Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 15 3 2005 ABC Cartas al director Sedación en un servicio de Urgencias En estos días se ha producido una denuncia anónima por el supuesto mal uso de la sedación en pacientes con cáncer avanzado en el servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés. Sin entrar a opinar sobre el fondo del asunto- -aún faltan muchos datos y hay que ser prudentes- sí quería resaltar otra cuestión que me parece importante: Es una pena que en España todavía haya enfermos oncológicos en situación avanzada e incurable que, cuando surge alguna complicación, tengan que acudir a un servicio de Urgencias de un gran hospital. Estos servicios están pensados para otra función y no son, ni mucho menos, el lugar más adecuado para atender a esos pacientes. Por eso es importante contar con el suficiente número de unidades de cuidados paliativos, domiciliarias y hospitalarias, diseñadas específicamente para prestar a esos enfermos la atención que necesitan, con una alta calidad profesional y sin apartarlos de sus familias en esos momentos tan difíciles. Como ya están comprobando en otras Comunidades Autónomas de nuestro país, una red adecuada de cuidados paliativos no sólo beneficia a los enfermos y a sus familias, sino que supone un ahorro notable para la sanidad pública y una descongestión de los servicios de urgencias. Me consta que las autoridades sanitarias madrileñas están diseñando un plan regional de cuidados paliativos; ojalá esté operativo cuanto antes. Damián Muñoz Sánchez, médico. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Cataluña, sino en toda España. Con lo cual, en el resto de Europa, por la acción de unos cuantos, acaban de poner en tela de juicio el buen hacer general de la clase política española. ¿Y ahora, cómo se arregla esta triste situación? David García García. Madrid. Sin agricultores Según los datos del propio Ministerio de Agricultura (MAPA) los precios percibidos por los agricultores registraron el pasado año un incremento del 0,89 por ciento. En este sentido sólo los ingresos por las flores y plantas ornamentales subieron un 18,35 por ciento, en tanto que los productos forestales cayeron un 4,38 por ciento y el vino y el mosto bajaron un 13,36 por ciento. Por otra parte, los precios abonados por los productores agrarios por los bienes y servicios de uso corriente aumentaron un 4,36 por ciento, siendo más acusados en el capítulo de energía y lubricantes, cuyos costes crecieron en general un 8,6 por ciento, principalmente por el alza del 11,45 por ciento de los carburantes. El precio pagado por los productores en maquinaria y otros bienes de equipo creció un 3,54 por ciento. Los datos no pueden ser más desfavorables para los agricultores: pagan de media un 4,36 por ciento más y cobran sólo un 0,89 por ciento: quiere decir que han perdido un 3,47 por ciento o, lo que es lo mismo, se están descapitalizando. Con referencia al IPC, la pérdida es del 2,31 puntos. No es de extrañar que los agricultores abandonen el campo. A este ritmo, en pocos años, no quedarán. Jesús D. Martínez. Gerona. Intervención de Bruselas Estaba claro que tenía que pasar. Bruselas ha anunciado que decidirá sobre las ayudas a España después de la investigación interna catalana sobre el asunto del 3 por ciento de las comisiones en la adjudicación de obras públicas. Ahora se ha cerrado el esperpento de dicha comisión en el Parlamento catalán con un silencio tan cómplice como cobarde entre CiU y el PSC, y con la complacencia de los independentistas de Esquerra Republicana y la única oposición clara del PP. Por esto, somos muchos los que pensamos que si la Fiscalía española no termina su trabajo de investigación llegando hasta el final de este asunto, toda la clase política de di- cha región quedará marcada para siempre. Ayer, de rebote, un alto comisionado de la Oficina Antifraude de la UE y de la Dirección General de Auditoría interna de la Comisión Europea expresó estar escan- dalizado. Tras lo ocurrido en el Parlamento catalán se han activado las alertas de dichos organismos y han decidido vigilar y revisar todos los proyectos importantes que está financiando la UE, no sólo en Lo que es España Resulta que Francisco Rubio Llorente, presidente del Consejo de Estado, ha asegurado recientemente que no hay ningún problema en reconocer a las Vascongadas y a Cataluña como comunidades nacionales y, ¿por qué no? decir que ambas se exceden a sus límites territoriales actuales; vamos, que don Francisco no le hace ascos a que Vascongadas pueda incluir en su petate a Navarra y al País Vasco francés y que Carod- Rovira se enorgullezca al ver cómo Espanya reconoce a los países catalanes incluyendo en la bolsa al País Valenciano y a las Baleares. Estoy tan tediosamente acostumbrado a oír reivindicaciones nacionalistas que una más no me sorprendería de no ser porque quien las ha dicho es quien preside una alta institución del Estado y de quien dependen también las próximas (aunque innecesarias) reformas constitucionales y estatutarias. ¡No nos ha costado nada a los españoles saber lo que somos a lo largo de nuestra Historia! Desde que se empezó a emplear el término España hemos sido: una unión dinástica con los Reyes Católicos, un conjunto de reinos y señoríos cuyo patrimonio familiar ejercían los Habsburgo o Austrias, hemos sido también las Españas de Fernando VII y tras tantos siglos preguntándonoslo, llegamos a la Constitución de 1812, dándonos cuenta de que somos una nación, algo que ningún texto constitucional ha evidenciado. La Constitución actual, la que el presidente del Congreso Manuel Marín llamó la nuestra también reconoce a nuestra patria como una nación... ¿por qué, le pregunto yo don Francisco, tenemos que seguir mareando la perdiz con dicho tema? ¿No ha habido demasiados hechos dolorosos a lo largo de nuestra Historia por no ponernos de acuerdo sobre lo que es España? Francisco Vázquez Vega. Zamora. La sal de Zapatero En el Comité Federal del PSOE, Zapatero afirmó que no olvidará a las víctimas del 11- M ¿y quién las olvidará? pero sí a aquéllos que echaron la sal de la infamia sobre la herida abierta en referencia al Gobierno de Aznar. Me parece una ejercicio magistral de cinismo convertir a la víctima en verdugo. Fueron grupos de socialistas movidos por algunos dirigentes quienes arrojaron toneladas de sal sobre las sedes del PP, con un aprovechamiento partidista de las víctimas. Cumplido un año de gobierno, está claro que Zapatero ha creado el importante ministerio de la verdad. Sandra Moreno Luque. Cuenca.