Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 15 3 2005 ABC Nacional El Gobierno no arranca ningún gesto a Castro, a pesar de la cálida acogida a Pérez Roque El dictador cubano insiste en que el Rey viaje a la isla y asegura que vendrá a la Cumbre de Salamanca b El Ejecutivo confía en que en los próximos meses el régimen de La Habana pondrá en libertad a otro grupo de los disidentes encarcelados hace dos años LUIS AYLLÓN MADRID. El régimen cubano, en la persona de su canciller, Felipe Pérez Roque, dio ayer otra muestra más de su inmovilismo al no responder, al menos públicamente, con ningún tipo de gesto en materia de derechos humanos, a la cálida acogida dispensada al ministro por las autoridades españolas durante su visita a nuestro país. Pérez Roque fue recibido por Su Majestad el Rey, después por el presidente del Gobierno, y, finalmente, por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con quien compareció ante los periodistas. Ambos ministros, que han tenido oportunidad de entrevistarse ya en varias ocasiones, reconocieron que la reunión había sido intensa, pero la consideraron positiva, y, en opinión de Moratinos, se puede decir que el proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y España y entre Cuba y la Unión Europea se está consolidando Moratinos, sin embargo, no dejó de señalar explícitamente que había expresado a su colega cubano el deseo del Gobierno español de que todos los presos de conciencia en Cuba puedan recuperar la libertad y, en concreto, que los 60 que quedan aún en prisión del grupo de 75 que fue encarcelado hace dos años, sean liberados. Don Juan Carlos conversa con Pérez Roque, a quien recibió en el Palacio de la Zarzuela AFP Cuba es un Estado de Derecho asegura el ministro castrista MADRID. Felipe Pérez Roque no tuvo ningún rubor en afirmar ayer que en Cuba los tribunales son independientes del Gobierno y que el país es un Estado de Derecho Cuando los periodistas le pidieron que dijera si iban a ser puestos en libertad los disidentes encarcelados, contestó: En Cuba como en España un asunto así está en manos de los tribunales, no del Gobierno. Los presos puestos en libertad hace unos meses lo fueron con una licencia extrapenal por razones de salud. Nosotros no podemos actuar fuera de los marcos de la ley, porque somos un Estado de Derecho y hay procedimientos que no pueden ser violados por el Gobierno Ayer, decenas de personas, atendiendo a las convocatorias de las organizaciones de disidentes Plataforma Internacional Cuba Democracia Ya! y Asociación española Cuba en Transición se manifestaron ante el Ministerio de Exteriores para protestar por la visita de Pérez Roque. En una de las protestas estuvo el secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, a quien el año pasado se impidió la entrada en la isla para reunirse con disidentes. Moragas acusó al Gobierno de rebajar el nivel de exigencia democrática que siempre ha mantenido España respecto a la dictadura cubana y dijo que la visita de Pérez Roque es un ejemplo más de la política de rendición preventiva en materia de derechos humanos Una potencia extranjera Pese a esta reclamación de Moratinos y de reiteradas preguntas de los periodistas sobre la cuestión, Pérez Roque no dio ninguna respuesta pública que pueda ser entendida en sentido positivo. Insistió en argumentar que los detenidos han sido sancionados de acuerdo a leyes previas y con todas las garantías, por colaborar con una potencia extranjera (en alusión a Estados Unidos) que plantea el derrocamiento y sometimiento de nuestro pueblo a una situación colonial De todos modos, según fuentes diplomáticas, el Gobierno confía, tras las conversaciones con Pérez Roque, en que en los próximos meses Fidel Castro excarcelará a algunos de los detenidos o que tomará alguna medida, como podría ser permitir que Raúl Rivero pudiera viajar a España. También se espera una decisión en relación con la demanda española de la devolución a España del Centro Cultural en La Habana, del que se incautó Manifestantes anticastristas, ayer en Madrid REUTERS