Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA CRISIS DEL CARMELO LAS DENUNCIAS DE CORRUPCIÓN MIÉRCOLES 16 3 2005 ABC La Fiscalía cita a Teyco, la empresa que promovió el fundador de Convèrgencia Carlos Sumarroca Adigsa retornó facturas de la sociedad por valor de 1,2 millones de euros por carecer de contratos b El fiscal solicitó ayer la auditoría La auditoría de gestión interna La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) solicitó ayer a los responsables de Adigsa que le entreguen una auditoría de gestión interna y un primer estudio interno donde la empresa pública de la Generalitat reconoce que en 2003 hubo un importante volumen de obra que no pasó el procedimiento legal de contratación tal y como publicó ABC el pasado domingo. Según fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Vivienda, el fiscal recibirá en los próximos días esta auditoría, que data del 28 de mayo de 2004, y el posterior informe interno que la empresa encargó tras conocer una serie de presuntas irregularidades en la contratación de obras durante todo el ejercicio de 2003. Tras los indicios detectados de anomalías e irregularidades en las adjudicaciones de obras, la nueva dirección de Adigsa, ya nombrada por el Gobierno tripartito, encargó el pasado día 20 de enero otra auditoría más específica que, según explicaron las mismas fuentes, pretende documentar las presuntas irregularidades y analizar el sobreprecio pagado en la rehabilitación de algunas viviendas sociales de la Generalitat. de gestión interna de Adigsa donde la empresa reconoce que en 2003 hubo un importante volumen de obra sin contratos ÁNGEL MARÍN BARCELONA. La empresa pública Adigsa retornó a Teyco- -la sociedad creada por Carlos Sumarroca, uno de los fundadores de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y amigo personal de Jordi Pujol- -unas facturas por valor de 1,2 millones de euros porque no había ningún contrato que las avalara según afirmaron ayer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Vivienda. La Fiscalía ha citado a declarar a los responsables de esta sociedad que, añadieron las mismas fuentes, reclama a Adigsa el coste de las obras que en 2003 realizó en los barrios de Arraona, en Sabadell, y de La Pau, en Badalona. En esta última no había ni proyecto ni proceso de licitación según aseguran fuentes de este departamento de la Generalitat. En 2003, Teyco se convirtió en la segunda empresa en volumen de contratación con Adigsa, después de Comapa. Durante el mandato del último Gobierno de CiU, estas dos sociedades siempre han encabezado los primeros puestos de obras facturadas a esta empresa pública que gestiona las viviendas sociales de la Generalitat. El contratista José Antonio Salguero- -que la semana pasada declaró ante el fiscal tras denunciar públicamente el pago de comisiones de hasta el 20 por ciento del valor de los trabajos realizados para Adigsa- -tampoco ha cobrado los 355.000 euros que le adeuda la empresa pública de la Generalitat por rehabilitar 24 viviendas en Artesa de Segre al carecer de un contrato de obra. Igual que el empresario Ignacio Sánchez- -el segundo en declarar ante el fiscal- que todavía tiene las llaves de los pisos rehabilitados en Tarragona porque nadie le paga la obra. Sede de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ELENA CARRERAS El empresario Juan Antonio Salguero explica que el día 1 de marzo paró el coche oficial del presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, para entregarle documentación sobre el cobro de comisiones en la empresa Adigsa. Arranca y vámonos le dijo Benach a su chófer tras ojear la información Arranca y vámonos POR A. MARÍN Penín, Salguero y Sánchez Precisamente, Adigsa entregará hoy la información requerida anteayer por la Fiscalía sobre todas las obras realizadas y facturadas por Salguero y Sánchez y sobre la relación laboral que José María Penín- -el presunto cobrador de las comisiones- -mantenía con la empresa pública de la Generalitat, según confirmaron ayer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Vivienda. Penín- -un pariente lejano del ex consejero Felip Puig que trabajó doce años en diversos departamentos de la Generalitat y que fue conductor del ex secretario general de CDC, Pere Esteve- -facturaba una media de 4.000 euros mensuales por trabajos de tasación y valoración de inmuebles a la empresa Adigsa. BARCELONA. Cinco días después de que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, insinuara el cobro de comisiones en la obra pública por parte del anterior Gobierno catalán- -con la famosa frase el problema de CiU se llama 3 por ciento -en el pleno del Parlamento de Cataluña sobre la crisis del Carmelo, el contratista Juan Antonio Salguero tuvo la osadía de parar el vehículo oficial del presidente de la Cámara catalana, el republicano Ernest Benach, cuando salía del aparcamiento del noble edificio del Parque de la Ciudadela. Según explicó a ABC el propio contratista, la desesperación por cobrar los 355.000 euros que le adeuda Adigsa por la rehabilitación de 24 pisos en Artesa de Segre- -anteriormente ya lo había intentado infructuosamente a través de un e- mail que envió a Artur Mas, presidente de CiU- -le colocó delante del coche de Benach con el fin de informarle y entregarle en mano la documentación sobre el cobro de comisiones de hasta un 20 por ciento del valor de las obras en esta empresa pública que gestiona las viviendas sociales de la Generalitat. Los Mossos d Esquadra que estaban de guardia en la puerta del Parlamento catalán fueron sorprendidos por el arrojo de Salguero que antes de ser inmovilizado, según cuenta él, pudo conversar unos minutos con el presidente del Parlamento catalán a través de la ventanilla. Benach ojeó la información Benach, añade el pequeño empresario de la construcción, ojeó el documento donde Salguero explica el cobro de comisiones en Adigsa por parte del señor José María Penín, el cual se presenta como familiar del señor Felip Puig (ex consejero de Política Territorial y Obras Públicas y actual portavoz de CiU en la Cámara catalana) entre otros detalles de este presunto caso de corrupción por el que el contratista declaró la semana pasada ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Tras la breve conversación y la ojeada del documento, explica Salguedo, el presidente del Parlamento de Cataluña le dijo a su chófer: Arranca y vámonos Salguero se quedó de piedra por la reacción del dirigente de ERC porque no me hizo ningún caso pese a la trascendencia de la denuncia del contratista. Un minuto más tarde era retenido por los mossos. Yo creía que me iban a detener y que me llevarían ante la Fiscalía tras leer la documentación, pero para mi sorpresa sólo me pidieron el DNI y me tomaron declaración de por qué había parado el coche oficial del presidente del Parlament y, luego, me dejaron marchar como si nada hubiera pasado asegura el empresario. Ante la respuesta de Artur Mas y Benach, el contratista decidió al día siguiente acudir a la Prensa para denunciar públicamente el pago de comisiones en las obras de Adigsa. Cuatro días más tarde de la publicación de una entrevista en ABC, la Fiscalía llamó a declarar a Salguero que ratificó sus declaraciones sobre la trama de corrupción en esta empresa pública de la Generalitat.