Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 3 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY Hemos perdido a los galácticos, pero tenemos nuevo embajador USA, el abogado chileno de Marbella y una ministra que es fraila LA FRAILA Y EL EMBAJADOR L cowboy del rancho grande sigue sin devolver a Zapatero su llamada telefónica de felicitación. Yo creo que en La Moncloa se han resignado a que esa llamada no llegue, y ya no se atolondran cuando suena el teléfono. Será Rubalcaba, o Rovira, o la fraila, o sea, gente que puede esperar, pero no piensan que sea Bush. Tiene gracia eso de la fraila. Carmen Calvo siempre enriquece el acervo cultural y esto de fraila es una manera de celebrar el centenario del Quijote. Por de pronto, la palabra fraila viene muy bien para rimar con baila, que tiene difícil consonante. Si le hubiesen preguntado a don Ramón María del Valle- Inclán: Don Ramón, ¿hay alguna palabra que rime con baila que no sea fraila? don Ramón habría respondido enseguida: Hayla Lo que pasa es que, con la introducción en el castellano de la palabra fraila tendremos que modificar una de las frases hechas más expresivas del idioma castellano, y hallaremos una manera donosa de sustituir el feo vocablo puta Ahora diremos: Todo es bueno para el convento, decía el fraile, y llevaba una fraila al hombro Bush no ha llamado por teléfono, mala liendre lo coma y malos mengues lo lleven, pero en cambio ha pedido el plácet para enviar un nuevo embajador a Madrid. El César ha tenido la consideración con Zapatero de enviar un embajador que habla perfectamente castellano, lo cual es un alivio para nuestro premier quien en inglés sólo sabe decir, poco más o menos, lo mismo que sabe decir en castellano a sus socios separatistas. O sea: yes Tiene un apellido vasco ilustre: Aguirre y es el embajador más apropiado para un socialista como Zapatero, porque es banquero, cubano del exilio, huido de Fidel y naturalizado estadounidense. Un tesoro de diplomático en vísperas de que Castro venga a la cumbre de Salamanca y que el Rey vaya a La Habana. Allí terminarán por llevarlo a Tropicana a tomar mojitos con las mulatas que cantaba Rafael Alberti: Al llegar a La Habana, una mulata, dos pitones en punta bajo la bata Hemos perdido a los galácticos casi perdemos al presidente del Congreso, pero tenemos nuevo embajador de USA, el abogado chileno de Marbella y una ministra que ha sido cocinera antes que fraila. ¿Hay quién dé más? Ahora, con el nuevo embajador del cowboy aquí, sí que podrá decir Moratinos que estamos a partir un piñón con Bush y Zapatero presumirá de mantener unas relaciones excelentes con la Iglesia Católica. Y con razón, no sólo por el nombramiento de un tal Blázquez para que presida la Conferencia Episcopal y que su talante haga juego con el latante de Zapatero, sino porque además tenemos lo que no tiene ninguna otra nación de la Cristiandad, o sea, nada menos que una fraila y además ministra. Cuando al embajador Aguirre le presenten a Carmen Calvo y le digan que es fraila tal vez comprenda que ha llegado a un país mágico, donde el presidente del Gobierno vive en las Batuecas, el Rey de Marruecos es el único marroquí que no viene en patera, las tres provincias vascas quieren separarse pero uniéndose a otras cuatro y Cataluña también quiere separarse para bailar a gusto la sardana. Spain is different E EL RECUADRO ANTONIO BURGOS Howard Hawks localiza exteriores en Marbella. Donde una familia está de fin de semana en un hotel y tras la balacera de unos mafiosos vuelve a casa con un hijo en un ataúd blanco. Donde toda corrupción tiene su asiento. Donde está la terminal de todas las mafias MARBELLA, CIUDAD SIN LEY DE CHAVES E N el corazón del centro de Sevilla hay una calle que de antiguo se llamó Manteros y que en 1913 dedicaron a Polavieja, capitán general de Andalucía. Manteros es como una tarjeta postal viviente. Allí puede el viajero del Ave encontrar cuanto entiende por el tópico de Sevilla. Calle de bares y veladores, de tapeo, betuneros, loteras, reventas de toros, gitanas que ofrecen ramitas de romero. Y para gozo de turistas, hasta suele aparecer por allí un sevillano vestido de toreador, cual creen los guiris que aquí vamos todos. Es Vidal, un ancianete que dice que fue novillero. Un vivo cuadro de Solana: vestido rosa de apagadas luces, mustio capote al brazo, acompañado por un perro más murillesco que velazqueño. Vive el hombre de los turistas que comprueban que el tópico es verdad, que los andaluces vamos por la calle vestidos de toreadores. Vidal pega la hebra con el turisterío y se deja querer y hacer una foto con ellos, tras lo cual pide la tarifa máxima de su dignidad y orgullo: la voluntad. Manteros conserva mucho sabor antiguo. Parte del que tenía en los años de estraperlo, cartillas de racionamiento, cupos de importación, autarquía y cerco internacional. Cada bar era un Café de Rick, una Casablanca interior. Paraban corredores, estraperlistas, funcionarios corruptos de la Fiscalía de Tasas, jerarcas al mejor postor. En Manteros y especialmente en el café La Perlita, lo mismo podías comprar treinta sacos de café que un haiga de importación, un cupo de cemento que la voluntad de un comandante, un camión de vigas de hierro que un virguito. Como un homenaje a la película de Howard Hawks, a Manteros la llamaron La ciudad sin ley Aquel tiempo, por lo visto, no ha pasado. Ahora hay otra Ciudad sin Ley andaluza donde todas sus calles son como Manteros en la España del estraperlo y la dictadura. Howard Hawks localiza exteriores en Marbe- lla. Donde una familia está de fin de semana en un hotel y tras la balacera de unos mafiosos vuelve a casa con un hijo en un ataúd blanco. Donde toda corrupción tiene su asiento. Donde está la terminal de un puente aéreo con todas las mafias. La ambición de los ninots indultados del franquismo, léase el difunto Gil, propició además lo que nadie ha denunciado: un colectivo crimen de lesa estética, el asesinato de un paisaje. En Irak no había armas de destrucción masiva, pero Marbella sufrió la destrucción de las armas de construcción masiva. ¿Dónde está Marbella? ¿En Andalucía? Tengo que mirar bien el mapa. ¿Estaré equivocado? ¿No será Marbella una de las islas Caimán? De la Junta de Andalucía, desde luego que no depende, a juzgar por lo que ha dicho Chaves. En caso de que esté en Andalucía, debe de ser un territorio exento, con extraterritorialidad, como antaño los estados de la Orden de San Juan de Acre. De otra manera no me explico que en esta Andalucía que él ha dejado para un blanqueo, con obreros subsidiados y paniaguados empresarios subvencionados, donde todo lo domina y controla la tela de araña del régimen que ha creado, Chaves haya dicho: El urbanismo descontrolado ha propiciado, al correr el dinero fácilmente y al facilitar el blanqueo de dinero, que esos grupos mafiosos hayan acudido a la Costa del Sol ¿Pero no tiene la Junta todas las competencias en materia de Urbanismo, y hasta una Policía Autónoma para hacerlas cumplir? Por lo visto, no. Chaves ha dicho que a él, que lo registren. No tiene responsabilidad alguna. Como la historia de Ignacio Espeleta en el apagón del barco: Mi capitán, la avería del barco no es, es de la Sevillana Lo de Marbella, igual: de Chaves no es; es de Urbanismo. Como la calle Manteros cuando el estraperlo, Marbella es la ciudad sin ley. Hasta para los que tienen transferidas todas las competencias de Urbanismo.