Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 3 2005 45 Medio Ambiente realizará inversiones hídricas por valor de 2.000 millones en Castilla- La Mancha Gonzalo Herranz Especialista en bioética y deontología Debe ser analizado seriamente por las instituciones, con mucha delicadeza para no generar alarma Opina que las urgencias no son los lugares más adecuados para la práctica de la sedación terminal, último remedio en pacientes en los que fracasan los tratamientos Guillermo Sierra Organización Médica Colegial Ha salido información clínica de los pacientes, es un tema grave que hay que investigar El presidente de la OMC señaló que como colectivo somos contrarios al encarnizamiento terapéutico, tenemos que ayudar a los pacientes a morir dignamente La Fiscalía pide datos a la Consejería de Sanidad para empezar su investigación Reclama el informe que un comité ético realizó en el centro sanitario a finales de 2003 Público quiere estudiar todos los datos antes de determinar si hay indicios de delito; pedirá un estudio pericial de los informes clínicos N. COLLI MADRID. La Fiscalía de Madrid ha pedido a la Consejería de Salud de la Comunidad que le remita con carácter urgente el informe que un grupo de expertos en bioética realizó a finales de 2003 en el Hospital Severo Ochoa de Leganés por la aplicación de sedaciones en pacientes terminales. Asimismo, ha solicitado el informe que resulte de la inspección abierta la semana pasada por la administración autonómica a raíz de las últimas denuncias por idéntico motivo. Hasta este momento, según fuentes hospitalarias, esa última visita ha consistido en la entrevista que tres inspectores efectuaron el pasado miércoles al coordinador del servicio de Urgencias del centro, aunque según el consejero Lamela están trabajando cinco en el caso. Estas son las primeras diligencias practicadas por el Ministerio Público tras recibir, ayer mismo, la denuncia formulada por la Comunidad de Madrid, que se sumó a las previamenb El Ministerio Acceso principal del Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) ÁNGEL DE ANTONIO te presentadas por las asociaciones del Defensor del Paciente (Adepa) y por la de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) Fuentes fiscales indicaron que este primer paso debe consistir en la reunión de datos con el fin de profundizar en el estudio de los hechos y poder determinar si existen o no indicios de delito y si el caso debe ser puesto o no en conocimiento del Juzgado. Las citaciones y tomas de declaración habrán de dejarse, en su caso, para fases más avanzadas de la investigación. La Fiscalía también solicitará a Avinesa que le entregue los datos que esta asociación dice poseer sobre casos concretos de pacientes- -entre 17 y 43- -que habrían fallecido supuestamente como consecuencia de las elevadas dosis de sedantes que les habrían suministrado en el hospital. Las fuentes citadas explican que también se encargará una pericia sobre los informes médicos de los pacientes terminales a los que se habría practicado las sedaciones, para lo que el fiscal se verá obligado a remitir las actuaciones al Juzgado. Las conclusiones de esas periciales son de gran relevancia para esta investigación preliminar pues permitirán conocer si las dosis de sedantes prescritas a cada enfermo fueron las adecuadas. Referencia moral. Las actuaciones practicadas por el Servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés para asistir, cuidar y proporcionar una atención de calidad humana y científica a pacientes terminales en situación agónica, es correcta y deseable no contraviniendo el sistema de referencia moral Creemos que se respeta la naturaleza del ser humano y su dignidad, precisamente éste es el objetivo del tratamiento y no se le discrimina por su situación Beneficios del paciente. La sedación se realiza en el mejor beneficio del paciente, buscado evitar el dolor, el sufrimiento y la angustia asociada a las situaciones premorten. El Comité no puede estar de acuerdo con la afirmación de que el mejor interés para una persona que esta sufriendo al final de su vida, sea no actuar o hacerlo con tibieza, invocando el valor supremo de la vida. Realmente ¿estamos siendo beneficentes, permitiendo que el dolor, la angustia y el sufrimiento, cuando no el abandono en una habitación, sea el final de la vida? Conclusiones del Comité de Ética en diciembre de 2003 tras valorar 40 casos de sedación a pacientes terminales en las Urgencias del Hospital Severo Ochoa, de Leganés (Madrid) Moralmente correcta TEXTO: G. ZANZA Sedación. La sedación no es maleficente con el paciente, porque no persigue el daño, sino evitar el sufrimiento y, en la medida de lo posible, conseguir el bienestar del paciente. No prolonga artificialmente el proceso de morir, porque no inicia medidas de soporte vital, ni busca reducirlo, al limitar la utilización de sedación a los niveles que exige la desaparición de los síntomas. Indicación de la sedación. De la documentación aportada se desprende que en todos los casos en que se indicó la sedación terminal, el paciente cumplía los criterios clínicos adecuados, por lo tanto el Comité considera que no se vulneró ningún principio, se respetaron los derechos del paciente y no existió mala praxis Sedación en Urgencias. El Comité considera que si el Servicio de Urgencias fue dotado de instalaciones similares a las de hospitalización para la atención de este tipo de pacientes y dotado de los recursos humanos y materiales adecuados, como nos consta, no sólo no se produce una vulneración de los principios éticos, sino que se trata de una actuación que sigue las recomendaciones de las organizaciones nacionales e internacionales Paciente y o familia. Siempre se de- be obtener el Consentimiento para proceder a la sedación y, cuando sea posible, se debe obtener del propio paciente. Pero no siempre se debe informar al paciente, no debemos olvidar que nos encontramos, por regla general, ante pacientes con bajo nivel de conciencia, deprimidos, en situación física y emocional muy frágil y, por lo tanto, muy vulnerables a la información. La información que no puede ofrecer consuelo y si desesperanza y frustración no debe ser ofertada al paciente Lo realmente importante, es que el profesional responsable de la sedación, evalúe los valores, deseos y creencias del paciente tras un dialogo con él o con su familia y que actúe en consecuencia Conclusiones. La sedación a pacientes en situación agónica es una práctica moralmente correcta, cuando la indicación se basa en la evidencia científica contrastada. La información y el consentimiento del paciente y o la familia, es condición indispensable para su inicio. En caso de incapacidad, se debe investigar la existencia de instrucciones previas