Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 3 2005 Sociedad 47 El presidente del Episcopado seguirá como obispo de Bilbao Blázquez anuncia que habrá contactos entre Iglesia y Gobierno después de Semana Santa b Ricardo Blázquez mostró ayer una honda preocupación por los sondeos de opinión que subrayan la distancia que existe entre los jóvenes y la Iglesia M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El recién elegido presidente de la Conferencia Episcopal española, Ricardo Blázquez, seguirá siendo obispo de Bilbao, a pesar de que con ello rompe la tradición que vincula su nuevo cargo a la categoría de arzobispo o de cardenal. Monseñor Blázquez anunció ayer su voluntad de compatibilizar la dirección de la diócesis de Bilbao y la de la Conferencia Episcopal, si bien no lo consideró una decisión suya, sino algo que está en el orden de las cosas El relevo se daba por supuesto, ya que no hay precedentes, aunque, según explicó monseñor Blázquez ayer en Bilbao, los estatutos de la Conferencia Episcopal española sólo excluyen a los obispos auxiliares. La intervención del presidente de la Conferencia episcopal española ante los medios de comunicación en Bilbao fue precedida de unas palabras de felicitación del obispo auxiliar de la diócesis, Carmelo Etxenagusia. El inicio de esta intervención en euskera fue entendido por Ricardo Blázquez, quien durante los diez años que lleva al frente de la diócesis de Bilbao ha estudiado euskera prácticamente a diario. Carmelo Etxenagusia seguirá siendo obispo auxiliar de Bilbao y sobre él recaerá el peso de la diócesis cuando monseñor Ricardo Blázquez tenga que atender sus obligaciones como presidente de la Conferencia Episcopal, incluido el viaje de presentación que iniciaba ayer mismo a la Santa Sede. senta y coordina y que las decisiones corresponden a los órganos internos. Suscribió parte del discurso de Antonio María Rouco el pasado día 7 y dio a entender que en su gestión habría firmeza en el fondo y suavidad en la forma al señalar que quería decir la verdad amablemente, porque así se abren las puertas de la inteligencia y del corazón En cuanto al programa, dijo que es el que hemos recibido de Jesucristo destacó la necesidad de atender a los inmigrantes y mostró su preocupación por sondeos como los que expresan distancia entre los jóvenes y la Iglesia, que calificó como un desafío Con amabilidad respondió monseñor Blázquez a las preguntas de los periodistas, evitando, no obstante, responder a temas políticos. Soy obispo y no político había dicho antes de que se abriera el turno de preguntas y después de aclarar que la comunidad política y la Iglesia son entidades independientes y autónomas Monseñor Blázquez asume su nuevo cargo con el mismo espíritu con el que llegó a Bilbao en octubre de 1995: He querido ser obispo de todos, para todos y con la colaboración de todos EFE Respeto a las víctimas Recordó las reticencias que mostraron algunos nacionalistas como el entonces presidente del PNV, Xabier Arzalluz, a su nombramiento como obispo de Bilbao y destacó que muy pronto se apaciguaron y que luego no encontró ningún rechazo Consideró Ricardo Blázquez que su misión principal es ser obispo aquí en la diócesis y expresó al final de su mensaje una exigencia de que desparezca definitivamente el terrorismo y de que las víctimas sean respetadas En otro momento, utilizó un lenguaje próximo al del nacionalismo cuando mostró su deseo de que nuestra sociedad encuentre la superación de la violencia terrorista lo que parece presuponer que no se trata únicamente de que ETA deje de matar. Mencionó también cómo en la Navidad de 1998 los obispos vascos pedían perdón a las víctimas si no habían sentido la cercanía de su servicio pastoral y se mostró partidario de la autocrítica. ya a ser así. Lo va a hacer muy bien en Madrid, porque es muy trabajador y está muy preparado No ha conseguido llevar la diócesis sostiene Rafael Aguirre, quien reconoce la prudencia de Blázquez, aunque le achaca haberse resignado a no cambiar algunas cosas Para el profesor de Teología en Deusto, el obispo es tenaz en sus objetivos pero paciente en los ritmos. Ha conseguido pequeños cambios a base de constancia. Ha sido moderador de los excesos, tanto políticos como pastorales. También ha aprendido las razones del nacionalismo, y ha visto parte del problema, pero luego ha cometido gravísimos errores, como firmar la pastoral Preparar la paz En todo caso, resulta delicioso ver cómo los mismos que le abuchearon al entrar a la diócesis porque era un extranjero ahora muestran su júbilo porque ha sido nombrado presidente del Episcopado español Para Jesús Sánchez Maus, durante el pontificado de Blázquez en Bilbao ha habido un pacto implícito. Los cargos eclesiales han cedido en algunas cuestiones doctrinales, a cambio de que el obispo cediera en lo relacionado con el nacionalismo En su opinión, la violencia y el nacionalismo son un hachazo para la diócesis, porque implican afectivamente, y Blázquez ha intentado no implicarse Sencillo y tímido Para sus más allegados, Ricardo Blázquez es un hombre sencillo y tímido, que prefiere lavar dentro los trapos sucios y que jamás dará el primer paso en una situación de tensión. Es más un hombre de resistencia que de enfrentamiento asegura Jesús Sánchez Maus, cura de Portugalete. Su secretario coincide en esta afirmación, apuntando que no hará ninguna manifestación sin llamar primero al interesado. No se moverá por presiones, sino por razones José Ángel Ubieta, figura indispensable en el último medio siglo de la Iglesia vasca, destaca del obispo de Bilbao su sentido de servicio y disponibilidad Sus primeros meses en la diócesis, recuerda Ubieta, fueron de espera, escucha y atención. Tuvo la inteligencia de no mover las cosas, lo que en una diócesis complicada por sí misma es muy positivo Duerme poco y trabaja mucho añade José María Angoitia. Su secretario sostiene que Blázquez es un cristiano que busca la verdad Contactos con el Gobierno Ricardo Blázquez anunció que para después de Semana Santa está previsto un contacto entre la Conferencia Episcopal y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, quien le felicitó personalmente por su nombramiento, al igual que el lendakari Juan José Ibarretxe. Monseñor Blázquez dijo que quería que continuara el tono de cordialidad que presidió el anterior encuentro entre ambas instituciones. Si se establece una comisión de diálogo se irán tratando las diversas cuestiones señaló. Ricardo Blázquez explicó gráficamente cómo se plantea su cargo al frente de la Conferencia episcopal afirmando que él no es quien manda a los obispos sino el que repre- Blázquez asume su nuevo cargo con el mismo espíritu con el que llegó a Bilbao en octubre de 1995