivos que nos han hecho mucho daño. Es imposible calcularlo. Maldita palabra, la de galáctica, que está borrada de mi diccionario. -Luxemburgo dijo el otro día en ABC que os había avisado de que en Turín no podíais estar 90 minutos pensando en el empate, en Getafe dijo que os dedicasteis a ver como jugaba el Getafe, Tira con bala. (Sonrisas) En Turín todos hablamos de qué teníamos que ir a ganar el partido, pero no tuvimos suficientes argumentos futbolísticos para hacerlo. Es un problema futbolístico, no de otra índole. Y en Getafe pasó más de lo mismo, teníamos enormes ganas de vencer, hambre de sacarnos le espina, pero al primer contratiempo no supimos reaccionar. -Hambre, hambre, tampoco mucho. -Todos tenemos hambre y ganas de ganar individualmente. Nuestro problema es que no las transmitimos al colectivo. Ni a la gente. Como equipo está claro que no funcionamos, pero no encontramos la solución. Si la tuviéramos la aplicaríamos.