Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA CRISIS DEL CARMELO LA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN MARTES 15 3 2005 ABC Joaquim Nadal muestra papeles del túnel del Carmelo en la maratoniana sesión de la comisión parlamentaria de ayer; junto a él, Joan Boada (ICV) ELENA CARRERAS Nadal paraliza once obras de infraestructura para no caer en los errores del Carmelo Reproches al conseller por no hacerse responsable en la primera sesión de la comisión parlamentaria b La administración autonómica pretende evitar que se repita el fiasco del Metro, en el que la redacción de los proyectos se hizo con posterioridad a las obras ÀLEX GUBERN BARCELONA. El hundimiento del túnel del Metro en el barrio del Carmelo no sólo va a tener consecuencias políticas, sino que, tal y como ya anunció el conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, en sucesivas comparecencias parlamentarias, la administración autonómica quiere dar la vuelta al actual sistema de contratación de la obra pública, plagado de procedimientos irregulares y que el mismo conseller calificó en su momento de método perverso La depuración del sistema- -herencia de los años de gobierno de CiU, según insistió ayer de nuevo Nadal en la primera y crispada sesión de la comisión de investigación parlamentaria- -tendrá su precio, ahora imposible de calibrar económicamente, pero sí seguro en cuanto a ralentización de proyectos. En este sentido, y por lo pronto, la Generalitat ha ordenado parar las obras en once importantes proyectos de infraestructuras- -seis de carreterras y cinco ferroviarios, de diversa envergadura- que comparten una misma característica: han sufrido modificaciones de entidad -bien de trazado, bien de método constructivo- -con respecto al proyecto inicial. Hasta ahora, y siguiendo una práctica habitual, que también se dio en las obras del Carmelo, la tramitación administrativa de los proyectos modifi- cados se realizaba simultáneamente, o incluso con posterioridad, a la ejecución de las obras, sin ser sometidos a información pública, en un método que ofrecía mayor agilidad pero que a la postre, y visto lo sucedido en el Carmelo, ha demostrado que no ofrecía suficientes garantías. En el caso del hundimiento de las obras del Metro, por ejemplo, el encargo para la redacción del modificado- -en el que se incluía el cambio de ubicación del túnel de maniobras- -se hizo en febrero de 2004, mucho después de que las obras hubiesen empezado. La paralización de los once proyectos es, no obstante, sólo la punta del iceberg de un cambio que se quiere profundo, que implicará la reorganización de Gisa- -empresa pública a car- go de las obras de la Generalitat- -y que podría conllevar también la aprobación de una nueva ley que regule la contratación de obra pública. Al margen del anuncio de Nadal, la primera sesión de la comisión de investigación sólo constató que no va a ser en el Parlament donde se pueda dirimir la responsabilidad de lo sucedido en el Carmelo. El libro que recoge las actas de las obras del Metro, por ejemplo, no está todavía a disposición de la Cámara, sino en el juzgado de instrucción número 33, que investiga el hundimiento. CiU y PP reprocharon a Nadal la intrascendencia de su intervención. Nadal respondió a los convergentes: A nosotros se nos cayó el túnel, pero ustedes nos lo endosaron Los proyectos, uno a uno La L 9, en stand by De entre los 11 proyectos paralizados, los más importantes afectan a cuatro tramos de la Línea 9 del Metro- -obra estrella de la administración autonómica- -y a la prolongación de los Ferrocarriles de la Generalitat hasta Tarrasa, cuya construcción se hará con tuneladora. En cuanto a las carreteras, y además de la boca norte del polémico túnel de Bracons, las obras paradas son un tramo de la C- 28 a la altura de NautAran, una parte de la C- 63 en Sant Martí Sapresa; un tramo de la variante de la GI- 633 en Sant Jordi Desvalls; un vial de acceso de Sallent con la C- 16; y el tramo en Casserres de la C- 16, entre Puig- Reig y Berga. Montilla da por cerrada la crisis y pide un impulso de gobierno I. ANGUERA BARCELONA. El ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, dio ayer por cerrada la crisis política catalana- -generada por la alusión del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, al presunto cobro de comisiones por parte de los gobiernos de CiU- después de una querella retirada y de una moción de censura retirada para no evidenciar, según Montilla, la debilidad del PP en el Parlamento catalán. El número dos del PSC aseguró que la conclusión del debate parlamentario de esa moción no supone un pacto de silencio pero advirtió que la transparencia no se garantiza desde la confrontación política y dio por buenas las medidas aprobadas por el tripartito en el Pleno extraordinario sobre el Carmelo, entre las que destaca la creación de la Oficina antifraude dependiente del Departamento de Presidencia de la Generalitat y la creación de la comisión de investigación parlamentaria que ayer comenzó sus trabajos con la declaración del consejero de Obras Públicas, Joaquim Nadal, además de la investigación abierta por la fiscalía. Respecto a la pérdida de credibili- dad de las instituciones catalanas, asumió la caída en la valoración tanto de la Generalitat como del Ayuntamiento de Barcelona, que también gobiernan los socialistas catalanes, pero se mostró convencido de que la valoración mejorará con la recuperación de la inicitiva del Gobierno catalán y reclamó al Ejecutivo de Maragall que impulse la obra de gobierno. Por otro lado, Montilla cuestionó que PSOE y ERC puedan llegar a un pacto de legislatura y marcó como objetivo realista un pacto para este periodo de sesiones. Tres días antes de que las direcciones de los grupos parlamentarios de ERC y PSOE se reúnan por primera vez para abordar un pacto estable, el ministro recordó que los socialistas necesitan más apoyos, que serían más difíciles de conseguir con un pacto estable.