Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 MIÉRCOLES 16 3 2005 ABC Deportes RAÚL GONZÁLEZ Capitán del Real Madrid y de la selección española Quiero seguir, pero si me tengo que sacrificar por el Madrid, lo haré Tiene contrato hasta 2010, el más largo de toda la plantilla, su intención es continuar en el Real Madrid y jubilarse en este club, pero también tiene claro que no quiere ser un lastre, ni continuar si no están a gusto con él y su rendimiento. Si es así, pide al club que se lo diga y se sentará a hablar TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTO IGNACIO GIL MADRID. Siempre ha tenido las ideas muy claras y a los 27, bastante más. Creció cosido a la responsabilidad y presión intrínsecas que conlleva jugar en el Madrid y sabe convivir con ellas con naturalidad. Ni en momentos de crisis permanente como éste, se altera, pero sí quiere tener claro cuál puede ser su futuro. Él, aunque llegue vestido con una cazadora rojiblanca, sólo piensa en blanco y además gran parte de lo que piensa se atreve a decirlo. -Malos tiempos para ser capitán del Real Madrid... -Son malos tiempos para ser jugador del Madrid en general. Tenemos casi la obligación de ganar títulos y en los dos últimos años eso no se ha conseguido. Como todo lo nuestro tiene una gran trascendencia, los momentos malos parecen aún más malos. -Y un capitán en estos casos ¿qué hace? -Dentro del vestuario, intentar que haya el mejor ambiente posible. Pero aquí todos somos jugadores importantes y la mayoría ha vivido situaciones como ésta y saben por sí solos cómo tiene que reaccionar. Lo que nos pasa no es sólo cuestión del capitán, es de todos, jugadores y técnicos. ¿Qué sintió en Getafe? -Impotencia, tristeza, en teoría teníamos que ganar después de la eliminación y de que el Barça hubiera ganado el sábado. Ahora la Liga no está perdida pero está en sus manos. ¿Sintió vergüenza? -No, como profesional todo el mundo dio el máximo. Fue más impotencia de querer y no poder, de querer y que no salían las cosas. -Lo que acaba de decir, es duro. -Sí, pero es la realidad. El equipo tiene grandes jugadores y una buena plantilla, pero no conseguimos tener esa regularidad y esa constancia que hace a los equipos campeones. Llevamos toda la temporada con dificultades. Ha habido ilusión hasta la ida contra el Juventus, pero ahora llevamos cuatro días desagradables, tanto para nosotros como para los aficionados. ¿Ha tenido algún problema en los últimos días por la calle? -No, ninguno. Hay gente que me ha dicho algo, pero más de ánimo que de En Getafe sentí impotencia. Queríamos, pero no podíamos, queríamos, pero no nos salían las cosas Tenemos dificultades para plasmar nuestra superioridad porque no tenemos el balón, no dominamos al rival reproche... Alguien en algún grupito te dice algo, cuando ya has pasado, pero nunca a título personal, siempre cosas sobre el equipo. -Lo de Getafe no fue igual que lo de Turín, fue peor. -Fue más de lo mismo. En Turín hicimos un partido serio, pero nos faltó agresividad y ambición para ganar. En Getafe, en una jugada desafortunada nos hacen un gol y no tuvimos reacción. Veíamos lejano remontar. En otra situación seguro que el equipo hubiera reaccionado y hubiera ganado el partido, pero no creíamos en esa posibilidad y ahí nos quedamos. -Pero es que el Madrid, con los jugadores que tiene, juega mal. Llevan jugando mal desde la fatídica final de Copa de Montjuic. -Pues no lo sé, de verdad. Estamos hablando de jugadores que han demostrado que saben jugar bien y que han ganado títulos. Colectivamente tenemos muchísimas dificultades para dominar a los equipos rivales, para tener el balón y para tener más ocasiones. En los últimos partidos tenemos ocasiones esporádicas. Es difícil explicar que con estos jugadores no dominemos los partidos y al rival. -Es que el equipo juega demasiado atrás, con Ronaldo como único delantero, como si estuviera más preocupado de defender y se hubiera olvidado de atacar. -Puede que sea así. Pero es que cuando no tienes el balón, no dominas al rival y entonces es difícil plasmar la superioridad. Todo el mundo decía que defendíamos mal y a lo peor ahora estamos más pendientes de eso. Pero yo creo por la experiencia que me ha dado el fútbol que se defiende mejor cuando se domina, se tiene el balón y se está en el campo del rival. Esa es la mejor defensa que hay. El Madrid siempre ha intentado jugar el mayor tiempo posible en campo rival. ¿Es consciente de que lo que más molesta al aficionado son las formas? El Barça perdió en Londres, pero con otra cara, otras ideas... -A mí, lo que me molesta es perder. Yo quiero ganar y cuando pierdo no me paro en las formas. Además, fueron dos partidos muy diferentes. El su- yo fue muy raro. Que el Chelsea, que gana todos los partidos por uno, en veinte minutos meta tres... El Barça está jugando un buen fútbol. Ha jugado partidos muy buenos, pero también ha jugado partidos muy malos, que ha ganado por esa suerte, que se dice, del campeón y que es verdad que se tiene. ¿Se puede repetir lo del final de la temporada pasada? -Esperemos que no. Queremos asegurar el segundo puesto y estar lo más cerca posible del Barça. Ganarle aquí, pero no para salvar nada, porque al Madrid sólo le salva la temporada ganar la Liga. Queremos ganarle para tenerles más cerca. ¿Y qué solución tiene esto? -Es una pregunta que debe encontrar su respuesta a final de temporada. Quien tiene que tomar las decisiones, como siempre las ha tomado, es el presidente y su equipo de colaboradores. En definitiva, el club. Deportivamente, el equipo no está dando el máximo, no consigue títulos y está claro que hay que buscar soluciones. -El problema es que se habla de una renovación profunda y casi todos los jugadores tienen contrato en vigor, por lo menos los importantes, que son los más cuestionados. -Lo importante es que el club encuentre dónde están los problemas y si la solución es que se vayan unos jugadores y que vengan otros, creo que con